BIENVENIDO

Gracias por visitar este Blog.

Se pueden publicar comentarios en cualquier reseña. Para consultar reseñas antiguas, solo tienes que pinchar en "Listado Alfábetico de las películas del Blog".

Todos los comentarios serán contestados. Para plantear dudas, sugerencias o cuestiones puedes enviar un e-mail a: sgmcine@hotmail.com

Actualmente hay 357 reseñas publicadas.

viernes, 16 de febrero de 2007

Doce del patíbulo (The dirty dozen)

Doce del Patíbulo (1967)

La historia comienza cuando el Mayor Reisman (Lee Marvin), un oficial experimentado en misiones de sabotaje, tremendamente competente pero díscolo, recibe el encargo de liderar una misión tras las lineas alemanas en la que debe dirigir a un grupo de doce soldados. Sin embargo, para llevar a cabo su misión, Reisman deberá primero adiestrar a los integrantes del comando, un grupo de reclusos militares condenados a muerte, a los que se les ha ofrecido la posibilidad de evitar la pena si tienen éxito en su misión. Dicha misión, prácticamente suicida, consistirá en asaltar un castillo situado en la Francia ocupada donde van a reunirse una serie de importantes oficiales alemanes. con el objetivo de hacerlo volar por los aires.

Doce del Patíbulo supuso la adaptación cinematográfica de la novela titulada The Dirty Dozen, escrita por E.M. Nathanson, y que se convirtió en un best-seller tras su publicación en 1965. Los derechos del libro fueron adquiridos por los estudios MGM, quienes confiaron la dirección del proyecto a un realizador que había mostrado mucho interés en el mismo, el director Robert Aldrich. La primera opción para interpretar el personaje del Mayor Reisman era John Wayne, pero este rechazó el papel, al parecer porque no le gustaron algunos matices del personaje, así que finalmente este recayó sobre otro actor especialista en películas de acción, Lee Marvin. Curiosamente, y pese a que con el personaje de Reisman el actor logró una de las mejores interpretaciones de su carrera, Marvin siempre renegó de la película, la cual consideraba "una porquería, útil para hacer dinero".

Pero lo cierto es que, pese a la opinión contraria de su protagonista, es innegable que Robert Aldrich filmó una de las más memorables películas bélicas de todos los tiempos. Ello es es gran parte debido a la intensidad narrativa de un guión perfectamente ajustado al desarrollo de la narración, a las potentes actuaciones de un estelar reparto en estado de gracia, y al inteligente desarrollo de los personajes, cuya evolución es descrita con maestría. Desde unos inicios poco prometedores en el campo de entrenamiento, en los que parece que los hombres de Reisman van a ser incapaces de funcionar en equipo, vamos asistiendo a como el grupo de criminales va disciplinándose y conjuntándose, a la vez que hermanándose, guiados por la inteligente mano del Mayor Reisman, quien se convierte progresivamente en el lider espitirual del grupo. Además, el guión tiene un enorme mérito al dibujar con precisión un profundo retrato psicológico de cada personaje y por lo veraz de las relaciones que entablan entre ellos, partiendo de la inicial desconfianza mutua e individualismo que acabará convirtiendose en una absoluta camaraderia entre los Doce del Patíbulo.

Otro valor añadido es que la historia está contada con toques de fino humor (genial la escena de Donald Sutherland pasando revista a las impecables tropas americanas haciendose pasar por un general) y cuenta con unas actuaciones sobresalientes por parte de Telly Savallas, Charles Bronson, y John Cassavetes. Como apuntaba antes, lo mejor de "Doce del patíbulo" no son las escenas de acción (que más bien resultan bastante convencionales) sino la parte psicológica de los personajes. Como todos ellos, bien conducidos por un oficial rebelde y tremendamente carismático, van pasando de la reticencia inicial al compañerismo, y finalmente a la amistad hasta convertirse en un auténtico grupo de camaradas.

Además, personalmente siempre me ha gustado esta pelicula porque fue uno de los primeros filmes que comenzó a alejarse de los estereotipos "heroicos" del cine bélico, presentando a unos personajes más humanizados y con defectos (hasta el punto de ser criminales) que luchan por intereses propios antes que por patriotismo. Esta pelicula, junto a "Los violentos de Kelly" es uno de los referentes esenciales del cine belico ambientado en la II GM. En resumen, un clásico plagado de buenos actores que ha resistido muy bien el paso del tiempo.

Calificación: 7,5/10

11 comentarios:

Major Reisman dijo...

Buenas

Felicitaciones por el blog Von Kleist. Además veo que lo estás utilizando mucho por la cantidad de comentarios que ya llevas puestos.

Está película creo que será considerada en el tiempo como una de las "grandes" dentro del cine bélico.

Uno de mis diálogos preferidos es el que tiene Lee Marvin con el psiquiatra después de que este ha terminado de realizar la evaluación de los doce. Este le dice algo así como que el grupo está lleno de psicopatas, violadores y un fanático religioso. Lee Marvin le suelta:"Perfecto, no veo un modo mejor de luchar una guerra"

Hay una escena que a mi me parece angustiosa y es el momento en el cual la totalidad del alto mando alemán está metida dentro del refugio antiaéreo del sotano y les empiezan a echar gasolina y granadas por los respiraderos. Las granadas quedan retenidas en la reja y se ve como las manos de los hombres y mujeres encerrados intentan inutilmente empujar las granadas para deshacerse de ellas.

Y coincido con la película "Algo para recordar". Me dio mucha pena cuando muere el negro.

Muy buena, muy buena, muy buena.

Anónimo dijo...

TREPA MALDITA SEA, TREPA ... Y VA LEE MARVIN Y TROCEA LA CUERDA A TIROS CON LA GREASE GUN MIENTRAS EL SOLDADO SUBE CORRIENDO LA SOGA

Anónimo dijo...

Desde luego el mejor es Casavettes (me duele!..No se si debería decirlo) además de otros diálogos ingeniosos. Me pareció curiosa la trocidad del final (aunque los muertos sean los nazis y sus p****) aunque es comprensible que no hubiese tiempo de hacerles un juicio improvisado para saber si son malos y ponerles una inyección letal. Por ciero, el negro fue un famoso deportista y actor (como un j. O´neal de la época)

Von Kleist dijo...

Buenas

Por no mencionar la escena de Sutherland, con pinta de vagabundo, haciendose pasar por un general y pasando revista a las inmaculadas tropas de gala del coronel, y las instrucciones de Reisman "Tu mira arriba y abajo y pon cara de tonto".

Saludos

CUERVO-CHE dijo...

Excelente blog ..
y excelente pelicula .quizas sea una de mis preferidas

Anónimo dijo...

excelente su blog, una pregunta algun blog sobre libros dedicados a la segunda guerra y post guerra

saludos

Wittmann dijo...

Buenas Kleist.

En mi modesta opinión "Los violentos de Kelly" está infinitamente por encima de esta que comentas. Francamente no es una mala película, todo lo contrario, pero la decepción es la palabra que puede resumir mi impresión general acerca de la misma. Está sobrevalorada.

Me explico. Es cierto, y mucho, lo que apuntas de la figura del antihéroe, de los presos sucios (acierto del título "dirty dozen"), como héroes, de las geniales escenas como la que apuntas del gran Sutherland, etc. Es ese cúmulo de cosas lo que hace que sea una muy buena película. Pero para mi gusto pesa demasiado el prototipismo del tema de la muerte de alemanes a destajo, el humor a veces gratuito y seco, y el exceso de prototipismo en el film.

Discrepo en cuanto a que sea un tema atípico. Lo que es atípico es la forma de tratarlo.

Por cierto, ¿hay alguna película de Lee Marvin acerca de la SGM que merezca la pena? Me parece un actor genial.

Saludos y gracias.

Von Kleist dijo...

Buenas Wittman

Como apunto en la reseña, esta película podría dividirse en dos partes. La parte dedicada al desarrollo sicológico de los personajes, el periodo de entrenamiento, la evolución de las relaciones entre los miembros del grupo...etc, me parece sobresaliente. Luego, la segunda parte, propiamente de acción bélica y que muestra la ejecución del golpe de mano, ya me parece más corriente y como dices, quizás tiene un punto de inverosimilitud (aunque al final mueren casi todos los miembros del comando).

Pese a ello, la valoración global del film me parece bastante buena, como digo, mas por su parte humana que por su parte bélica. Para mi gusto es de esas películas que puedes ver varias veces, volviendo a disfrutarla.

Saludos

Anónimo dijo...

Recuerdo que en otra página hubo una discusión interesante acerca de si esta película puede ser vista como un filme fascista. Unos dijimos que al contrario, la peli muestra claramente que sólo una mente enferma puede recrearse en el horror de la guerra, y nos muestra a los "buenos" como un hatajo de psicópatas cosa que es en sí misma una crítica a la naturaleza de la guerra; justo lo contrarios de la idealización de los protagonistas como "justicieros" tan frecuente en este género cinematográfico.

Otros sostenían la opinión contraria: que se recreaba el mensaje tipícamente fascista de la fuerza como expresión del bien y la justicia, y de los protas como super héroes poco menos que de cómic.

¿Cuál sería su opinión, Herr Kleist?

Von Kleist dijo...

Buenas Anonimo

Yo, desde luego, no veo fascistas por todos lados y me parece mucho más adecuada la primera interpretación. La película es en sí misma una crítica hacia el absurdo de la guerra y lo hace a través de los personajes más absolutamente antiheroícos que uno pueda imaginarse: una banda de criminales condenados por delitos graves a la pena de muerte.

Además la película se filmó en un contexto temporal muy concreto: el antibelicismo que impregnó buena parte de las producciónes bélicas de Hollywood en la fase final de la guerra de Vietnam. Así que -bajo mi punto de vista- pocos mensajes de tintes fascistas pueden encontrarse en este film.

Saludos

Juan Pablo Zupan dijo...

Estimado, mi primer comentario en el blog tras recorrer muchísimas de tus reseñas y, gracias a ellas, haber visto muy buenas películas.
Coincido con vos en que este film se divide en dos partes claras. En mi caso, no me gusta tanto la primera mitad como la segunda. El asalto al castillo de los nazis me pareció de una tensión tal que por momentos me quería ir. Esa necesidad de sigilo y que todo pendiera de un hilo me dejó casi sin aliento. Hacia mis adentros pedía que terminara de una vez. Y si bien concuerdo con una interesante pintura de perfiles psicológicos muy claros, la parte de la instrucción me pareció la más floja, quizás por poco real. Me cuesta creer que 12 deshauciados terminen TAN idealmente unidos. Quitando ese detalle, gran película para mí. Comparto que es un imprescindible.
Y por cierto, excelente tu bitácora. Gracias por tanto.