BIENVENIDO

Gracias por visitar este Blog.

Se pueden publicar comentarios en cualquier reseña. Para consultar reseñas antiguas, solo tienes que pinchar en "Listado Alfábetico de las películas del Blog".

Todos los comentarios serán contestados. Para plantear dudas, sugerencias o cuestiones puedes enviar un e-mail a: sgmcine@hotmail.com

Actualmente hay 357 reseñas publicadas.

miércoles, 21 de febrero de 2007

Europa, Europa (Hitlerjunge Salomon)

Europa, Europa (1990)

El joven judío Salomon Perel (Marco Hofschneider) es el hijo menor de una familia alemana de origen judío que decide exiliarse a Polonia huyendo de la política antisemita de los nazis. Sin embargo, tras la invasión alemana, Salomon emprenderá una nueva huída hacia el Este, refugíandose en un orfanato sovietico, donde se hace miembro de las juventudes comunistas. Pero el inicio de Barbarroja en 1941 hará que Salomon sea capturado por los alemanes, a quienes hará creer que es hijo de un alemán exiliado llamado Josef ("Jupp") Peters. Tras ser enrolado en la Werhmacht, y vivir una serie de asombrosas peripecias, Salomón será enviado a Alemania para pasar a formar parte de una academía de élite de las juventudes hitlerianas.

Considero que "Europa, Europa" es una pequeña gran obra maestra relativamente desconocida. Dirigida por la realizadora polaca Agnieszka Holland, basándose en hechos reales relatados por el judío Salomón Perel recogidos en su libro autobiográfico titulado “Fui un joven hitleriano, Salomón”, la película realiza un recorrido que abarca desde el inicio de la persecución de los judios en Alemania en la década de los 30 hasta la caida del III Reich en 1945.

Hay que decir que, pese a no ser una película bélica al uso, sí que muestra las miserias de la guerra (atención a la escena en la que el mejor amigo del protagonista muere). Pero lo más acertado de Europa, Europa es la realista descripción de las situaciones que vive el protagonista, junto a una visión crítica del nazismo y comunismo impregnada de fina ironía. El ritmo de la acción es pausado, pero nunca decae, manteniendo el interés del espectador en todo momento. Ello se consigue a través de un guión que dosifica hábilmente drama, acción y toques de comedia, como cuando se determina el grado de pureza aria del protagonista.

Las interpretaciones son todas bastante creibles, especialmente la del joven protagonista Marco Hofschneider, que logra recrear un papel dificil con mucha naturalidad. En resumidas cuentas, "Europa, Europa" es una descarnada visión de una época, de unos totalitarismos, y del alma humana, una película rica en matices que resulta imprescidible para comprender un contexto histórico. Una película que sin ser netamente bélica, resulta imprescindible para comprender la Europa de la II GM.

Calificación: 7,5/10

8 comentarios:

Major Reisman dijo...

Buenas

Recuerdo esta película con agrado. Sin embargo me recordó en cierto modo a otra película anterior, o mejor dicho a un libro muy anterior.

Se trata de "La hora 25". El libro es realmente bueno, la pena es que la adaptación cinematográfica no está a la altura del mismo. En esa obra, uno de los protagonistas es un campesino rumano que es obligado a trabajar para los nazis, pero allí resulta que un "antropólogo" decide que es el perfecto ejemplo de la raza aria llegando a ser portada de la revista "Signal".

Aunque también es verdad que "Europa, Europa" está basada en la realidad y es que a veces esta supera a la ficción.

El único pero que le pongo a la película es que los actores no son muy allá. Me costaba creerme que no estaban actuando. Y el final me chirrió un poco. Hubiera quedado mejor si se incidiera en la idea de
"Lo que se llega a hacer por sobrevivir."

Un saludo

Anónimo dijo...

Buenas Reisman

Un placer verte por aqui. Sobre las actuaciones, como digo la del protagonista me parece muy natural, en su papel. Las demás, creo que buenas.

Sobre la historia, si no me equivoco se basa en la autobigrafía del "Jupp" real, un judío llamado Solomon, que fue publicada después de la guerra. Por cierto, que en la película el hermano al final le dice "No cuentes esa historia. Nadie la va a creer".

Un saludo

VK

Paulus dijo...

Hola Kleist.

No hace demasiado que he visto esta película. Las sensaciones que me dejaron sus escenas fueron antagónicas, pero en todo caso he de decir que no he leído el libro.

Por una parte, hay varios momentos que he encontrado “deliciosos” en esta película. Los aspectos más tristes de la guerra son reflejados, como bien dices, de forma perfecta. El ritmo narrativo, tan difícil de lograr a veces, es un punto fuerte de esta película. Dices que es una película realista, pero las escenas surrealistas oníricas del protagonista tampoco tienen desperdicio. Las escenas de combate, aunque breves tampoco están mal, si bien la escena en la que se vence a las líneas rusas es un tanto ridícula. Yendo un paso más allá, es imperativo destacar el reflejo de los jóvenes alemanes, su carácter y sus valores: una hermandad, todos iguales, todos con las mismas oportunidades, el amor a su nación. No hay que ver en ello sino lo más pleno de una juventud que vivía plenamente su edad sin desmerecer la dedicación para con su patria común. El momento culminante en ese sentido para mi gusto es el momento en el que se anuncia la derrota del General Paulus en Stalingrado y en el que los jóvenes reaccionan con el cántico de las Hitlerjugen. Magnífico. Es algo muy bien reflejado, mejor que en películas como “El ogro”, si bien hay momentos en los que se exageran las circunstancias del momento.

Con lo que no estoy de acuerdo es ya con los aspectos o notas que se introducen a lo largo del metraje. El empeño en la conspiración alemana anti-judía es una constante que se pretende mantener en todo momento, incluso en las escenas de los sueños, lo cual denota cierta finalidad histórico-política acerca de unos hechos poco menos que controvertidos. Ciertos personajes alemanes (el capitán o el profesor de la escuela por ejemplo) semejan ser locos o desquiciados por su forma de actuar. Parece que se intenta reflejar que los soldados de la Wehrmacht son lo peor de este mundo (sobre todo cuando se dice que hay los buenos y los otros) y que el bolchevismo no fue tan malo (y me acuerdo de la escena en la que una de las gerentes del orfanato dice que “el comunismo es precioso” entre una lluvia de caramelos). Me parece que falta algo de congruencia ahí.

La finalidad de mostrar las penurias de la guerra no es desechable, y para ello, además de mostrar el aspecto más temible del comunismo, no vendría mal reflejar las masacres de los aliados; ello supondría una visión, no sólo correcta en términos históricos, sino el hecho de que en una guerra no existen los buenos por mucho que el cine, la literatura o las democracias se empeñen.

Un saludo.

Von Kleist dijo...

Buenas Paulus

Disculpa la tardanza en contestar, mis obligaciones laborales me han tenido un poco ocupado esta semana.

En cuanto a lo que dices, es cierto que en el algunos momentos se cargan mucho las tintas con el tema antijudío, pero teniendo en cuenta que el protagonista se mueve en el ambiente de las juventudes hitlerianas, y el contexto de la historia, creo que eso está justificado. Igual que lo está la mordaz crítica al comunismo que se hace en la escena del orfanato sovietico, cuando comienzan a llover caramelos del "Camarada Stalin".

En cuanto a lo que no existen "buenos" en términos absolutos, coincido contigo. Lo que existen son causas moralmente más o menos justas.

Saludos

Heraldo dijo...

Me gusto mucho la escena en que tiene que jurar lealtad al busto del Fhürer en la academia de jovenes hitleristas. Pero la de el profesor que le cuenta a todos como se supone que es un judío me pareció exagerada en extremo.

La escena en que muestran el adoctrinamiento comunista con la lluvia de caramelos es de aúpa, pero después la peli pierde poco a poco algo de ritmo: a mí me hubiera gustado más que mostraran más el contraste entre comunistas y nazis y sobre todo su curiosa semejanza al final. Y que usaran más la voz en off al estilo Barry Lyndon. Coincido en que habría quedado mucho mejor enfatizando el "lo que hay que hacer para sobrevivir" . Y mostando un final abierto gamberrete con la historia del comienzo de la guerra árabe-israelí justo cuando el prota tiene su "final feliz" al marcharse a palestina. Eso hubiera sido humor negro, pero más en consonancia con el resto del film.

Von Kleist dijo...

Buenas Heraldo

Personalmente a mi me gusta el hecho de que la película aproveche la historia del protagonista para criticar a los dos grandes regímenes totalitarios del S. XX: nazismo y comunismo. En ese punto, la película me pareció totalmente honesta. Y es verdad que la escena de los caramelos "gracias al camarada Stalin" es muy buena. No es una película totalmente redonda, pero es de mis favoritas.

Muy buenas las ideas que aportas, estoy de acuerdo contigo en que podrían haber funcionado bien en esta película.

Saludos

Anónimo dijo...

en la escena que el protagonista esta en la bañera, en la primera toma sale con la minga encogida y en la segunda sale con el rabo normal..se considera eso un gazapo?

saludos

Von Kleist dijo...

Buenas anónimo

Más que gazapo, yo lo catalogaría como "error de continuidad".

Saludos