BIENVENIDO

Gracias por visitar este Blog.

Se pueden publicar comentarios en cualquier reseña. Para consultar reseñas antiguas, solo tienes que pinchar en "Listado Alfábetico de las películas del Blog".

Todos los comentarios serán contestados. Para plantear dudas, sugerencias o cuestiones puedes enviar un e-mail a: sgmcine@hotmail.com

Actualmente hay 357 reseñas publicadas.

jueves, 26 de abril de 2007

El Paciente Inglés (The English Patient)

El Paciente Inglés (1996)

El relato comienza en Egipto, en el año 1938. Un grupo de exploradores y egiptólogos recibe la visita de Geoffrey Clifton (Colin Firth) y su esposa Katharine (Kristin S. Thomas), un matrimonio inglés encargado de elaborar mapas topográficos de Egipto con fines militares. Años mas tarde, en Italia un misterioso paciente gravemente quemado a causa de una accidente aereo y que ha perdido la memoria, es atendido en un monasterio deshabitado por la enfermera Hana (Juliete Binoche). El paciente es el conde Lazlo de Almasy (Ralph Fiennes), que vive en una semiagonia, y no deja de evocar los dramáticos sucesos de su pasado, avivados por la aparición de David Caravaggio (Willem Dafoe), un antiguo espía canadiense que parece conocer la verdadera identidad del conde Stasy.

Después de concluir un rodaje, cayó en manos del realizador Anthony Minghella un ejemplar de la novela del escritor Michael Ondaatje The English Patient, cuya lectura fascinó a Minghella, quien inmediatamente decidió que era una historia que había que llevar al cine. La novela construía un relato ficticio de espionaje y amor en tiempos de guerra en torno a la figura del personaje real del conde Laszlo de Almasy. Este era un noble de origén húngaro, además de un famoso explorador y egiptólogo, que durante la guerra trabajó al servicio del Abwerh, y que llegó a colaborar con el servicio de inteligencia de Rommel en el Norte de África, dados sus extensos conocimientos sobre la geografía norteafricana. Aunque, naturalmente, el guión del film siguió la novela en el sentido de introducir varios hechos ficticios, para presentar una visión mucho más romántica del personaje de Almasy, que poco tiene que ver con la biografia del personaje real.

En cuanto a la calidad del film, hay que decir que, pese a ser la auténtica triunfadora en los Oscars de 1996, alzándose nada menos que con 9 estatuillas, “El paciente inglés” es una película bastante irregular. Es innegable que Minghella logró plasmar en la pantalla escenas de una gran plasticidad visual y cierto lirismo, pero también resulta evidente que el realizador se recrea demasiado en determinadas partes de la historia, especialmente en lo tocante al adúltero romance que se establece entre Almasy y la inglesa Katherine. Esto se traduce en que el ritmo de la narración se haga excesivamente lento hacia la mitad del metraje, y que el uso de los reiterados flashbacks no contribuya precisamente a dotar de coherencia y agilidad al relato. Además, las distintas subtramas que se superponen entre el tiempo pasado y el actual, hacen que el papel de algunos de los personajes secundarios, especialmente el del espía Caravaggio, quede muy desdibujado.

A lo anterior se une el hecho de que algunas partes de la narración resultan directamente soporíferas, sobre todo porque redundan demasiado en el tema de los amores imposibles, especialmente en lo tocante a la relación que se establece entre la enfermera Hana y el agonizante Almasy. Da la impresión que la historia, con unas gotas menos de pasteleo romántico y un mayor vigor narrarivo, habría ofrecido mucho más de sí. Y es que a Mighella, al igual que le pasó con Cold Mountain, se le da mejor dotar de belleza visual a sus historias que de pulso narrativo. Sin duda, lo mejor de la película son los veinte minutos finales, donde por fin el argumento logra recuperar el interés, y la historia se cierra de una forma bastante digna. En el plano interpretativo, yo destacaría por encima de todo a Ralph Fiennes, estupendo en el papel de Conde Almasy, a y Juliet Binoche como la enfermera canadiense, pues ambos ofrecen una interpretación bastante sólida en sus respectivos papeles.

En resumen, da la impresión “El paciente inglés” fue una película bastante sobrevalorada en su momento, y más que probablemente laureada en exceso. Un título que no termina de carburar en el plano narrativo, aunque sin duda cuenta también con algunas virtudes en su haber, sobre todo visuales. En cualquier caso, para mi gusto, está lejos de ser uno de los clásicos del cine.

Calificación: 5,5/10

11 comentarios:

alanbrooke dijo...

¡HATA QUE POR FIN ALGUIEN LO DICE!

Y muy cierto que mejora en los últimos minutos, pero lo demás...creo que el mejor mérito de Finnes fué sacar adelante algo así...no me parece fácil

Von Kleist dijo...

Hola de nuevo Alanbrooke

Me alegro de que coincidas conmigo. Creo que este es el típico film que todo el mundo, tras verlo, dice "Es precioso" aunque por dentro piensan "menudo tostón". Envoltorio brillante, pero contenido algo hueco.

Saludos

kike dijo...

Von Kleist conincido con vos. Resulta dificil creer que haya sido tan galardonada. No es una pelicula mala pero le falta ritmo y la verdad se me hizo larga.
Saludos a todos desde Argentina.

Wittmann dijo...

¡Hola Kleist!

Creo que tu comentario resume perfectamente todo cuanto se puede opinar de este film. Lo he visto recientemente y como lo que he visto me parecía una novela amorosa más que cine bélico, el aburrimiento fue la tónica general. Tu lo sintetizas perfectamente: bonito, pero no hay nada más. Desde luego, ya el principio del que parte y la ambientación general incitan a pensar que se trata de algo de cualquier cosa menos bélico.

Por cierto, hay recientes descubrimientos científicos sobre el personaje de Stasy que revelan sorprendentes actividades y amoríos que en nada se asemejan a los de la película. Intentaré incluir alguno cuando la comente en mi blog.

Un saludo Kleist.

Von Kleist dijo...

Buenas Wittman

Digamos que la película hace una adaptación bastante "libre" del personaje histórico del Conde Almasy. Un retrato mucho veraz de este apasionante egiptólogo, oficial de inteligencia y explorador es que el se ofrece en la producción alemana "Rommel llama a El Cairo", que puedes encontrar comentada en el blog.

Por lo demás, Minghella aqui se recrea demasiado en lo visualmente bello, pero sin historia que lo respalde adecuadamente. Ese es el principal problema del film.

Saludos

Wittmann dijo...

Hola Wittman.

Coincido contigo en esa parte final. Las anécdotas acerca de la vida de ALMASY (perdón por el lapsus del comentario anterior) las he podido leer recientemente en una revista sobre ese tema. Por cierto, gracias por la recomendación: la incluiré en mi amplio catálogo de películas pendientes de ver.

Saludos.

Von Kleist dijo...

Buenas Wittman

Encantado de serte de utilidad, y espero que me comentes que te parece "Rommel llama a El Cairo" en su debido momento.

Saludos

Anónimo dijo...

Hola, soy Soledad. Ciertamente no es un cine en rigor que trate el tema de la guerra, pero personalmente me gustaron los detalles puestos por Minghella, que captura la atencion en las imagenes tan bien elaboradas.

Von Kleist dijo...

Buenas Soledad, bienvenida al blog.

Como apunto en la reseña, la plasticidad y belleza paisajística que logra Minghella en varias secuencias del film es innegable. Lástima que la historia que hay detrás no esté del todo bien desarrollada. De haber sido asi, habriamos estado ante un clásico intemporal de Hollywood.

Saludos

Anónimo dijo...

Os falta sensibilidad para entender la película.supongo que sois mas de stallone.

Von Kleist dijo...

Hola anónimo

Personalmente no soy fan de Stallone (aunque "Rocky" es un título decente). Pero al menos fundamento en algo mis opiniones.

Saludos