BIENVENIDO

Gracias por visitar este Blog.

Se pueden publicar comentarios en cualquier reseña. Para consultar reseñas antiguas, solo tienes que pinchar en "Listado Alfábetico de las películas del Blog".

Todos los comentarios serán contestados. Para plantear dudas, sugerencias o cuestiones puedes enviar un e-mail a: sgmcine@hotmail.com

Actualmente hay 357 reseñas publicadas.

miércoles, 23 de marzo de 2011

Trenes rigurosamente vigilados (Ostre sledované vlaky)

Trenes rigurosamente vigilados (1966)

La historia nos sitúa en el pueblo ficitio de Kostomolaty, Checoslovaquia, a finales de 1944. Siguiendo los pasos de su padre, el joven checo Milos Harma, descendiente de una larga saga de perdedores, ingresa en la compañía de ferrocarriles para trabajar como guardagujas en la estación del pueblo. Mientras en la estación se suceden una serie de situaciones estrambóticas, y en el frente las fuerzas alemanas retroceden, Milos comenzará a verse frustrado en su despertar sexual al comprobar que sufre eyaculación precoz. Al mismo tiempo, la resistencia local planea hacer volar uno de los trenes militares alemanes a su paso por el pueblo, para lo cual requerirán la colaboración de Milos.

Trenes rigurosamente vigilados fue la ópera prima del realizador checo Jirí Menzel, con un guión basado en la novela homónima del escritor Bohumil Hrabal, en cuya adaptación trabajó el propio Menzel conjuntamente con el autor del libro. El rodaje de la película tuvo lugar en escenarios de la propia República Checa, y alcanzó tras su estreno un notable éxito comercial en su país, llegando incluso a alzarse con el Oscar a la mejor película extranjera en la edición de 1967 de dichos premios. Sin embargo, posteriormente el tono irreverente y sardónico de la película de Menzel se consideró demasiado transgresor para la ortodoxia comunista de la época, de modo que tras los episodios de la Primavera de Praga en 1968, la película fue prohibida en Checoslovaquia.

Entrando a analizar el film, he de decir que, pese a que esta película es considerada como uno de los denominados títulos “de culto”, personalmente no me terminó de satisfacer. La narración contempla una peculiar mezcla de comedia entre costumbrista y surrealista, drama y elementos bélicos, sazonados con unas leves gotas de erotismo. Una mezcla bastante inusual que a mi modo de ver no cuaja en pantalla. Y en ello tiene mucho que ver el hecho de que las distintas líneas argumentales que la historia va presentado (especialmente la relativa al despertar carnal del protagonista) se superponen entre sí sin demasiado sentido, por lo que da la impresión que la película carece de una estructura determinada. Y ello pese a la presencia de algunas secuencias satíricas bien resueltas y a las buenas interpretaciones de los actores principales. Sin embargo, considerada en conjunto, encuentro que la parte dramática de la narración no termina de conmover, y a la parte de comedia le faltan unas mayores dosis de coherencia y comicidad para hacer reir al espectador. Y lo cierto es que hay bastantes escenas pretendidamente cómicas a las que es difícil encontrarles la gracia.

Al final, el conjunto de la historia se presenta como una colección, más bien deslavazada, de momentos de sátira desigualmente resueltos que se intercalan con los episodios acerca del proceso de maduración sexual del protagonista. Por ello, Trenes rigurosamente vigilados parece un producto típico del denominado cine de Arte y Ensayo, que al espectador medio probablemente entusiasmará o dejará frío. En mi caso, desde luego encontré más de lo segundo que de lo primero. Una historia original, que ofrece algún momento cómico inspirado, pero poco más.

Calificación: 5,5/10

4 comentarios:

miquel zueras dijo...

La película no le hace justicia. Yo recomiendo la novela (de la que hice una portada para Argentina) Este autor dedicó una parte de su "Yo que he servido al Rey de Inglaterra" (una película mucho mejor) a las poco conocidas Lebensborn nazis. Saludos. Borgo.

Von Kleist dijo...

Buenas Miquel

No he tenido ocasión de leer la novela, aunque dado el tipo de narración del que se trata, estoy seguro que es la típica historia que funciona mejor leída que vista en pantalla. La verdad es que, pese a que hay muy buenas críticas sobre el film, personalmente no terminé de encontrarle el punto. Aunque reconozco que hay alguna escena graciosa como la denuncia de la madre ante las autoridades por las "marcas de tampón" en las nalgas de su hija.

Me apunto el título que mencionas, parece interesante. Gracias por el comentario.

Saludos

Conde de Salisbury dijo...

A mí me pasó lomismo, después de leer muy buenas críticas la película me decepcionó. Y, lamento no coincidir con Miquel, pero "Yo serví al rey de Ingalterra" me pareció lamentable. No fui capaz de encontrarle la más mínima gracia.

Von Kleist dijo...

Buenas Lord Conde

Como le apuntaba en mi respuesta a Miquel, me da la impresión de que esta es una historia que leida en una novela resulta muy estimulante para el lector, pero es muy dificil de trasladar a la pantalla sin que se pierdan los matices que contiene el libro. A mi me pareció que peca demasiado del tono "mágico-realista" y la verdad es que no me convenció en absoluto.

Saludos