BIENVENIDO

Gracias por visitar este Blog.

Se pueden publicar comentarios en cualquier reseña. Para consultar reseñas antiguas, solo tienes que pinchar en "Listado Alfábetico de las películas del Blog".

Todos los comentarios serán contestados. Para plantear dudas, sugerencias o cuestiones puedes enviar un e-mail a: sgmcine@hotmail.com

Actualmente hay 357 reseñas publicadas.

jueves, 17 de marzo de 2011

Los chicos de San Petri (Drengene fra Sankt Petri)

Los Chicos de San Petri (1991)

La historia comienza en Dinamarca, en el verano de 1942. Los hermanos Lars y Gunnar Baltrup, son dos jóvenes de familia acomodada que, junto a otros compañeros de estudios de la escuela de San Petri, forman un grupo de resistencia juvenil que realiza actos contra las tropas de ocupación, que en principio solo llegan a la categoría de gamberradas. Sin embargo, las cosas se complican cuando Lars conoce a Otto Hvidmann, un jóven de origen humilde que se une al grupo, proporcionándoles armas robadas a los alemanes. Esto hará que a partir de ese momento, el grupo emprenda auténticas misiones de sabotaje, aumentando considerablemente el peligro de sus actividades.

Con Los chicos de San Petri, el realizador danes Søren Kragh-Jacobsen adaptó para la gran pantalla la historia real de un pequeño grupo juvenil de resistencia formado por estudiantes de la escuela de San Petri, cuyas actividades de sabotaje en el verano de 1942 y posterior encarcelamiento en la prisión de Aalborg, despertaron la conciencia de la sociedad danesa, que hasta ese momento había aceptado sin discusión la ocupación alemana. Sobre esta base, Kragh-Jacobsen construye un interesante relato sobre unos chicos inconformistas e idealistas, que hicieron acopio de un enorme valor para rebelarse, no solo frente a la ocupación, y la humillación de su patria, sino también frente a la desidia de sus mayores, que aceptaron sin protestas el nuevo status quo. En ese sentido, la historia combina los elementos típicos del cine sobre la resistencia, con otros propios del cine sobre la rebeldía juvenil, y en ese aspecto se aprecia claramente la influencia de un título anterior como El Club de los Poetas Muertos, especialmente patente en la parte dedicada al emotivo desenlace de la historia.

Aparte de lo anterior, la película tiene varios aspectos bastante estimables, empezando por las buenas interpretaciones del joven elenco de actores protagonistas, que saben dotar de gran naturalidad a sus respectivos papeles. Tambien me gustó la agilidad de la narración, y el esmerado aspecto visual del film, que incluye una notable labor de ambientación y una elegante fotografía que logra trasladar al espectado a la época que se retrata en la pantalla. Entre los aspectos menos brillantes, principalmente hay que señalar que la película no llega a profundizar en el aspecto personal de los protagonistas, ni en las motivaciones que les impulsan a actuar como lo hacen. En vez de ello, la historia prefiere centrarse en describir las acciones de sabotaje que realizan los chicos, pero sin darle un mayor trasfondo humano a las mismas. Por esta razón, el desarrollo de los personajes resulta demasiado esquemático e insuficiente. Una pena, porque de haberse cuidado más ese aspecto del guión, habríamos estado ante una gran película.

Pese a ello, hay que reconocer que Los Chicos de San Petri es una más que digna producción escandinava sobre el tema de la resistencia, y ofrece un relato bastante ameno de seguir para el espectador. Un film no del todo redondo, pero sí que bastante estimable y de buena factura tanto formal como visual. Recomendable.

Calificación: 6/10

9 comentarios:

miquel zueras dijo...

Una película muy atractiva. Me gustó cuando al inicio parece todo formar parte de un juego hasta que el "juego" se pone peligroso de verdad como en la escena del sabotaje al tren. Es bastante controvertido el papel de Dinamarca durante la ocupación ( en el 45 los soviéticos querían calificarla como "nación colaboracionista")y el famoso realizador Theodor Dreyer se refirió a aquellos años. "los de mirar hacia otro lado cuando veíamos alemanes". Saludos. Borgo.

Von Kleist dijo...

Buenas Miquel

Gracias por el comentario. Como dices, lo que en principio comienza casi como un juego de gamberradas juveniles se va convirtiendo poco a poco en algo más peligroso. En ese aspecto eché en falta que la película ahondara algo más en como los chicos se deciden a afrontar mayores peligros, pues es un aspecto que se trata muy de pasada.

Sobre la ocupación de Dinamarca, es cierto que esta tuvo un carácter muy sui generis en el caso danés. El hecho de ser una nación con muchos lazos con Alemania, el que los alemanes respetaran formalmente sus instituciones políticas, e imagino, que el propio caracter nórdico, influyó en que no se manifestara mucha oposición en principio. Por eso lo de mirar a otro lado me parece un comentario bastante atinado.

Saludos

Conde de Salisbury dijo...

No he tenido ocasión de ver la película pero parece que merece la pena hacer el esfuerzo. Solo comentar una cosa con respecto a la ocupación de Dinamarca. El pequeño país fue capturado tan rápidamente que ni el rey ni el gobierno tuvieron la ocasión de escapar, por lo que no pudieron declarar la guerra a Alemania y organizar una resistencia interior o exterior desde las islas británicas como noruegos, holandeses, belgas o polacos (el ey de Bélgica tampoco huyó a Londres y lo acabó pagando en la posguerra). En esa situación de ocupación, no declaración de guerra y no gobierno en el exilio, Dinamarca estaba en un limbo curioso. De todas formas se le acabó consedirando país aliado, la flota mercante danesa se unió en su mayoría al esfuerzo bélico aliado y desde 1941 los británicos permitieron a los ciudadanos daneses alistarse en sus fuerzas armadas, preferentemente en el regimiento "Buffs", cuyo coronel era el rey de Dinamarca.

Von Kleist dijo...

Buenas Lord Conde

Te recomiendo que veas la película, porque está bastante entretenida y además trata un tema muy poco trillado, de hecho solo recuerdo otra película sobre la resistencia danesa, la reciente Flame y Citron.

En cuanto a lo que dices, es verdad que la rápida ocupación de Dinamarca fue otro factor a tener en cuenta. Pero la población aceptó más bien pasivamente la ocupación durante los primeros años de la misma. Y el hecho de ser un país histórica y geográficamente bastante ligado a Alemania seguramente tuvo mucho que ver. Además, insisto, los alemanes le impusieron al gobierno de Conpenhage unas condiciones de paz bastante razonables. Creo que fue un conjunto de factores lo que hizo que en principio la población danesa aceptara relativamente de buen grado a los alemanes.

Saludos

Conde de Salisbury dijo...

Estimado Herr Kleist: Aunque ciertamente la ocupación alemana de Dinamarca fue bastante suave en sus primeros años y su gobierno cooperó, se vio obligado a cooperar que remedio, con las autoridades nazis, no estoy tan seguro de una general benevolencia de la población. Es cierto que muchos daneses fueron engatusados por la retórica pangermánica y sirvieron en las unidades de las SS, pero también había sectores de la población que no olvidaban la humillación de la guerra de los ducados en 1864 que les arrancó Holstein.
He tenido ocasión de leer la biografía de un joven danés que sirvió en las fuerzas especiales británicas, Andy Lassen (Mike Langley, Anders Lassen, V.C., M.C., of the S.A.S., la edición en rústica por Grafton en 1990) y una de las cosas que llama la atención es su odio contra los alemanes (él tenía sangre alemana y alguno de sus primos lejanos estuvo implicado en el atentado contra Hitler), compartido por su hermano que militó en la resistencia. El joven Lassen recordaba la muerte de algún antepasado en la lejana contienda y no la perdonaba. Es un caso individual pero tal vez su experiencia fuera compartida por más gente.

Von Kleist dijo...

Buenas Lord Conde

No dudo que en Dinamarca hubiera ciudadanos bastante contrarios a los alemanes. Pero lo cierto es que desde 1940 hasta finales de 1942, los actos de resistencia o sabotaje frente a la ocupación fueron bastante aislados y puntuales. Y lo cierto es que muchos voluntarios daneses sirvieron en la SS. El tema racial supongo que, como dices, sedujo a una parte de la población.

En conclusión, está claro que el caso de la ocupación de Dinamarca fue un tanto sui generis, y presenta varios matices que no se dieron en el resto de naciones ocupadas por Alemania durante la II GM.

Saludos

Anónimo dijo...

donde se puede ver o descargar esta película?? por los comentarios se deduce que es muy buena!!

Von Kleist dijo...

Buenas anónimo

Supongo que si la buscas con google para visionado online debe estar colgada por la red. Si no, prueba con un programa tipo emule o similar.

Saludos

Anónimo dijo...

Es una de mis películas preferidas.
Respecto a que no ahonda en por qué se tornan sus acciones más serias, yo pienso que el personaje clave de ello es Otto, un joven obrero, sin una vida tan acomodada como la de los otros protagonistas y tal vez, por ese motivo, con mayor conciencia.