BIENVENIDO

Gracias por visitar este Blog.

Se pueden publicar comentarios en cualquier reseña. Para consultar reseñas antiguas, solo tienes que pinchar en "Listado Alfábetico de las películas del Blog".

Todos los comentarios serán contestados. Para plantear dudas, sugerencias o cuestiones puedes enviar un e-mail a: sgmcine@hotmail.com

Actualmente hay 358 reseñas publicadas.

jueves, 22 de febrero de 2007

La Batalla de las Ardenas (The Battle of the Bulge)

La batalla de las Ardenas (1965)

Invierno del año 1944. Inmovilizados a lo largo de la frontera alemana, los americanos se disponen a pasar un duro invierno en el tranquilo sector del bosque de Las Ardenas, creyendo a los alemanes al borde de la derrota. Sin embargo, en el bando alemán se prepara una importante ofensiva sorpresa. Para dirigir la misma, llega al frente un duro y veterano oficial de Panzers: el Coronel Hessler (Robert Shaw), que debe encabezar el ataque sorpresa con sus tanques frente a las confiadas tropas norteamericanas que guarnecen el sector de Las Ardenas.

Después de encargarse de dirigir la parte británica de "El Día mas largo", el director Ken Annakin fue contratado por la Warner Bros para dirigir esta surperproducción bélica sobre los hechos que rodearon a la célebre Batalla de Las Ardenas, intentando precisamente aprovechar el tirón comercial del cine bélico creado por la exitosa película de la 20th Century Fox sobre el Dia D. El rodaje se realizó de manera prácticamente íntegra en España, concretamente en la zona de la Sierra del Guadarrama, que se consideró adecuada para recrear el paisaje boscoso y accidentado de Las Ardenas belgas. La productora pudo contar además, con la plena colaboración del ejército español, que cedió varias unidades de tanques para el rodaje, asi como cientos de soldados que participaron en el mismo como extras.

Entrando a valorar el film, he de admitir que esta película despierta en mi, sentimientos encontrados, porque apunta muy bien al principio aunque luego acaba desinflandose completamente. Pese a ello, a mi modo de ver, la película cuenta con varios aspectos bastante decentes, comenzando por cómo se describe la situación de ambos bandos en el invierno de 1944, la cual me parece sobresaliente. En los primeros veinte minutos de metraje vemos a los americanos desmoralizados por la perspectiva de pasar un crudo invierno inmovilizados en la frontera alemana, pero confiados en que el enemigo está definitivamente derrotado. Los alemanes, por su parte, apurando sus últimos recursos, pero aun con fuerzas para descargar una última gran ofensiva. Las escenas de la llegada de Hessler al cuartel general de su división y la charla con el general me parecen muy buenas. También la escena del encuentro de Hessler con sus jovencisimos hombres, y como estos le replican cantando marcialmente la Panzerlied (el himno de guerra de las fuerzas acorazadas alemanas) cuando se pone en duda su valor como soldados… un comienzo ciertamente prometedor, que se beneficia además de la descollante interpretación de Robert Shaw como duro oficial alemán.

Pero a partir de ahí, la película se va deshinchando progresivamente. Históricamente hablando, el argumento guarda cierta similitud con los hechos reales, ya que viene a coincidir con la incursión del Kampfgruppe Peiper (Hessler sería, por tanto, el alter ego de Peiper) en el valle del rio Ambleve (que aparece citada en los dialogos como ciudad no como río) hasta su posterior derrota por falta de combustible en la villa de Stoumont. También se incluyen referencias a la Operación Gref, la incursión de los comandos de Skorzeny con uniforme americano tras las lineas enemigas, con la misión de sembrar el caos en la retaguardia. No obstante, el guión también se toma algunas libertades argumentales, principalmente evidentes en la poco creíble escena final de los tanques alemanes que son destruidos por bidones de gasolina; secuencia que al espectador medianamente instruido en temas militares le resulta como minimo risible. Tampoco ayuda el hecho de que los tanques alemanes sean representados en forma de modernos carros M-47 estadounidenses, o que en vez de transportes Sdkfz las tropas alemanas usen semiorugas norteamericanos.

El elenco de actores es muy bueno con actores como Henry Fonda, o Telly Savalas, pero los personajes de estos no son demasiado buenos. Aunque, como apuntaba antes, destacaria la interpretación de Robert Shaw como Coronel Hessler, de lo mejorcito de esta película.

Lo que termina por estropearla, aparte de los mencionados defectos, es un guión bastante poco elaborado, unos personajes planos, y el tono marcadamente épico-patriotero que adquiere la cinta pasada la media hora inicial. Una pena, porque la historia podía haber resultado en una gran película bélica. Aun así, se deja ver y a ratos es entretenida.

Calificación: 5/10

46 comentarios:

Anónimo dijo...

Acierto del autor del blog...
PD: "También la escena del encuentro de Kessler con sus jovencisimos hombres, y como estos le replican cantando marcialmente la Panzerlied (el himno de las fuerzas acorazadas alemanas) cuando se pone en duda su valor como soldados… un comienzo ciertamente prometedor"...Pues si por esto te parece un film prometedor,ya lo estas diciendo todo...sin comentarios...

Von Kleist dijo...

Buenas anónimo

La escena de la "Panzerlied" (no es solo mi opinión, hay muchas al respecto) es una escena bastante lograda, que gusta mucho al amante del cine bélico. En cualquier caso, sobre gustos...

Saludos

Anónimo dijo...

Es una escena muy lograda pero...Rodar la batlla de las Ardenas en la sierra madrileña, terrorifico! y los tanques no son sólo los M48 estadounidenses, increibles en el papel de los Grant de la época, alquilan tmabién al ejército español, la mierda de tanques medios AMX 30, absolutamente imposibles de hacer pasar por los apesados König Tiger de la batalla. Ridícula su fijación en Ambleve y en puntos secuandariso de la batalla, en lugar de Bastogne. Es tan efectista que se centra en maniobras tácticas divisionarias en luagr de ofrecer una perpectiva de todo el ejército, joder q esa batlla fue planificada por von Rundstedt, y quine liberó Bastogne fue Patton. En fin por esto y por mucho más olvidable de todo punto. Un desperdicio de película.Heródoto, justiciaylibertad.org

Zeitzler dijo...

Pues yo la ví por la tele y por un imprevisto no la pude terminar, porque tuve que salir de mi casa JUSTO después de que los alemanes terminaran de cantar.

Luego, me pasé años tratando de conseguirla en VHS (en aquella época no era fácil) y...bueno, me llevé un chasco.

Es curioso, pero con la cruz de hierro me pasó lo mismo...al réves: tuve que dejar el televisor JUSTO después de las escenas en el hospital y me pareció una película mala.

Ahora que he leído los comentarios en la red he pensado en volberla a ver.

Von Kleist dijo...

Buenas Zeitzler

En el caso de "La Batalla de las Ardenas" no te has perdido nada, porque después de la escena de la panzerlied, la película baja bastante. En cuanto a "La Cruz de Hierro", esa sí, hay que verla entera, pues es una OBRA MAESTRA del género bélico.

Saludos

Anónimo dijo...

Los carros son M47 y pertenecían en su mayoría al Regimiento Alcázar de Toledo Nº 61 (Campamento-Madrid) que sale también en una de las escenas.

Los M48 se incorporaron con posterioridad a ese Regimiento y no participaron en la película.
Un saludo

Von Kleist dijo...

Buenas anónimo

Gracias por la precisión en cuanto a los modelos de carros. Tendré que editar la entrada. Y efectivamente el Ejército Español prestó un apoyo total al rodaje, no solo prestando los tanques, sino también numerosos reclutas que hicieron de extras en el film.

Saludos

Club de Caballeros dijo...

Pues yo la ví de niño y me gusto mucho. De hecho, fue la que me conquistó en el género. Tal vez en esa etapa de la vida se disfrute más. La escena de los cantos es buena, pero a mí entender su mérito radica en que está "preparada" por la otra: la de los planes que le muestran al espectador de los oficiales alemanes antes de empezar la batalla. Te convinan el cálculo y la pasión como gemelos de la batalla. Una fórmula ganadora.

Las escenas de acción inverosímiles pero buenas si no te importa que lo sean.

Lo malo es que no te desarrollan a los personajes como se debe. Mucho actor que figura muy poco.

Von Kleist dijo...

Buenas Club de caballeros

No puedo estar más de acuerdo contigo. Lo mejor, sin duda, son los mejores 15 minutos de la película. Un arranque que nos muestra la preparación de la ofensiva desde el punto de vista alemán -lo cual era toda una novedad en aquella época- y como dices, el cálculo y los ardores guerreros de los soldados alemanes.

Ahora bien, es una película que vista de niño, cautiva, pero vista ya con el ojo crítico que dan los años, te das cuenta que es un pastiche patriotico, que además, no explica demasiado bien el desarrollo de la Batalla de las Ardenas. Pese a todo, esa escena de la "Panzerlied", aun pone los pelos de punta...

Saludos

Erasmo de la rosa dijo...

Pues a mí lo que más me llama la atención de la escena del Panzelied es que no nos parece patriotera en ningún momento. (¡Y eso que son nazis que cantan su himno de superioridad racial sobre los demás por Dios!) Nos han "preparado" para verla: sabemos que los alemanes están perdiendo la guerra, que Hessler es un oficial decente (sus comentarios medio despectivos sobre sus superiores y su conducta ya nos lo hacen algo simpático, aunque sepamos que es el villano) a pesar de su dureza, y como ya sabemos que a los chicos les echan en cara que son demasiado niños para pelear, el que se pongan a cantar el Panzerlied ya no nos choca; entendemos que la peli nos estra mostrando la batalla vista desde los dos puntos de vista al mismo tiempo: el alemán y el alido, y eso nos gusta, nos parece buen cine, y nos da la impresión de que la peli promete...
Lo contario pasa en Cabaret de Liza Minelli; cuando vemos a los nazis cantar "el mañana me espera" comprendemos porqué es que para el frustrado pueblo alemán suenan como una esperanza,y nos da escalofríos, porque sabemos que no sólo no lo son, sino que son la ruina de todos, pero comprendemos, con un estremecimiento de terror, que en la preguerra se podía caer realmente en el error de no verlo tan claro...y por eso, aunque la escena sea realmente muy bella no puede parecernos más terrible. Y el director juega con ese contraste entre belleza visual y contenido aterrador para estremecernos más...

Rossellini dijo...

Interesante comentario. La escena del Panzerlied a mí me recuerda un poco la de los ingleses silbando su propia marcha en el campo de prisioneros japoneses en El Puente Sobre El Rio Kwai.

En cuanto a como hacer cine patriótico sin ser patriotero, pues es un punto singular...

Valdría la pena tenerlo en cuenta.

Von Kleist dijo...

Buenas Erasmo y Rosselini

La verdad es que la escena de la Panzerlied es impactante, porque es una escena sobresaliente, en una película por lo demás, mediocre. Pero es una secuencia que refleja a la perfección el ánimo de resistencia del ejército alemán aun en las postrimerias de 1944, cuando la guerra estaba ya irremisiblemente perdida.

Aunque eso sí, naturalmente no puede compararse a la escena del "Tomorrow belongs to me" de "Cabaret", porque esta me parece la mejor síntesis visual y sónora que se haya hecho del nazismo en el cine. Un movimiento que empezó con una apariencia jóven y regeneradora, pero que terminó atronando sobre Europa con la fuerza destructiva de un terremoto. Como le comenta el protagonista al Conde "¿Aun crees que podreis controlarlos?". Para mi gusto, es una de esas escenas míticas de la historia del cine.

Saludos

Salvarrosa dijo...

Lo de cine patriotico pero no patriotero es realmente interesante. Yo creo que depende también de los prejuicios culturales que lleve inplícitos el espectador, que suelen variar según las épocas y el tipo de personaje de cada película. En otro blog leí cosas muy interesantes sobre eso.

Tomemos por ejemplo, Top Gun: una peli que muchos no pueden ver ni en pintura por inverosímil, patriotera, sexista, narcisista, belicista, imperialista, americanista, "ridiculista" y media docena de calificativos más.

Cambiemos la época.

Dejemos todo lo demás igual.

Pero hagamos que el personaje de Tom Cruise sea un discípulo del Barón Rojo en Alemania durante la IGM.

¡Toda la lectura que le damos a la película cambia por completo!

¿Porque? Pues porque esperamos que los pilotos del Barón Rojo sean cánidos, idealistas, valientes, etc. Y sólo por eso, (dejando TODO lo demás igualito, igualito)Top Gun pierde de golpe y porrazo la media docena de calificativos: solo con cambiar época y lugar, ya todos le damos otra lecura distinta a todo el film.

Curioso...

Von Kleist dijo...

Buenas Salvarrosa

Pues que quieres que te diga, no me imagino a Von Richthofen conduciendo una Harley con gafas de sol...

Ya en serio, aunque es verdad en parte lo que dices, no creo que sea únicamente cosa de la época. Creo que es también cuestión de enfoque. En "Top Gun" aparte de la estética y los protagonistas, hay un enfoque tremendamente patriotero. Los americanos no sólo son los "chicos buenos" sino que además son simpáticos, guapos y muy "cool". Algo parecido al enfoque de "Pearl Harbor", por cierto. Yo creo que una película bélica debe siempre ofrecer la visión del enemigo, ponerse en la piel del otro bando. Y no ofrecer una visión unívoca de los hechos. Ese (y no tanto la época) es a mi modo de ver el problema de películas como Top Gun. Son demasiado unidimensionales.

Angelina dijo...

Pues no sé. Tomemos por ejemplo Master and Commander. Una película buena donde la pongan. Y los británicos no son solo los buenos, sino además caballerescos, honorables, leales, y fieles servidores de su majestad, mientras que los franceses apenas si aparecen. Es decir, por lo unidimensional o por la estetica "cool" de los señores del mar de la royal navy es muy similar a Top Gun y sin embargo nadie la ha considerado ni patriotera ni ninguno de los adjetivos tan prodigados a Top Gun.

PD. Lawrence de Arabia era contemporáneo de Von Richtonfen y, salvo por el hecho de que sus lentes no son oscuros, Peter O´Toole comienza esa película conduciendo (¡al sol!) una moto que no sé si será una Harley, pero no se le deja de parecer lo suyo...:-)

Angelina dijo...

Hay una película prehistórica de George Peppard (allá cuando era jovencito) y James Mason de un piloto arribista, guaperas, cazamedallas, trepa, que encima se acuesta con la mujer del general, que se hace brsucamente famoso cuando salva al ¡Barón Rojo! pero que a pesar de sus defectos le cae simpático al espectador. ¿Les parece que el argumento es similar a la peli de ya-sabes-quién?

Y por cierto, no recuerdo que los aliados aparecieran ni pizca en esa película. Era tan unidimensional que los alemanes monopolizaban toda la acción. Y nadie le regaló ni la mitad de los adjetivos que a Top Gun.

Eso sí, Pearl Harbor ES un bodrio ecepto por la secuencia del combate digital, que es lo único bueno de el film.

Von Kleist dijo...

Buenas Angelina

Antes que nada... ¡Dichosos los ojos que os ven y contemplan!, me alegra verte de nuevo por estos lares cibernéticos.

Yendo al grano. Opino que "Master and Commander" no es comparable a Top Gun. Aunque es cierto que tiene una parte de maniqueismo, no se trata de ensalzar al Imperio Británico, sino de retratar una época marcada por los enfrentamientos navales y la investigación científica. Al menos así lo veo yo.

Respecto a lo de Lawrence sí pero no. La escena de la moto que mencionas no se produce en el periodo de 1914-1918, sino cuando se produjo su muerte, en accidente en accidente de moto, es decir, en 1935. Vamos, que ya había llovido desde la muerte del Baron Rojo.

En cuanto a la película de Peppard que mencionas, la puedes encontrar comentada en mi blog de la I GM. Se llama Max Azul (Blue Max), y es una película que me encanta. Hay que tener en cuenta que tampoco es una historia equiparable a la de Top Gun. Ya que en este caso se trata de la historia del típico personaje "trepa" que no duda en sacrificarlo todo en el altar de su ambición, y al final, naturalmente, más dura es la caida. Es más una historia personal y humana antes que bélica. Por eso creo que no son comparables.

Saludos

Ipswich dijo...

Pues a mí la escena que mas me gusto de Master and Commander es ese inolvidable diálogo.

"¿¿¿Que están cansados??? ¿Que les pasa? ¿Quieren ver una gillotina en Picadilly?

"NO"

"¿Quieren oír cantar la marsellesa en Westminster?"

"NO"

"¿Quieren ver a Little Boney izando la tricolor en Buckingham Palace?

"NO"

"Pues a trabajar".

Ahora, bien, es cierto que es patriótica sin ser patriotera, pero lo díficil es trazar la barrera exacta en donde empieza lo uno y donde termina lo otro. Pero creo que sí enzalsa (y mucho) al Imperio Británico, pero más al estilo de "No olviden las hazañas que hicimos entonces cuando estabamos solos" que al estilo de "Que grandes somos".

Von Kleist dijo...

Buenas Ipswich

Estoy de acuerdo con lo que dices. Master and Commander es patriotica sin ser patriotera. Pero como apuntaba también tiene su parte de maniqueismo, por ejemplo en las escenas que apuntas. Supongo que la diferencia está en si esas escenas se incluyen de manera natural en la trama (como en el caso que nos ocupa) o si se introducen con calzador para "enseñar la bandera" como suele ocurrir en muchas produciones Made in Hollywood.

En cualquier caso, es cierto que la linea que separa patriotismo de patrioterismo es bastante delgada. Y en ocasiones, difusa.

Saludos

Salvarrosa dijo...

Pues también hay una escena en que O´Toole monta una moto en el período 14-18. No es casualidad: Lawrence era un apasionado de las motos. (¿Harveys?) Así que había que ponerlo.

De todos modos tomemos El Cid de Heston: en una escena se carga el solito a 13 enemigos. ("Lo que hacéis es contrario a la ley de Dios, aunque fueráis 13 veces 13 yo no estaría solo") Si eso lo hacen Sly o Arnie con sus boinas verdes y abdominales como balones de fútbol todo el mundo se los come a críticas. Pero como lo hace un caballero andante, la cosa cambia. Se suele pensar que el caballero andante tiene a dios de su parte y todo eso, así que lo dejamos pasar, por un prejuicio cultural.

Algo parecido pasa con las películas de D´Artagnan: puede hacer cosas más inverosímiles que Ramnbo y nadie lo critica. De hecho se espera que las haga. ¿Porqué? Pues porque a las películas de mosqueteros o caballeros andantes les damos, queramos o no, una lectura muy diferente de las películas de boinas verdes.

Lo que yo quería señalar es que no es sólo cosa de la época, sino de la imagen que en nuestra cultura tengamos de la época, lo que influye en la idea de patriótica o patriotera de una película. En cierto modo eso condiciona de un modo u otro al espectador.

Von Kleist dijo...

Buenas Salvarrosa

Yo creo que los ejemplos de El Cid y Los Mosqueteros no son válidos, porque hacen referencia a situaciones que hoy en dia no tienen vigencia. Porque la Reconquista o el Reinado de Luis XIV nos pillan muy lejos. Y eso influye a la hora de valorar el tema del patrioterismo. No es lo mismo que Dartagnan se ventile a los esbirros de Richeliu que el amigo Cruise haga una escabechina con los Migs rusos. Porque la primera situación suena a aventuras de espadachines, mientras que la segunda suena a proselitismo USA.

Saludos

Angelina dijo...

Es cierto...hasta cierto punto. Pero creo que también es verdad que según las coordenadas culturales que tengamos de cada época la misma película puede tener una lectura totalmente diferente.

Tomemos por ejempo, El Puente Sobre el Río Kwai. Dejemos toda la película igaulita, igualita, pero eso sí, cambiemos la época: pongamos que el personaje de Alec Guinness fuera un oficial americano en Viet Nam y Saito un oficial Vietnamita. (El personaje de Holden puede ser un oficial francés y la ni la peli ni la Historia real se resienten por el cambio.)

De golpe y porrazo tenemos que TODO EL MUNDO se va a comer la peli a críticas diciendo que es una descarada defensa del imperialismo yanqui, que pinta a los vietnamitas como ogros y que patatín y que patatán. (Históricamente no habría falta alguna: los americanos en Viet Nam fueron tan imperialistas como los ingleses en medio oriente, y los vietnamitas fueron exactamente igual de crueles que los japoneses con sus prisioneros).

Resultado: en vez de un clásico del cine, tendremos una de las películas más odiadas y despreciadas de toda la historia del cine, sólo porque no quiso seguir la línea "políticamente correcta" de denunciar EXCLUSIVAMENTE las tropelías americanas en Viet Nam y "olvidarse" de las vietnamitas...

Andreína dijo...

De hecho, eso no sólo pasa en películas bélicas. En Dirty Harry de Clint Eastwood vemos en la escena del robo del banco que Harry prefiere caminar directamente hacia los asaltantes apuntando su pistola en vez de siquiera pensar en tomar algún tipo de resguardo. Aunque este tipo de comportamiento pueda parecer heroico en un Western, aquí parece una apología a la violencia como única solución a todos los problemas. Y vaya que esa película fué criticada por eso.

Es muy curioso que el bueno el malo y el feo no haya recibido ni la mitad de las críticas. ¿Porque? Pues porque a un caza-recompensas le juzgamos con distinto rasero que a un inspector moderno. Y mira que es curioso que Harry Callaghan es un tipo de personaje sin lugar a dudas MORALMENTE SUPERIOR a culaquier caza-recompensas desde el punto de vista puramente ético: al fin y al cabo, hace lo que hace por cumplir con lo que ve como su deber: el caza-recompensas lo hace SOLAMENTE por dinero.

Y sin embargo, mira que raro; los personajes de caza-recompensas de Clint siempre le han caído mucho mejor al público que el personaje de Harry "el sucio".

Von Kleist dijo...

Buenas Andreina y Angelina

Está claro que las coordenadas espacio-temporales de un argumento marcan mucho la predisposición del espectador a la hora de juzgar un film. No es lo mismo una historia ambientada en la Guerra de Indepencia que en La Guerra Civil. Eso queda claro.

En cuanto a los personajes de "El Bueno el feo y el Malo" y "Harry el Sucio", son de géneros diferentes al bélico (Western y Policiaco), y por tanto, son géneros que manejan distintas claves respecto al cine bélico. De todos modos, ambos personajes son bastante tópicos desde la época de Homero. Harry encarna la justiciero y vengador implacable, mientras que el cazarrecompensas es el personaje que maneja su propios códigos de conducta y se mueve solo por el interés personal. Vamos que no son nada novedoso, pero lo cierto es que son personajes que suelen conectar con el público.

Salvarrosa dijo...

Pues eso era precisamente lo que yo quería decir: que las juzgamos según la época a que pertenezcan y la percepción que tengamos de esa era de una manera diferente.

Anónimo dijo...

Saludos amigos y amigas: Desde hace 10 ´12 años soy un estudioso de la II guerra mundial, por lo que considero de suma importancia todas aquellas peliculas y narraciones que hablen sobre el tema, gracias.

Andreína dijo...

Pues esta página te servirá de mucho.

Por lo demás, estoy de acuerdo con Salvarrosa: cada época puede hacer que el mismo argumento sea juzgado de una manera diferente.

Angelina. dijo...

De hecho, la mayoría de las películas del cine bélico están ambientadas precisamente en la IIGM. Si te pones a sacar cuentas verás que la proporción es tremenda. Ni la edad media, ni la antigüedad, ni ninguna otra era es tan llevada al cine como la IIGM.

Gewehr 43 dijo...

La voz de America presenta Carrusel de Noticias.
Esponsorizado por New Cola. Refresquese con New Cola y sienta en su boca toda la magia de las burbujas de la Soda del Mundo Libre.
REAL AMERICAN TASTE!!.

Hoy en Carrusel de Noticias:
Preestreno ayer en Hollywood de la ultima superproduccion belica La Batalla de las Ardenas, en la que sus productores han calificado como la mejor recreacion de esta batalla decisiva en la que se incluyen echos poco conocidos como esa epica lucha que mantuvieron nuestros blindados con los panzers nazis en esa desolada y blanca llanura congelada, barrida por vientos articos.
Tambien muestran la adaptacion de nuestros muchachos a la hora de crear armas improvisadas como unos barriles de gasolina antitanques.
Como echo al margen de la pelicula mencionar la demanda de un Millon de dolares que el actor Ty Hardin ha puesto a la publicacion cinefila La Segunda Guerra Mundial en el Cine. Al afirmar esta que el actor es un feroz antisemita.
De momento no hemos podido contrastar esta noticia con el director de la publicacion por encontrarse de viaje por las selvas del Peru.

En otro orden de cosas Robert Mcnamara afirmo hoy en una rueda de prensa en la casa blanca que el envio de 3500 marines a Vietnam del Sur no supone una escalada de la participacion norteamericana en el conflicto que mantiene el gobierno de Saigon con los insurgentes comunistas del Vietcong...

Von Kleist dijo...

Buenas Gewerh

Comunicado de la agencia BBN (Blogger Ba News): El alto mando de la Werhmacht pide disculpas por haber perdido el grueso de sus tanques del frente occidental en una estúpida emboscada con tanques de gasofa. Asimismo, felicita a la aviación aliada por no haber hecho acto de aparación en toda la película, como sí solía hacer en la realidad. El gobierno, niega todo conocimiento...

Pd. Aceptamos barril de fuel... como arma antintanque.

Saludos

Hanstel dijo...

Lo mejor es la manera en que muestran la forma en que los alemanes planificaban sus ofensivas, con la minuciosidad y precisión gérmanicas características. Lo de tomarse la molesta de construir un reloj de 50 horas es un detalle muy interesante.

el primero de los cuatreros dalton dijo...

En mi opinión lo mejor es el personaje del oficial alemán. Pero se pierde una oportunidad importante de desarrollar la relación con los oficiales novatos que le dan. Una lástima.

el segundo de los cuatreros dalton dijo...

El personaje de Savallas y su relación con la chica también esta mal aprovechado. Pero para el poquísimo metraje que le dan, la escena entre los dos no esta mal. El problema es que no aparecen más.

el tercero de los cuatreros Dalton dijo...

El personaje más cargante es precisamente el que más aparece: el de Fonda. Sale muy plano, muy convencional y muy trillado, pero lamentablemente es al único al que el director lo trata con mimo mientras ignora olímpicamente a los demás. Y ese desequilibrio es uno de los puntos por los que la peli no cuaja al final.

el cuarto de los cuatreros dalton dijo...

sin embargo, la idea fundamental no era mala, es muy curioso cómo la película va poco a poco perdiendo méritos a pesar de que su arrancada es muy buena. Generalmente las películas tienen un cierto mérito al final, pero esta es lo contrario.

Von Kleist dijo...

Hola a todos los cuatreros

Efectivamente, el personaje más interesante es el del Coronel Kessler, muy bien interpretado, por cierto, por Robert Shaw. Hay que decir que dicho personaje, "alter ego" del coronel de la SS Jochem Peiper, resulta bastante creible.

También concuerdo en que el personaje de Savallas está desaprovechado, porque prefieren centrarse en el perfil heroico que ofrece el personaje de Fonda. El problema es que ni el desarrollo de la trama ni las escenas bélicas (sobre todo las del chapucero desenlace) logran dotar de emoción y dramatismo al conjunto. Resultado: la película se desinfla pasados los primeros quince minutos (que son bastante apreciables) y va decayendo hasta el rematadamente malo final.

Saludos

Heraldo dijo...

Pues lo dicho sobre las épocas de las películas y su interpretación es muy interesante.

Tomemos por ejemplo, Senderos de Gloria. Déjemoslo todo igual pero cambiemos la época y el lugar: hagamos que la acción transcurra en el ejército irakí durante la segunda guerra del golfo. Y pongamos a los mismos oficiales irakíes angustiados por la vida de sus hombres que sienten el terrible temor de que el mayor enemigo no son los marines de Busch Jr, sino los generalazos que les exigen el suicidio a sus hombres como la cosa más natural.

Históricamente no violentaríamos mucho el desarrollo real de los hechos, porque hubo muchos motines en el ejército irakí cuando los soldados se cansaron de ir al matadero, y eso fue un factor clave en el desarrollo de la guerra. Cinematográficamente sería mucho más interesante ver la historia de la guerra del golfo desde el punto de vista de los oficiales irakíes. Pero...sonaría demasiado a proselitismo político made in usa (y no a autocrítica de las democracias a sí mismas, que era lo que gustaba de Senderos: que criticaba al bando aliado) tan sólo por el hecho de cambiarle a la película el lugar y la nacionalidad de los protas.

El público no le daría la misma lectura jamás.

Y la película no sería la misma, por más que no se cambiara absolutamente nada del guión.

Von Kleist dijo...

Buenas Heraldo

Es verdad, la valoración de cada película depende mucho del público al que va dirigida. En cuanto a ambientar la película en la Guerra del Golfo... quizás podria evitarse la interpretación que mencionas recurriendo al subterfugio que usó Kubrick: no mostrar en ni un solo plano al enemigo. Con ello se lograria demostrar que la intención de la historia no es hacer patria, ni criticar a tal o cual pais, sino mostrar el sinsentido de toda guerra.

Saludos

Mario Estanislao dijo...

Es la imbecilidad mas grande que he visto,
El típico sargento yanki, maleducado, insubordinado que salva a todo el pelotón.
Lo rescatable: la marcha alemana que cantan los soldados junto a sus "tigre".
La califico con 2 de uno a 10

Von Kleist dijo...

Buenas Mario Estanislao

Yo salvo, como tú, la escena de la Panzerlied, y los 15 primeros minutos, que me parecen bastante buenos. El resto, al menos es pasable para espectadores poco exigentes, pero es verdad que para el que conoce un poco el tema de la Batalla de las Ardenas, chirría bastante.

Saludos

Anónimo dijo...

Acabo de ver por enésima vez "Battle
of the Bulge" de Ken Annakin (ne gusta el cine bélico en general sobre
todo si es bueno).
Sin dejar de reconocerle algunos méritos al film y sin ponerme exquisito con los modelos de tanques
utilizados, etc digo que está años luz por debajo de "Battleground" de
William Wellman con Van Johnson y John Hodiak que trataba con más realismo el sitio de Bastogne en la
misma batalla que muestra este film

Von Kleist dijo...

Buenas Anónimo

Evidentemente "Battleground" es un título superior a este que nos ocupa, aunque también es cierto que no describe demasiado bien el contexto general de la batalla. En cualquier caso, creo que los 10-15 primeros minutos de esta película son de notable, como describe la situación del frente occidental en el otoño de 1944, la ambientación y la secuencia de la Panzerlied. Lo malo es que lo que sigue empieza siendo corrientito, y finalmente malo. En el cómputo global Battleground (la cual tienes comentada en el blog, por cierto) es bastante mejor.


Saludos

Piru dijo...

Hola Herr kleist, creo que has realizado una magnífica crítica, muy equilibrada en cuanto a sus momentos positivos y los negativos.
Poco puedo aportar porque opino de la misma manera, creo que hay una primera parte de la película muy aprovechable, pero según pasan los minutos se desincha como un azucarillo. Especialmente tengo la sensación de que algunas grandes producciones que pretenden encarar grandes batallas, pero caen en errores tontos con el desarrollo del aspecto más bélico.
Robert Shaw está genial, los demás o se pasan mil pueblos o no llegan, una lástima, de acuerdo en que los personajes no dan más de sí.
El desarrollo es un tanto ficticio también, creo recordar que el cambio de clima fue lo que realmente desniveló la batalla en favor de los aliados al permitir a la aviación acudir al rescate. Supongo que no había presupuesto para ello.

Un saludo

Piru dijo...

PD: sobre el tono patriotero de la cinta, hay que señalar que se realizó con motivo del 25 aniversario de la contienda, pretendiendo inmortalizar una gran batalla de la IIGM. Es lo que explica que la película tenga un pequeño tufillo propagandístico incluso.

Un saludo

Von Kleist dijo...

Buenas Piru

Curiosamente los años 60 marcaron el inicio de cierto antibelicismo en el cine de Hollywood, influido por las experiencias de Vietnam. Aunque está claro que en este caso los guionistas se limitaron a pergeñar un pastiche patriotero.

Al menos, como dices, se pueden salvar los primeros 15 minutos (a mi me parecen bastante buenos) y Robert Shaw... aunque el final del film sea tan malo que baja mucho la nota. Y en el aspecto histórico, por decirlo suavemente, él guión patina por todas las cunetas de Las Ardenas.

Saludos

Piru dijo...

Es verdad lo de Robert Shaw, empieza siendo una especie de Marlon Brando en El baile de los malditos, un nazi convencido sí, pero más un honorable oficial que quiere llevar a sus hombres a la victoria. Pero según pasan los minutos sufre una inexplicable transformación para ser un loco fanático que es incapaz de ver más allá de su nariz. Es grotesco y dan ganas de reir por no llorar, ya que la evolución del personajes es increiblemente inverosímil.

Un saludo