BIENVENIDO

Gracias por visitar este Blog.

Se pueden publicar comentarios en cualquier reseña. Para consultar reseñas antiguas, solo tienes que pinchar en "Listado Alfábetico de las películas del Blog".

Todos los comentarios serán contestados. Para plantear dudas, sugerencias o cuestiones puedes enviar un e-mail a: sgmcine@hotmail.com

Actualmente hay 358 reseñas publicadas.

viernes, 24 de agosto de 2007

La Piel (La Pelle)

La Piel (1981)

La acción nos sitúa en Italia a comienzos de 1944. Los aliados se encuentran en el sur de la peninsula para proseguir su avance hacia el norte. El Capitán Malaparte (Marcelo Mastroiani), oficial italiano de enlace con los aliados, es destinado al Cuartel General del V ejército américano en Nápoles para colaborar directamente con el general Mark Clark. Este le encarga a Malaparte que haga de guia de la esposa de un senador americano, una mujer oficial de las fuerzas aereas, que se ha desplazado a Italia en misión humanitaria con fines propagandístiscos. Ambos personajes bucearan en las miserias de la guerra, viviendo situaciones en las que comprueban hasta donde puede llegar la brutalidad humana.

Si “Mediterraneo” era una visión extremadamente amable e idealizada de la guerra, “La Piel” se encuentra en el extremo opuesto. La directora italiana Liliana Cavani (“El portero de noche”) basándose en el relato autobiográfico del escritor y periodista italiano Curzio Malaparte, ofreció un retrato absolutamente desgarrador de la liberación de Italia durante la II GM. Las escenas de brutal realismo abundan: vemos mujeres que ofrecen a sus hijos pequeños a los soldados africanos, un brazo humano en un plato de comida, un hombre aplastado por un tanque… escenas absolutamente descarnadas pero que encajan bien en el marco de la historia. No obstante, el tono tremendista de la narración se ve afortunadamente aligerado por algunas notas de humor (el robo pieza a pieza de un tanque, o cuando el jefe mafioso negocia la venta a los aliados de prisioneros alemanes “al peso”) que dotan a la historia de una mayor profundidad.

Los actores principales están muy bien: Burt Lancaster en el papel del tosco y superficial general Clark, Claudia Cardinale como princesa Caracciolo, y sobre todo, Marcello Mastroiani como el culto playboy Malaparte, un papel que borda a la perfección. Quizás el mayor pero de esta película sea su tendencia a dejarse llevar por el efectismo y el morbo fácil en varias de sus escenas. Pero no puede negarse que “La Piel” ofrece un relato lleno de amargo realismo acerca de los desastres de la guerra. Una película no carente de interés y perturbadora, aunque con un punto de excesivo efectismo.

Calificación: 6/10

10 comentarios:

Major Reisman dijo...

Buenas

Recuerdo que me leí el libro un año antes de ver la película y que me impacto. Sin embargo la película, aunque no esta mal, también me defraudó bastante.

Como bien indicas, creo que su defecto es que se deja llevar demasiado por el lado tremendista y morboso(el libro también lo tiene y mucho) y no se ve muy bien el conflicto interno de los personajes (algo bastante importante en el libro). Sobretodo los sentimientos de los italianos, ayer enemigos hoy aliados. Y a pesar del buen hacer del trio protagonista, la directora tampoco consigue hilar muy bien la historia.

En cuanto a escenas chocantes, la del italiano entusiasmando que tropieza con el tanque es la que más me llamó la atención. Y en cuanto a las actuaciones, me quedo con la de Lancaster haciendo de Clark y constantemente preocupado por la prensa.

Un saludo.

Von Kleist dijo...

Buenas Reisman

Como suele pasar con las adaptaciones de obras literarias, supongo que se pierden matices importantes en la película, pero eso en normal.

Respecto al personaje del general Clark, hay una escena muy buena al final de la película, en la que van por una carretera mientras Malaparte le indica las villas de los romanos famosos;

M: Esa villa de ahi era de Cicerón, esa otra de Cesar...

C: Cesar ¿eh? (contesta Clark) ¿y esa otra de alli?.

M: Bueno, ahi es donde suelen estar las putas

C: (Girándose al corresponsal de guerra) Mejor no pongamos eso en los periódicos...

En fin, un fiel retrato de ese militar ansioso de gloria y propaganda que fue el general Clark.

Saludos

Anónimo dijo...

Vaya, se me pasó que existía este comentario. Lo del brazo humano me parece que fue una ¨composición¨ hecha con los huesos de un festín (si eran de pollo, cerdo o cordero no me acuerdo). Una vez hice lo mismo en una churrascada pero nadie pareció verle la gracia..

Von Kleist dijo...

Buenas anónimo

En este caso, lo del brazo se dice que es real. Es más, en la película el capitán americano le dice a Malaparte:

- ¿Como lo ha hecho, de donde ha sacado los dedos?.

Y Malaparte le contesta, bastante serio

- ¿Crees que estaba bromeando?... lo que he dicho es verdad.

De todas formas, he de decir que esa escena me parece un tanto ridícula por efectista, y hay unas pocas más en esta peli, como por ejemplo la del "parto" de una estatua fálica en medio de una especie de baile tribal, que me pareció fuera de lugar, la verdad.

Anónimo dijo...

Revidada la escena de los ¨dedos¨. Efectivamente Mastroianni compone una mano humana casi perfecta (no un brazo) y acaba alejándose mientras le cuenta a su partenaire en un diálogo secundarios (se va alejando de la escena) que le costó mucho componerla. Una película una tanto aburrida y efectista basada en un libro difícil de localizar hoy en día. Con la escena de los moros tocaniños, la de la ¨unica virgen de Palermo¨ y la del tipo aplastado por el tanque ya te tienes vista la película.

alanbrooke dijo...

Pues otra película que el Blog de usted me hace apuntar a la lista, pero creo que mejor me leo primero el libro de Malaparte para no perderme lo de los matices.

Sobre lo de la truculencia es típica de las historias de la postguerra en las naciones perdidas, pero mientras que las de "El Telón de acero" estaban "Censuradas" y si se contaban lo hacían con un tono más anticomunista que humano, y las de Alemania estaban silenciadas por el sentimiento de culpabilidad colectiva de los alemanes que impedía juzgarlos objetivamente...las de los italianos quedaron como el único modelo que se podía explotar.

Hay una novela de Morris West titulado "La Salamandra" que meciona bien lo que fué el trauma de esos días. Y otra aún mejor en cuanto a valor documental: Los Hijos Del Sol

Von Kleist dijo...

Buenas Alanbrooke

Es verdad que el cine italiano de la posguerra sea posiblemente el mejor a la hora de reflejar el trauma de la guerra, especialmente por la magnífica "Roma, Cita Aperta" de Rosselini. Pero en este caso estamos ante un film de los 80, con bastante tiempo para la vista retrospectiva. Por lo que he leido sobre la obra de Malaparte, es bastante parecida a como se refleja en la película: mucho toque efectista y también uso reiterado de la truculencia como recurso narrativo.

Saludos

dafne dijo...

la aviadora no es Claudia Cardinale!!!

Von Kleist dijo...

Buenas Dafne

Correcta tu apreciación, la Cardinale interpreta a la princesa Caracciolo. Procedo a editar la entrada.

Saludos

Von Kleist dijo...

Buenas Juan

Pues a mi me parece una película un tanto efectista, aunque eso sí, tiene partes que son muy creibles. Pero el tono excesivamente amarillista de la historia le resta puntos.

Saludos