BIENVENIDO

Gracias por visitar este Blog.

Se pueden publicar comentarios en cualquier reseña. Para consultar reseñas antiguas, solo tienes que pinchar en "Listado Alfábetico de las películas del Blog".

Todos los comentarios serán contestados. Para plantear dudas, sugerencias o cuestiones puedes enviar un e-mail a: sgmcine@hotmail.com

Actualmente hay 349 reseñas publicadas.

jueves, 22 de febrero de 2007

Tora! Tora! Tora!

Tora! Tora! Tora! (1970)

Finales del año 1941. La tensión bélica entre Japón y EEUU va subiendo de tono mientras los ejércitos respectivos se preparan. Los americanos, intentando adivinar las cada vez más que evidentes intenciones bélicas japonesas. Mientras tanto los japoneses, siguiendo el plan del Almirante Yamamoto, preparan su flota para descargar un ataque sorpresa contra la principal base naval americana en el Pacífico: Pearl Harbor.

Tora! Tora! Tora! fue una ambiciosa coproducción entre la estadounidense 20th Century Fox EEUU y varios estudios japoneses, que puede considerarse la mejor recreación cinematográfica hecha sobre el ataque contra Pearl Harbor hasta la fecha. Además, fue un proyecto cinematográfico que no tuvo una gestación sencilla. En principio, el rodaje de la parte japonesa de la historia se le encargó al prestigioso realizador nipón Akira Kurosawa, pero este, tras empezar a trabajar en el proyecto, comenzó a expresar diferencias artísticas con los responsables de la productora americana, que finalmente le hicieron abandonar el rodaje a las pocas semanas de haberlo comenzado.

Y como la parte japonesa de la película llevaba casi un mes de retraso respecto a los plazos previstos, tras el abandono de Kurosawa, la Fox decidió contratar para sustituirlo a dos directores japoneses para que aceleraran el trabajo, concretamente Toshio Masuda, y Kinji Futayasu, siendo este último el encargado de la filmación de las escenas de acción y de los efectos especiales. La película contó con un holgado presupuesto de 25 millones de dólares, y no se escatimaron gastos para dotar de realismo a las escenas bélicas y recrear con la mayor exactitud posible el bombardeo de Pearl Harbor. A tal efecto, se remodelaron completamente varios aviones de entrenamiento norteamericanos para hacerlos parecer auténticos aviones Zero, Kate y Val japoneses. Además de esto, se construyó un decorado a escala real que era una réplica gigante de un acorazado japonés, e incluso se obtuvo la colaboración de la marina norteamericana para que cediera para el rodaje el portaaviones Yorktown, que fue camuflado para que pareciera el portaaviones japonés Kaga.

Curiosamente, la película fue un fracaso comercial en EEUU, donde seguramente no se entendió la equilibrada visión del ataque que ofrece el film, incluyendo el punto de vista japonés. Por esa misma razón, la película fue todo un éxito de taquilla en el país nipón. En cualquier caso, hay que reconocer que precisamente por causa del tono documental que adopta la narración, Tora! Tora! Tora! puede considerarse uno de los films bélicos más ajustados a la realidad de toda la historia del cine. De este modo, el desarrollo de la historia, que va alternado entre el punto de vista norteamericano y los preparativos japoneses, nos muestra con todo lujo de detalles los entresijos que precedieron al fatídico 7 de diciembre de 1941. Las maniobras diplomáticas y militares de uno y otro bando se cuentan con absoluto rigor histórico. Por ejemplo vemos como los pilotos japoneses se entrenan "bombardeando" un mapa a escala de Pearl Harbor, y seleccionando a sus blancos navales. Por su parte, los norteamericanos cada vez más alertados ante los informes de los servicios de inteligencia, tratan de descifrar cual será el próximo movimiento de los japoneses. Un mérito añadido que tiene esta película es la honestidad a la hora de contemplar a ambos bandos, no hay “buenos” y “malos” al uso, solo dos naciones con sus respectivos orgullos e intereses militares, que se preparan para un enfrentamiento armado.

Finalmente, hay que destacar las secuencias que recrean el bombardeo de la base naval por parte de los aviones japoneses, unas escenas realizadas con aviones reales y efectos especiales artesanales que están muy logradas. En esas secuencias se huye de la aparatosidad gratuita pero no del dramatismo (nada que ver con los fuegos de artificio de la moderna y muy fallida “Pearl Harbor”), y la verdad es que resultan unas escenas intensas y realistas. Como punto flaco, quizás se puede argumentar que al conjunto de la película le falta algo de intensidad dramática, y que en conjunto resulta un poco fria por el modo de contar la historia desde un punto de vista estrictamente histórico y casi documental. Pero esa es también la grandeza de la película.

Calificación: 6,5/10

13 comentarios:

zeitzler dijo...

Pues la he oído mencionar mucho pero no la he visto. Tengo entendido que el ataque a PH duró unos pocos minutos porque los zeros apenas tenían autonomía para un ataque largo y que por eso los americanos consideraban PH uns base inalcanzable para ellos.

Y que Roosvelt quería que los japoneses atacaran para tener un pretexto para entrar el guerra como provocado

Joseph Porta dijo...

Otra de las mejores peliculas de la SGM, un buen ejemplo de como deberia haber sido la malisima "Pearl Harbour"

Anónimo dijo...

Es un filme muy útil

Y con su carga trágica... a lo Esquilo (con perdón).

Interesa saber, además, que Kurosawa "enfermó" cuando, antes de su dimisión-expulsión, se tomó a pecho la historia.

Yo lo recomiendo.

Y está, además, la potencia de la mirada de Fleischer. Cosa siempre a valorar.

Pedro Rey

Von Kleist dijo...

Buenas

Precisamente es eso que dices, Útil, porque ofrece la mirada de los bandos. Y no se demoniza a los japoneses. Quizás eso le resta interés a la historia por el aire semidocumental que esta adopta en algunos momentos (bueno, por eso y por el tema del romance mixto). Pero ciertamente es una película muy completa. Nada que ver con el reciente bodrio de Bruckheimer, por cierto.

Saludos

El Sapo dijo...

Me parece una película muy buena, y el toque documental le da más valor. En la parte técnica (que es la que más me suele interesar) tiene bueno y malo: las maquetas de los portaaviones japoneses de las primeras secuenias son extraordinarias, pero los aviones (los P40, de pega) que explotan varias veces se notan mucho y nunca, nunca entenderé el plano en que se ve a un portaaviones americano de los 50, con cubierta en diagonal, haiendo el papel de ualquiera de los seis japoneses, completamente distintos. ¿Para qué lo pusieron?!
Por lo demás, una de mis pelis bélicas favoritas por las razones expresadas en tu exelente crítica. Un saludo y gracias!!

Von Kleist dijo...

Buenas El Sapo

Muy de acuerdo contigo. La película alterna tomas de los buques y aviones bastante buenas y creibles, con otras absolutamente chapuceras. Creo que el problema fue que el presupuesto no daba más de sí, y tuvieron que tirar de las primeras imágenes de archivo que tenian a mano, lo cual explica los fallos que mencionas. Un fallo, por cierto, que también se aprecia en otra producción similar a esta, La Batalla de Midway.

Saludos

El Sapo dijo...

Graias por tus respuestas!
Eso te iba a comentar: no has hecho la crítica de "La batalla de Midway"?
¿Para cuándo?
Me alegro de haber sabido, gracias a tu blog, que existen películas sobre episodios realmente interesantes, como el Graf Spee, las correrías del corsario "Atlantis", etc.
La mayoría de estas historias las conozco desde pequeño graias a un libro de Reader's Digest, muy interesante: "Historias seretas de la última guerra". Imagino que lo conocerás. Nada comparado a obras posteriores, a ensayos espeializados o a todo el volumen de información que hay hoy en Internet. Pero para su momento -1970 y algo para mi, aunque es del 60- tenía su encanto.
De entre las historias, hay una muy interesante sobre desactivación de minas antipersona nazis en Inglaterra. Historia que siempre creí cierta hasta que, busando referencias, me enteré de que era una novela y una película, "The Small Back Room ", aparentement sin base real...
¿La has visto?
te recomiendo el libro.
Un saludo!

Von Kleist dijo...

Buenas El Sapo

Aclarar que "La batalla de Midway" Sí que está comentada en el blog (publiqué la reseña en 2007), asi que puedes buscarla en el listado alfabético.

Me alegro de que este blog te haya servido para conocer títulos que no habias tenido ocasión de ver. Esa es una de las funciones del blog y me alegro que los blogeros lo aprovechen. En cuanto a la película que mencionas, no he tenido ocasión de verla, así que me la apunto para buscarla. Gracias por el apunte.

Saludos

Wittmann dijo...

Buenas Kleist.

Como tardé lo mío en ver esta película, durante mucho tiempo creí que "La batalla de Inglaterra", errores al margen, era la que representaba la excelencia técnica en lo que a la aeronáutica se refiere. Lógicamente, al término de "Tora! Tora! Tora!", mi impresión había cambiado porque esta película dejó una fuerte impronta en mí en particular y en el cine bélico en general. La exquisitez técnica y táctica, su valor documental, el carácter nada prejuicioso permiten hablar de ella como una de las mejores de todos los tiempos sin duda. Me quedo, personalmente, con las bellas imágenes de los aeroplanos japoneses que, pese a la diferencia temporal, están muy por encima de "Pearl Harbor" (la comparación es insultante de por sí), y casi al nivel de "Kamikaze: moriremos por lo que amamos".

Saludos.

Von Kleist dijo...

Buenas Wittman

Lo bueno que tienen las producciones de los años 60 y 70 es que, como no existían los efectos digitales, lo que aparecía en pantalla era -para bien o para mal- artesanal. Es muy cierto lo que dices de los primeros planos de los aviones japoneses bombardeando el puerto, resultan muy buenos. Lástima que muchas producciones más modernas no hayan sabido combinar la espectacularidad digital con algo de la magia propia de las producciones de esta época.

lola dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
lola dijo...

Hola, anoche volví a verla, hacía tiempo que no lo hacía y disfruté mucho la verdad. Lo que me resulta casi incomprensible cómo es que algunos oficiales americanos no se tomaron muy en serio el asunto de un posible ataque. Pero viendo la historia actual, me refiero a las torres gemelas, creo que a veces los americanos pecan de demasiada confianza en sí mismos.
Saludos,

Von Kleist dijo...

Buenas Lola

Posiblemente aun hay mucho que la Historia no ha desvelado sobre el conocimiento que tenian los americanos de lo que se avecinaba. Pero en cualquier caso, la base de PH estaba sitúada en un punto bastante lejano al territorio nípón, y el ataque sorpresivo de Yamamoto usando los portaaviones fue algo prácticamente novedoso (solo los ingleses, en Tarento, habían hecho algo parecido, si bien a una escala mucho menor). Por lo que hasta cierto punto, se puede entender que la base no estuviera en máxima alerta.

Saludos