BIENVENIDO

Gracias por visitar este Blog.

Se pueden publicar comentarios en cualquier reseña. Para consultar reseñas antiguas, solo tienes que pinchar en "Listado Alfábetico de las películas del Blog".

Todos los comentarios serán contestados. Para plantear dudas, sugerencias o cuestiones puedes enviar un e-mail a: sgmcine@hotmail.com

Actualmente hay 357 reseñas publicadas.

jueves, 15 de febrero de 2007

Patton

Patton (1970)

Retrato biográfico acerca de la figura del general norteamericano George S. Patton (George C. Scott), comenzando con su llegada a Tunez en Marzo de 1943, para restaurar la moral y disciplina del II Cuerpo de ejército, derrotado por el Afrika Korps de Rommel en el Paso de Kasserine. Después de lograr la victoria en el norte de África, asistimos a las siguientes campañas de Patton: la conquista de Sicilia, Normandía, y finalmente, la invasión de Alemania, unas campañas marcadas por el fuerte carácter y el carisma del general apodado "Sangre y Agallas".

En mi modesta opinión, el director  Franklin J. Schaffner logró con Patton una de las mejores películas biográficas sobre un militar jamás filmada. El arranque del film ya es perfecto, mostrando la famosa escena de la arenga de combate de Patton. En esa secuencia, vemos como un Patton inmaculado, en uniforme de gala y subido a un estrado adornado con una gigantesca bandera norteamericana que cubre el escenario, se dirige a un grupo de soldados que no se ve, es decir, el espectador asiste a esta escena en primera persona, como si realmente estuviera escuchando a Patton en el auditorio. Las frases de dicho discurso en realidad no corresponden a una única declaración del general, sino que están entresacadas de distintas fuentes, y en varias de ellas se suavizó el tono, habitualmente procaz de Patton para que fueran pronunciadas en la película. El guión fue elaborado por Francis Ford Coppola en conjunción con Peter North, siendo este último el encargado de suavizar el tono excesivamente heroico del primer borrador escrito por Coppola. La película, pese a ser estrenada en pleno apogeo de la guerra de Vietnam, tuvo una buena acogida por parte del público y de la crítica, siendo nominada a 9 Oscars y alzandose con 7 estatuillas, incluyendo la de mejor película y actor principal, en la edición de 1971.

Bajo mi punto de vista, el mayor mérito de Patton es el de retratar a la perfección la fascinante personalidad combativa, megalómana y obsesiva del general, reflejando tanto sus virtudes militares (audacia e inteligencia táctica), como sus defectos personales (soberbia y falta de tacto). La interpretación (mítica) que George C. Scott hace de Patton es absolutamente magistral, consiguiendo, mas que un personaje, una reencarnación física y espiritual del general norteamericano. Otro aspecto a su favor es el del rigor histórico, pues el argumento es muy fiel a la historia real, y sabe condensar muy bien los principales hechos militares de contienda desde la llegada de Patton a Africa, mostrando como hizo reaccionar a sus tropas tras el desastre de Kasserine, la guerra de egos mantenida con el general británico Montgomery, y las posteriores desavenencias con sus superiores tras el famoso incidente de la bofetada, hasta su rehabilitación para la campaña de Normandia.

A todo lo anterior hay que sumarle una espectacular banda sonora original, obra del genio de la musica de cine Jerry Goldsmisth, y unos buenos papeles de los actores secundarios, en especial un convincente Karl Malden en el papel de Bradley, lo que unido a un excelente guión y a unas escenas de acción bien dosificadas, logran mantener alto el listón de la historia que se nos cuenta.

Entre los aspectos que menos me gustaron del film, hay que citar el retrato excesivamente favorable que se hace del general Omar Bradley (que actuó como asesor histórico de la pelicula, cosa que se nota); y el aspecto del atrezzo militar, que no se cuidó en exceso. El rodaje de las escenas bélicas del film tuvo lugar en España, de modo que la productora alquiló los vehículos y blindados del ejército español, que en aquella época eran carros M-48 que en nada se parecen a los panzers alemanes. También eché en falta que el relato no abarcara la muerte del general, la cual sería tratada en la posterior secuela "Objetivo: Patton", película muy inferior al original. En todo caso, sus grandes virtudes hacen que nos encontremos ante una de las joyas del género bélico. Sin duda, Patton es uno de estos títulos imprescindibles.

Calificación: 8/10

27 comentarios:

Sgt. Yakov Pavlov dijo...

Lo primero, darle mi enhorabuena por la pagina y agradecer de antemano la labor recopliatoria que esta llevando a cabo.

Sobre la pelicula de patton, tambien me encantó pero a lo mejor se hecha de menos lo primero un poco mas de ritmo y lo segundo algunas anecdotas mas que creo que en el caso de Patton reflejan siempre a la perfección a este gran general, mitad prima donna, mitad sargento y sobre todo un personaje cuando menos muy curioso.
Saludos

Von Kleist dijo...

Buenas Yakov

En mi opinión el mérito de esta película es la enorme intepretación que logra Georce C. Scott, un ejemplo de como un actor puede captar el "alma" de un personaje y hacerla suya hasta el extremo de que parece que no está actuando sino que realmente se trata del verdadero Patton. Una de las interpretaciones mas memorables del septimo arte.

La escena en la que Patton rememora la masacre de las tropas cartaginesas dos mil años atras... sencillamente magistral.

Saludos

Juan de Urbieta dijo...

Hace unos años, en un viaje al Marruecos profundo, topamos con unas ruinas romanas. Una vez dentro de la antigua ciudad (Volubilis, capital de la Mauritania Tingitania) llegamos hasta el arco del triunfo. En aquel momento "me se" paró el corazón al reconocer el lugar donde George C. Scott recitó aquellos versos que comenzaban con.
"Através de los siglos..."

¿De la película? Casi todo: desde la banda sonora, hasta la genial interpretación del oscarizado Scott. ¿Qué no? El "sangre y energía". Da la impresión que no le importaba mucho sus tropas, comparándolo a su propia gloria personal. Muy lejos de la realidad.

Un saludo, nos vemos en el FMG.

Von Kleist dijo...

Buenas Juan

Gracias por tu comentario, (por cierto, que envidia por haber visto "in situ" las localizaciones de la peli). Respecto al apodo de "Patton" era el de "Sangre y Agallas", y no es una invención de la película, realmente era conocido con ese apodo entre la tropa, aunque por lo que sé era más en tono admirativo que despectivo.

Saludos

Wallenstein77 dijo...

Hola a todos:
Plas, plas, plas. Si no la he visto 15 veces no la he visto ninguna. Creo que es la pelicula que mas me ha gustado en mis 31 años de vida. No es George C. Scott. Es Patton reencarnado.

Saludos a todos.

Von Kleist dijo...

Buenas Wallenstein

Como acertadamente señalas, la película gira en torno a la mayestática actuación (o reencarnación) de George C. Scott, pocas veces un actor ha logrado transmitir tanto el alma de un personaje como en este film. Imprescindible.

Saludos

zeitzler dijo...

Pues una nota curiosa: la productora quería a Robert Mitchum para el papel. George era la segunda opción, y lo contrataron sólo porque Robert no aceptó el papel. Sólo a Denzel Washington en Malcom X he visto ese parecido físico-actoral después. (Spike Lee lo resaltaba adrede:mostrandonos al verdadero Malcom en blanco y negro y luego a Denzel a color en la misma pose y ropa)

Pero curiosamente, el verdadero Patton era un tipo culto, que fingía lo contrario para causar más impresión entre sus soldados. Y atraerse al público como figura resaltante en los periódicos de entonces. Parece que tomó la idea de Rommel que también usaba bien las relaciones públicas para convertirse en una especie de general intocable.

Con respecto a lo de la bofetada; en mi libro decían que se la dió a un soldado HERIDO de granada, y no a uno ileso como sale en la película. Pero en internet dicen que tenía disentería. Creo que si hubiera sido como pasó en la película ni siquiera hubiera pasado de ser una anécdota, así que creo que para ser llamado al orden por el presidente debía de haber pasado de un modo más grave.
¿Cómo pasó?

Von Kleist dijo...

Buenas Zeitzler

Pues menos mal que no cogieron a Mitchum... de todos modos, la historia del cine está repleta de actores elegidos para papeles memorables casi por casualidad. Sin ir mas lejos Harrison Ford como Han Solo en "Star Wars".

Volviendo a la pelicula y sobre tu pregunta, las fuentes que yo conozco hablan de un soldado que no estaba herido físicamente (por eso Patton se fijó en él) y que fue interrogado por el general acerca de lo que le ocurría. Cuando el soldado contestó que tenia los nervios destrozados se produjo el famoso incidente. Creo que esa es la versión mas correcta.

Saludos

Joseph Porta dijo...

Otra gran pelicula donde aciertan de pleno con el actor para interpretar al duro de Patton. Recomendada

yossarian dijo...

Hola.
Primero enhorabuena por el blog.

Según he leido recientemente, Patton no abofeteó a uno , sino a dos soldados. Creo que ambos sufrían fatiga de combate. Uno incluso "disculpó" al general diciendo que probablemente también sufría fatiga de combate.

Scott está fantástico como Patton, pero las escenas bélicas me cuesta creerlas. Ver siempre los mismos dos bombarderos, los tanques de la época...

Por cierto, tuve un compañero de trabajo que me explicó que su padre aparecío como extra en la escena de la ofensiva de Rommel, mientras hacía la mili, y que el soldado que se cae delante del tanque era el más tonto del cuartel y era algo que no estaba preparado. Suerte que no lo chafó...

Un saludo

Von Kleist dijo...

Buenas Yossarian

Gracias y bienvenido al blog. Ciertamente las escenas bélicas no son lo más logrado de este film, pero se perdona porque están puestas al servicio del tema principal, que es mostrar la personalidad de Patton. Y en ese aspecto la película no defrauda en absoluto.

Por cierto, muy graciosa la anécdota del "recluta patoso" ;)

Saludos

Anónimo dijo...

En esencia estoy de acuerdo con todo lo manifestado. la Figura de Patton me parece tan fascinante como la de Stonewall Jackson o Custer, por poner dos ejemplos controvertidos de generales con personalidad con los que el propio Patton se identificaba. De todas formas el viejo "Sangre y Agallas" no dejaba de hartar muchas veces a sus hombres (como corresponde a todos los altos rangos de personalidad semejante a la suya)a pesar de la admiración que podían sentir por él, debido a su empeño de intentar siempre lo imposible. No recuerdo muy bien si es en la película o en la biografía que tengo que los soldados le llamaban a veces "Nuestra Sangre y sus Agallas"
Magnífica entrada y magníficos comentarios.
Un abrazo.

Von Kleist dijo...

Buenas Anónimo

Gracias por el comentario. Efectivamente el personaje de Patton era uno de esos generales destinados a perdurar en la memoria por su personalidad, no exenta de aristas, pero siempre con destellos de genialidad. Como cuando en plena reunión de Estado Mayor con motivo de la contraofensiva de Las Ardenas, le dijo a Eisenhower: "Ike, dejemos que los krauts llegen hasta Paris, y una vez allí machaquemosles". Lo dicho, un genio y figura.

En cuanto a lo de "nuestra sangre y sus agallas", aparece efectivamente citado en el film, así como en su autobiografia. Para mi gusto, "Patton" es la mejor película biográfica de un militar, de todos los tiempos.

Saludos

Klaiver dijo...

Primeramente darte la enhorabuena por el blog, que es fantástico, y no solo eso, sino que es de gran ayuda para los amantes del género ante tan inabarcable material sobre el mismo, que tú te encargas de hacer mas accesible.

Decirte que comparto todos los puntos y las comas de tu opinión acerca de esta película; que George C. Scott está genial, bueno, no sólo genial, que es el mismísimo George Patton, cosa que no acaba de ser en la secuela de esta película rodada en los 80, y que se nota un montón la colaboración de Bradley como asesor, no ya sólo al empezar la película, que creo que no hay nombre mas grande en los títulos (lo cual pese a parecer una tonteria no deja de ser revelador), sino en verdad durante varias e importantes escensas de la misma.

Un saludo

Von Kleist dijo...

Buenas Klaiver

Gracias por los halagos. La verdad es que es un placer compartir este blog con todos los aficionados al género bélico, sino también saber que el modesto trabajo que uno hace es apreciado. Muchas gracias.

En cuanto a lo de George C. Scott, efectivamente, más que hacer de Patton, interioriza de tal forma el personaje, que en pantalla ES Patton. Al menos esa es la impresión que transmite al espectador. Respecto a lo de Bradley, es muy palpable su participación como asesor del film, sobre todo por lo bien que queda en todas las escenas...;)

Personalmente me quedo con una frase que leí hace tiempo: "Si un general quiere ser como sus soldados, en vez de vestirse como ellos, debería pensar como ellos".

Saludos

Casandra dijo...

Pues a mí me parece que a Bradley quieren mostrarlo como la antítesis de Patton. (La escena que más recurerdo es cuando le dice: "Yo hago esto porque me entrenaron para hacerlo. Tú lo haces porque te gusta") Y darle un mayor contraste. Si nos fijamos bien algo parecido pasa con Monty.

Pero la película se salta a la torera los errores y derrotas del protagonista.(eso todavía puede pasar porque al fin y al cabo es el prota) Y también la manera en que usaba toda esa fanfarronería con fines políticos: para converttirse en un fénomeno médiatico al que fuera imposible negarle nada, regatearle refuerzos, o escamotearle cargos. Y la manera en que calculaba que eso funcionaría con los políticos del capitolio.

En mi opinión es la omisión más irritante.

Casiopea dijo...

Para mí la intención de retratar en toda su complejidad a un general de la IIGM es mejor en Rommel Zorro del desierto y en McArthur...pero en esta última sólo se quedo en la buena intención. Y es curioso, porque es la menos aplogíca de las tres.

Es curioso que Peck aunque haya logrado hacer una actuación perfectamente comparable, no haya logrado una película mejor. La falla radica en el guión, y es curioso que no haya naufragado: sólo el buen trabajo de Peck salva al film de ser un bodrio.

De todos modos, aquí se nos muestra una visión muuuuy idealizada de Patton. En realidad, el general era más un demagogo que un "idealista" que es lo que NO nos muestran aquí. Nos quieren convencer de que creía en todo lo que decía...cosa que no siempre se cumplía ni mucho menos.

Von Kleist dijo...

Buenas Casandra

Evidentemente, la película trataba de marcar distancias con Bradley, quien sale por cierto muy bien parado, porque colaboró con la productora como asesor histórico del film. En cuanto a los errores del protagonista, en cierto modo sí que se aprecian en su caracter colérico (episodio de la bofetada) e incluso egocéntrico en su continúo "pique" con Monty por llevarse la gloria en Sicilia. Yo creo que es un relato muy completo de la personalidad de Patton, aunque obviamente se haga más hincapié en su aspecto carismático.

Interesante apunte, Casiopea, aunque no estoy del todo de acuerdo contigo. En "Rommel, el Zorro del Desierto" se hace un retrato demasiado "blanco" del general alemán, echo en falta algunos matices grises que le dotaran de profundidad. Aspecto que intenta cumplimentarse en MacArthur pero como bien dices, un deficiente guión y una historia contada de manera harto deslavazada impiden apreciar toda la magnitud personal e histórica del personaje. Y es una pena porque ciertamente la interpretación de Peck es memorable.

De las tres, me sigo quedando con Patton. No solo ofrece una interpretación superlativa por parte de George C. Scott, sino que además entretiene, tiene escenas memorables, y es una película muy completa en todos los sentidos.

Saludos

Casandra dijo...

Oh, yo me refería a las derrotas en combate que la película no nos muestra.

Además se pinta lo de Montgomery como algo personal: en realidad, era político. Los ingleses y americanos tenían diferentes modos de ver la campaña de italia, y por supuesto, a los dos generales les daban instrucciones diferentes, era normal que los aliados compitieran entre sí. Pero no era una cuestión puramente personal Patton-Montgomery. De hecho, este último era partidario de tácticas cautelosas que eran incompatibles. En cuanto a lo de la bofetada se muestra de modo muy blanco: como un idealista. En realidad, fue una agresión de barriobajero que causo lesiones mucho más graves al soldado y además este no estaba ileso en el hospital. Pero nos dan una versión muy edulcorada. Huelga decir que si hubiera pasado así, pues claro que los nazis tendrían razón: no ivan a destituir a su mejor oficial sólo por ese berrinche.

Casiopea dijo...

En realidad hacen mucha apología del personaje, yo creo que más que en Rommel. No porque quieran ocultar sus defectos sino más bien porque quieren tergiversalos. El verdadero se parecía mucho más a Mourinho que a Scott.

Me explico: en realidad NO creía en lo que decía. En una ocasión a dos generales les entrevistó la prensa para saber como iva la invasión a Alemania. Uno dijo muy profesionalmente que el problema era sólo la escazes de gasolina y no la superioridad del enemgo lo que retrasaba el avance. Patton dijo que "mis hombres pueden beberse su sangre y comerse sus tripas pero no pueden avanzar porque esos maricones de Washington no me mandan gasolina y me j... más que todos los SS juntos". Lógicamente las declaraciones del primer general ocuparon una plana de mala muerte: los de Patton tuvieron la primera plana de todos los periódicos. ¿Adivinan a quién le dieron la gasolina?

Pues eso.

No creía en lo que decía: era demagogia médiatica para beneficio de su carrera personal. Y la peli se salta esa realidad, empeñandose en vendernos un tosco pero a su modo sincero idelista. Que no era ni por asomo.

Von Kleist dijo...

Buenas Casandra

Yo creo sinceramente que el "pique" con Monty ya sobrepasó lo meramente político o militar. El mariscal británico se ganó el odio personal de todos los altos mandos norteamericanos, empezando por el habitualmente moderado Ike... y es que Vizconde de El Alamein era genio y figura.

Casiopea es interesante lo que apuntas sobre la personalidad de Patton. Pero yo creo que sí formaba parte de su carácter, y que decía las cosas como las sentía. En cierto modo, se parecía bastante a Rommel, eran oficiales valientes, impulsivos y arrojados que perdían fácilmente la paciencia y las formas cuando entendían que los burócratas les estaban fastidiando sus operaciones militares. Personalmente no creo que Patton se expresara así por demagogia, yo creo que realmente lo sentía.

Saludos

Casandra dijo...

Uy, pues no solo americanos. Muchos en Londres no lo podían tragar, pero las diferencias entre los dos no eran un pique de divas, sino una partida de ajedrez político de intereses creados entre los dos países, en las que ambos eran peones y NO primmas donnas, como lo pone la película. Es cierto que resulta más cinematográfico presentarlo así, pero esta reñido con la realidad de los hechos. Claro, de todos modos no se podía mencionar que las diferencias ivan más alla de las personalidades de uno y otro, so pena de hacer una película que "cayera mal". Pero aquí se saltan muuuuuchas cosas.

De todos modos es ciertísimo lo del genio y figura. Y eso lo dicen muchos británicos, entonces y ahora.

Nota: Ike no era tan "moderado" como lo pinta la tradición. En realidad era mucho más duro que Patton o Bradley...pero de una manera más racional, mas calculada, y, en definitiva... mucho más eficaz.

Casiopea dijo...

Mmm...es interesante lo dicho sobre Rommel. Pero es que los dos eran demasiado hábiles y marrulleros usando muy interesadamente las relaciones públicas como para ser "sinceros".

Rommel había logrado crearse tal leyenda de héroe nacional que se pudo dar el lujo de falsificar la orden de retirada en El Alamein sin que lo destituyeran, a pesar de la estricra prohibición de retirarse impuesta por el Fhürer.

A Guderian y Rundest los habían despedido en Rusia por cosas parecidas, pero la mala prensa que causaría hacerle lo mismo a Rommel impidió que corriera la misma suerte: tampoco olvidemos que ejecutarlo también era tabú, así que los mismos buenos chicos tan partidarios de filmar con cuerda de piano las ejecuciones de los conspiradores prefirieron invitarle a un digno "suicidio" sólo por su fama. No me trago que todos esos privilegios los haya conseguido siendo "sincero".

Y Patton menos.

Era manejo político de los medios de comunicación. Y muy interesado, por cierto. Pero una cualidad extramilitar...que es muy útil en tiempos de guerra.

Asquith dijo...

Es muy interesante lo que dicen. En efecto, todos los genrales hicieron un manejo más o menos político en tiempos de guerra. (Menos quizá los rusos, porque su politburó se reservaba todas las decisiones políticas que recaían en todo caso en los comisarios) Pero creo que la peli hubiera quedado muy aburrida si se hubiera reflejado esto.

Algo parecido se aplica también al Patton real que se parecía mas a Mou que a Scott: era más atractivo retratar precisamente la faceta médiatica del personaje, la manera en que lo percibían sus soldados contemporáneos muchos de los cuales vieron la peli original que el que realmente existió. En mi opinión era una simple cuestión de taquilla. Igual que el Monty intragable: el verdadero no lo era tanto (aunque sí era genio y figura) pero presentarlo así hacía la peli más divertida.

Es lógico que esa haya sido la línea seguida por el guión.

Von Kleist dijo...

Buenas Casandra

Evidentemente Ike tenia su genio, sin duda, pero era muy diplomático. La antítesis de Patton. Y Monty era un engreido insufrible con sus superiores, aunque solía ser encantador con sus subordinados. Sin duda, otra de las personalidades militares interesantes de la II GM. Raro es que los brits no le hayan ya dedicado su propio biopic.

Casiopea, es verdad que Rommel era el niño mimado de la propaganda Goebbelsiana, aunque también hay que tener en cuenta que combatía en un teatro de operaciones secundario para Hitlerm y sobre todo muy alejado de Alemania. Eso le facilitó la tarea a la hora de ser "flexible" con las órdenes del OKW.

Asquith, muy de acuerdo contigo. La película retrata la faceta irreverente y carismática de Patton, que el final, es la que le llega al espectador y la que perdura en el recuerdo. Y el principal mérito de la película es retratar a un personaje histórico con su mismo carisma original, algo que por ejemplo "MacArthur" no termina de conseguir.

Pd. Muy buena la comparación con Mou...;)

Anónimo dijo...

He visto varias veces esta pelicula y he apreciado la labor del actor que le da vida al personaje, pienso que es de un valor extraordinario, muestra su cultura, su talento, su fino conocimiento literario, elocuencia para responder con la sabiduría y sinceridad que locaracterizaba, que no le perdonaban quines lo envidiaban por su cultura,lástima que desde el punto de vista político se equivocó pagando sus errores,pero peor eran los que lo juzgaban porque en el fondo los moletaba, porque en extrategia militar los superaba y por ello aprovechaban su sinceras respuestas para quitarle protagonismo,privándose de un genio militar, a quien si lo hubieran escuchado, probablemente el mundo hoy sería distinto, es decir mucho mejor.

Von Kleist dijo...

Buenas anónimo

Sin duda PAtton fue uno de esos personajes que no dejaban indiferente. Y lo más interesante es que el e`spectador llega a simpatizar con el pese a los muchos aspectos cuestionables de su caracter, que la película sabe reflejar bastante bien. Sin duda "Sangre y Agallas" fue uno de esos personajes que fascinan a los estudiosos de la historia. Personalmente me quedo con su caracter anácronico, la fascinación que sentía por la guerra, y su hondo conocimiento de la Historia, especialmete de la Historia Militar.

Saludos