BIENVENIDO

Gracias por visitar este Blog.

Se pueden publicar comentarios en cualquier reseña. Para consultar reseñas antiguas, solo tienes que pinchar en "Listado Alfábetico de las películas del Blog".

Todos los comentarios serán contestados. Para plantear dudas, sugerencias o cuestiones puedes enviar un e-mail a: sgmcine@hotmail.com

Actualmente hay 358 reseñas publicadas.

miércoles, 21 de febrero de 2007

Vencedores o Vencidos (Judgement at Nuremberg)

Vencedores o Vencidos (1961)

Permitirme apartame por un momento del cine estrictamente bélico para comentar esta película cuyo título original (Judgement at Nuremberg, El Juicio de Nuremberg) es bastante elocuente a la hora de entender el argumento. Tras la condena de los altos cargos nazis, en el año 1948 los jucios de Nuremberg por crímenes de guerra continuan, ahora contra personalidades importantes pero secundarias del III Reich. Para presidir el tribunal que ha de juzgar a 4 jueces alemanes por su colaboración con los crímenes nazis llega a Nuremberg un juez norteamericano de provincias, el juez Haywood (Spencer Tracy), que comprobará en primera persona como el trauma de la guerra y el nazismo ha afectado a Alemania.

Desde este punto de partida argumental, Vencedores o Vencidos transciende de la mera trama judicial para plantear todo tipo de cuestiones morales sobre el fenómeno del nazismo. Se trata de una película profunda y llena de matices, en la que a través de los alegatos de defensa (Maximilian Schell está enorme en su papel de abogado defensor) y del fiscal, se plantean todo tipo de reflexiones sobre la justicia, la legalidad y el deber de obediencia contrapuesto a los principios morales y de humanidad. El papel de los actores es muy creible, y tiene escenas muy logradas. Algunos de los discursos de testigos y acusados ponen la piel de gallina. Recomiendo especialmente el testimonio de Montgomery Clift, como una victima de la politica de esterilización nazi, y el del Dr. Jenning, admitiendo la culpa colectiva de los alemanes por los crímenes nazis.

También es de remarcar el papel de Marlene Dietrich (que por cierto rinde homenaje a la famosa canción Lili Marlene) como esposa de un general alemán fusilado por los americanos, y su sentimientos de negación de la responsabilidad del pueblo alemán. Pero sobre todo, la interpretación de Spencer Tracy como juez, es deslumbrante, sus gestos, sus silencios y sus actitudes ante los dramas que va conociendo dotan de una profundidad a su personaje pocas veces vista en una película. En definitiva, quien quiera entender mejor los sentimientos de los alemanes tras es nazismo y la atmósfera de la Alemania de posguerra, no debería perderse esta grandísima pelicula.

13 comentarios:

Anónimo dijo...

El test ese de ¨campo-cazador-liebre¨ no se si lo pasarían muchos jóvenes con la ESO de hoy en día.

Von Kleist dijo...

Buenas anónimo

Jeje... muy bueno el apunte. En cualquier caso, Montgomery Clift borda esa escena y su papel de retrasado víctima del nazismo.

Saludos

Elephant dijo...

Pelicula muy buena con momentos impresionantes, como cuando el Fiscal, medio trompa, "justifica" el genocidio acusando a los esquimales de invadir Alemania y hacer todas esas barbaridades.
Para todos aquellos, que se escusaron con un "No sabía nada..." etc...
Y al final cuando Maximillian Schell se despide del Juez (Spencer Tracy) y le apuesta que en pocos meses los acusados sentenciados por él estarán en libertad debido a los acontecimientos (bloqueo sovietico de Berlin).
Y el Juez le responde mas o menos "He admirado en la sala la lógica de sus argumentos y como los expresaba, y si, puede que ocurra lo que Ud. dice, e incluso que sea lógico, pero por muy lógico que sea, no será justo, y nada en el mundo hará que lo sea."

Hay mas pero para que seguir, así eran los guiones de antes.

Von Kleist dijo...

Buenas Elphant

Has citado uno de mis diálogos favoritos, cuando el juez felicita al abogado (M. Schell) diciendole algo así como "Admiro su lógica, pero no los fines con los que la usa". Como bien dices, los guiones de antes tenian otro nivel, y una profundidad que hoy dia casi se ha perdido en el cine.

Otra escena memorable es la del disminuido mental interpretado magistralmente por Montgomery Clift pierde los nervios ante el acoso del abogado defensor... "Yo antes no era asi, no soy ni sombra de lo que era..."

En fin, que hay muchos diálogos que podrían enmarcarse dentro de esta fantástica película.

Saludos

alanbrooke dijo...

Pues me pica muchísimo la curiosidad. De Nuremberg siempre he pensado que era justicia...pero que los aliados deberían haber limpiado su propia casa primero.

Y en qué hubieran dicho Churchill por Coventry y Roosvelt por los campos de concentración en que metió a los japoneses en EUA si las cosas hubieran sido al réves.

Habrá notado que de Stalin ni si quiera he hablado.

Pero viendo el comentario, me he convencido "que la falta de solvencia moral de los aliados como jueces, no absuelve de su responsablilidad a los acusados" como diría...¿Qué personaje?

Como nota curiosa he leído una novela titulada "El Tribunal" sobre Nuremberg muy detallado y cuidado históricamente, pero sin el personaje de Schell.

Y muy curioso que el abogado defensor que casi siempre es el héroe en las películas de tribunales...aquí sea el malo.

Von Kleist dijo...

Buenas Alanbrooke

Respondiendo brevemente, soy de la opinión que la magnitud de los crímenes del nazismo exigía un juicio como el de Nuremberg. Se puede discutir algunos aspectos formales sobre este proceso, pero creo que era de justicia procesar a los cabecillas del III Reich.

Saludos

Zeitzler dijo...

Un punto que me llama la atención: El argumento (histórico) de Goering en su defensa en Nuremberg.

"El vencedor siempre será el acusador y el vencido siempre será el acusado"

Y la negación de toda validez de las pruebas porque precisamente el tribunal de los aliados realmente no tiene solvencia moral para condedar, sólo tiene un sólo derecho: el del más fuerte.

Todo el mundo dice que ese alegato no prueba, ni puede probal la inocencia de Goering. Y no la prueba precisamente porque "La falta de solvencia moral de los aliados en su calidad de vencedores no exime automáticamente de toda culpa y de toda responsabilidad moral a el acusado sólo por su calidad de vencido".

Ahora bien, EL MISMO tipo que te diga que el alegato de Goering no puede ser admitido como prueba de su inocencia, ESE MISMO tipo te morirá jurando que "Es evidente que Saddam Hussein nunca tuvo nada nadita que ver con las torres gemelas: ese jucio careció de toda validez porque lo dirigió Bush".

O sea, que el mismo alegato que NO vale para Goering, a la fuerza, tiene que ser aceptado a pies juntillas como prueba irrefutabilísima de la evidente inocencia de Saddam.

Y el mismo alegato que se admite como válido en el caso de Goering: Que la falta de solvencia moral de la otra parte NO exime al acusado de toda responsabilidad moral y legal por sus propios actos, no se admite cómo válido en el caso de Hussein: allí sí, es evidentísimo a la legua que la falta de solvencia moral de sus vencedores es la evidentísima prueba de que Saddam era inocente de todo pecado.

¿Porque lo que vale para Goering NO vale para Hussein? ¿Dónde está la diferencia? Porque el hecho es que el alegto es exactamente el mismo, pero nadie lo admite.

Sería muuy interesante imaginar un remake de esta misma película pero ambientada en la guerra de Irak...

Von Kleist dijo...

Buenas Zeitzler

Es interesante lo que planteas. Para mi gusto, los juicios de Nuremberg son un episodio que, desde el punto de vista jurídico, se prestan a todo tipo de valoraciones (a favor y en contra) y todas tienen algo de razón. Para empezar, la misma constitución del tribunal interaliado iba en contra de un principio básico del derecho: "Nulla pena sine lege" (es decir, no puede imponerse una pena si no existe una ley previa). Por lo que la afirmación de Goering tenía algo de razón. Sin embargo desde el punto de vista del derecho natural o las leyes humanas no escritas, es poco dudoso que la magnitud de los crímenes nazis merecía un castijo ejemplar para los principales responsables.

Y ya que sacas el tema de Saddam, podríamos extrapolar casi lo mismo que digo respecto a Nuremberg. No siempre lo justo es legal, ni lo legal resulta siempre justo.

Saludos

Zeitzler dijo...

Hombre claro, pero es que eso no es lo que yo preguntaba.

Yo quería saber porqué lo que nadie pone en duda en el caso de Goering. (que el hecho de que los otros NO fueran trigo limpio no lo hacía automáticamente inocente) todo el mundo lo acepta a ciegas en el caso de Hussein: que basta con que los otros fueran pillos de siete suelas, para que no quede ni sombra de duda de que el tipo era inocente de todo lo que se le acusaba.

¿Por que?

Me pica la curiosidad saberlo.

Von Kleist dijo...

Buenas Zeitzler

Respecto a esa pregunta en concreto no sé muy bien que contestar. Personalmente no encuentro diferencias entre un argumento y otro. Pero sí es cierto que la doble vara de medir se aplica en este tipo de situaciones. Lo único que puedo decir es que muchas veces, a la hora de valorar acontecimientos históricos pesan demasiado ciertos condicionantes y prejuicios de tipo político, social o incluso raciales, que nada tienen que ver con el análisis histórico de los hechos.

Saludos

Piru dijo...

Es una película magnífica, entre otras cosas por centrarse en los siguientes juicios que s efueron produciendo.
La temática de los juicios de Nuremberg es interantísima desde muchos puntos de vista, empezando por su legitimidad jurídica. No la tiene. No hay normas que lo prevean, que prevean las garantías, ya que supuso en cierto sentido el comienzo del Derecho Internacional General.
Evidentemente, en los tiempos en que se encontraban nadie juzgó importante reparar en esa cuestión, por razones obvias...

Piru dijo...

Vaya, precisamente ese debate que abrió zeitzler es el que quería abordar yo, jaja. Von Kleist, tu vida laboral se relaciona con el derecho? o has tenido alguna relacion academica de este tipo?? es que no es usual ver argumentos que aludan al derecho positivo y al derecho natural con esa familiaridad. Es gratificante leerte, amigo.

Von Kleist dijo...

Buenas Piru

Pues sí, evidentemente bajo un prisma estrictamente legal, los juicios de Nuremberg no fueron lo que se dice un ejemplo de respeto escrupuloso de las garantias procesales. Pero como siempre he dicho, los juicios de Nuremberg fueron un triunfo de la justicia moral, y un fracaso de la justicia positiva.

En cuanto a tu pregunta, sí, es evidente porque se me nota mucho. Estudié Derecho y mi vida profesional está muy vinculada al ejercicio jurídico.

Saludos