BIENVENIDO

Gracias por visitar este Blog.

Se pueden publicar comentarios en cualquier reseña. Para consultar reseñas antiguas, solo tienes que pinchar en "Listado Alfábetico de las películas del Blog".

Todos los comentarios serán contestados. Para plantear dudas, sugerencias o cuestiones puedes enviar un e-mail a: sgmcine@hotmail.com

Actualmente hay 357 reseñas publicadas.

martes, 1 de marzo de 2011

El Discurso del Rey (The King's Speech)

El Discurso del Rey (2010)

Tras hacerse patentes sus problemas para hablar en público, debido a la tartamudez que sufre desde la infancia, el Principe Alberto (Colin Firth), Duque de York, pasa por distintos especialistas en tratamientos del habla intentando solucionar su problema. Todos sus intentos serán infructuosos hasta que conoce al excéntrico terapeuta Lionel Logue (Geoffrey Rush), un australiano cuyos poco ortodoxos métodos para tratar la tartamudez de su paciente comienzan a dar resultados. Pronto, la ayuda de Lionel se irá haciendo imprescindible para Alberto, especialmente cuando la abdicación de su hermano Eduardo por su relación con la divorciada Wallis Simpson, hace que el príncipe se convierta en el Rey Jorge VI, debiendo dar un importante discurso radiado a la nación cuando el Reino Unido decide entrar en guerra para detener los avances de Hitler en Europa.

Hago con esta reseña un pequeño parón en mi serie de comentarios sobre el cine de los años 40 y 50, para volver la vista sobre la reciente triunfadora en la gala de los Oscars de este año. El film se basa en una historia concebida por el escritor David Seidler, quien sufrió tartamudez en la etapa de su niñez y se sintió fascinado al conocer la historia del problema de dicción del Rey Jorge VI y la relación de amistad que llegó a entablar con el terapeuta del habla Lionel Logue, hasta el punto de que decidió escribir un guión para trasladar dicha historia al cine. Tras darle varias vueltas proyecto, una vez que tuvo listo el esbozo del guión, envió el mismo a varias productoras londinenses, que inmediatamente aceptaron llevarlo a la pantalla, captando el potencial de la historia para el público en general. La película obtuvo rápidamente un gran éxito de público y crítica, haciéndose acreedora de 4 Oscars, incluyendo el de mejor película, en la edición de este año.

En cuanto a la valoración del film, hay que comenzar diciendo que “El Discurso del Rey” es el típico ejemplo de una historia que eleva varios puntos su interés original gracias a lo acertado de un reparto en estado de gracia. Colin Firth borda su papel del inseguro y amedrentado príncipe Alberto, un hombre marcado por una infancia infeliz, por estar a la sombra de su hermano, y por su defecto del habla. Frente a él, un inmenso Geoffrey Rush, que encarna a la perfección al terapeuta formado en la escuela de la vida, un personaje dotado de las necesarias gotas de excentricidad y enamorado de la obra de Shakespeare, que está decidido a que su paciente mejore al precio que sea. Y por encima de todo, la película es un canto a la amistad, que irá surgiendo entre ambos hombres, y que les hará sobreponerse a sus respectivas limitaciones iniciales. En ese sentido, el desarrollo de la historia resulta no solo interesante, sino muy atractivo para el espectador, gracias a unas bien dosificadas notas de humor, y también a las innegables dotes dramáticas del duo protagonista, que logran imprimir a sus respectivos personajes el registro más adecuado a cada momento de su interpretación.

No obstante, también hay que señalar que “El Discurso del Rey” se queda lejos de llegar a la categoría de una obra maestra. Para empezar, la temática desde luego no resulta del todo original, ya que viene a ser una variación del film de 1994 La locura del Rey Jorge. Por otro lado, el aspecto narrativo y visual es simplemente correcto, en el sentido de que la película no intenta innovar ni sorprender, y el desarrollo de la trama resulta más bien previsible, por lo que tampoco deslumbra al espectador. Finalmente, aunque la ambientación y la puesta en escena llevan el indudable sello artesanal propio del cine británico, tampoco es una película que destaque especialmente en esos aspectos, por lo que considerada en conjunto, puede decirse que es una película que agrada, más que entusiasma, al espectador.

En resumen, puede decirse que “El Discurso del Rey” ha tenido en cierto modo el mérito de haber sido un rayo de buen hacer cinematográfico dentro del panorama mayoritariamente gris del cine actual. Una película de actores, por encima de todo, y narrada con agilidad. Sin llegar a ser una gran obra, hay que reconocerle el mérito de saber conectar con el espectador y contar una historia con amenidad. Un título que no deslumbra pero, sin duda, recomendable.

Calificación: 7/10

18 comentarios:

Piru dijo...

Es una muy buena película con muy buenos actores y un tratamiento técnico realmente cuidado, pero es que no decimos nada nuevo si tomamos en consideración que estamos hablando de una película inglesa.
Más que una obra maestra es una película preciosa sin grandes pretensiones.
Sin duda son excesivos los 4 oscaras que se ha ganado y el bombo que se le dió: sorprende que Cisne Negro y Valor de ley no hayan ganado alguna cosa más.
El discurso final, que da título a la película, es emocionante

miquel zueras dijo...

Me ha gustado pero estoy de acuerdo que no llega a entusiasmar como suele suceder en la cinematografía inglesa, buena factura pero que no llega a impactar.
He leído sobre un proyecto interesante: Jude Law en el papel del hermano de Jorge, Eduardo y sus amistades filonazis durante la guerra. Saludos. Borgo.

Luis Vargas dijo...

Totalmente de acuerdo buena pelicula pero no pasa de ser solo una buena pelicula. Se me hace exagerado que haya sido la mejor del año. Interesantes metodos para hacer a alguien hablar bien, los 9 minutos del discurso lo mas emocionante de la peli.

saludos!

Von Kleist dijo...

Buenas y gracias por los comentarios

Piru, como bien dices, es una película de actores y con un pulcro aspecto formal y técnico. Pero ciertamente, el que se haya llevado 4 Oscars dice mucho -y no para bien- del nivel del cine actual. He visto El Cisne Negro y es una película que está bien, aunque tampoco sea de sobresaliente. No he tenido ocasión de ver Valor de Ley, pero imagino que andará por el mismo nivel. En cuanto al discurso final, coincido contigo, llega a emocionar, más que por el contenido, por la forma en que Jorge VI logra superar sus miedos.

Buenas Miquel. Veo que coincidimos en este punto. Con el cine británico me pasa precisamente eso, que me agrada su esmerada factura formal y visual, pero le suele faltar siempre un punto mayor de amenidad y/o originalidad para llegar a entusiasmarme. El proyecto que mencionas tiene muy buena pinta (Jude Law es un actor que me encanta), a ver si hay suerte y sale adelante.

Luis Vargas, como apuntaba antes, al cine británico le falta ese "plus" para llegar a entusiasmar, aunque hay que reconocer que suelen producir buenas películas históricas de este estilo. Personalmente no creo que sea la mejor del año ("La Red Social" me parece mejor, por ejemplo), aunque quizás haya tenido el mérito de ser un poco el "tuerto en el reino de los ciegos". En cuanto al discurso, estoy de acuerdo contigo, condensa lo mejor del film.

Saludos

Alejandro dijo...

Yo la pude ver en el cine y fue una de esas películas que se merece hasta el último penique de la entrada. La interpretación de los 3 principales actores es impecable. El guion está muy logrado porque nunca pierde el rítmo.

Otra cosa es que el nivel de cine actual sea francamente mejorable. El año pasado no paré de oir maravillas del 3D (¿Qué ha sido de esto?), pero parece que siempre va en detrimento de la historia...

Saludos.

Von Kleist dijo...

Buenas Alejandro

Encantado de verte nuevamente por estos lares. Tienes mucha razón en lo que comentas, es una de esas películas que enganchan de principio a fin, y con unos actores en estado de gracia. Solo por eso, ya es superior a las tres cuartas partes de las películas del último lustro.

En cuanto a lo del 3-D, ya he comentado en alguna ocasión que me parece un remedio tecnológico a la falta de ideas originales en el cine actual. Puede ser un buen complemento visual en algunas películas, pero no me parece desde luego que sea la panacea.

Saludos

Anónimo dijo...

>>No he tenido ocasión de ver Valor de Ley,>>>

No se pierde nada, créame.

Guillermo de Almagro dijo...

Estoy de acuerdo con tus comentarios, una pelicula que buenos actores la elevan sobre las limitaciones de la historia simple. Es una pelicula que uno sale satisfecho de la sala pero no creo que sea un clasico.
Los 4 premios pueden sonar exagerados pero las otras tampoco son geniales.
Respecto de la pelicula de los Hermanos Coen esta muy bien, pero es una remake.
La que mas debe haber aplaudido esta pelicula es Su Majestad Britanico, al Sr Firth pronto lo haran caballero.
Como siempre gracias por tu sitio. Saludos argentinos.

Von Kleist dijo...

Buenas Guillermo

Coincido plenamente con lo que apuntas en tu comentario. Si El Discurso del Rey ha brillado tanto, en gran medida, por aquello de ser "el tuerto en el reino de los ciegos". Y es que en la época actual, cualquier película que esté hecha con un mínimo de talento y oficio le saca varios cuerpos a la media del resto de film hipertrofiados de efectos digitales y vacios de contenido.

En cuanto a lo de Colin Firth, que lo hagan Sir, pero ya..., se lo merece. ;)

Saludos

rapafer dijo...

Me gustaron mucho las interpretaciones de los actores así como la ambientación general.
Eché de menos más alusiones al convulso contexto histórico. De todas formas, creo que todavía está por hacer una gran película sobre la historia de Eduardo y Wallis Simpson, la cual tiene a nivel socio-histórico más interés, empezando por sus conocidas veleidades filonazis.
Por cierto, detalle simpático de la película fue cuando Derek Jacobi, haciendo de arzobispo de Canterbury, le dice que él podía haberle ayudado a arreglar sus problemas con el habla. No nos olvidemos que Derek Jacobi hizo de protagonista en la serie "Yo, Claudio", así que el tema de la tartamudez lo conocía mejor que nadie.

Von Kleist dijo...

Buenas Rapafer

Es cierto que Eduardo es uno de esos personajes a la espera de una película. Aparte de por el escándalo que supuso su renuncia al trono y su relación con Wallis Simpson, el que el rey de Gran Bretaña tuviera esas inclinaciones favorables al nazismo daría mucho juego en un film.

No había caido en lo de Jacobi, realmente, es un detalle simpático...;).

Saludos

Lidia - Nutricionistas dijo...

Es una película que se debería ver en versión original ya que el tema principal es la tartamudez del protagonista, Bertie, de modo que con el doblaje se perderán muchos juegos de palabras que realiza junto con otros ejercicios para superar su defecto. En ese sentido me ha recordado ligeramente a My Fair Lady. Pero no sólo de tartamudez trata la película, este problema sirve como "excusa" para indagar en cosas más interesantes como el cómo nos afecta lo que espera de nosotros la sociedad, los traumas de nuestra infancia, o la enorme responsabilidad y carga que es ser rey sin querer serlo.

Von Kleist dijo...

Buenas Lidia

Es muy cierto lo que dices. Yo ya he comprobado, tras ver bastantes películas y series en V.O. que muchas veces se produce el efecto "lost in translation" se pierden matices interpretativos e idiomáticos que en versión original tienen más fuerza. Este es un claro ejemplo.

En cuanto a lo que dices respecto a la variedad de temas que abarca la película, es muy cierto que toca todos esos aspectos que mencionas, y yo añadiría uno: el del valor de la amistad.

Saludos

Tiendas de animales Zaragoza dijo...

Una pelicula diria imprescindible para cualquier amante del cine, del buen cine. Una pena que el actor principal no obtuviera el oscar que merecia sin duda.

montefusco dijo...

También estoy de acuerdo con que fue una muy buena película en la factura de los detalles, la conducción dramática, las actuaciones. Pero la segunda guerra mundial aparece solo marginalmente en la escena final.

Por suerte se evita caer en la satanización excesiva del "filonazismo" de Eduardo VIII, que se presta para clisés fáciles, aunque a Wallis se le presenta como una libertina.

Von Kleist dijo...

Buenas montefusco

Sin duda, este es uno de esos productos de esmerada factura narrativa y formal, tan propios del cine británico, que además, tuvo la suerte de sobresalir de la media en un año plagado de estrenos mas bien de baja calidad.

Respecto a lo que dices, como apuntaba en otro comentario, ciertamente que Eduardo merecería un biopic aparte, porque es de esos personajes tan controvertidos que realmente son un "filón" para el cine, lástima que hasta el momento no se haya hecho nada al respecto.

Saludos

Calcicolina dijo...

Personalmente la pelicula no me parece tan increible como la pintaron, si las interpretaciones son sublimes, pero la historia tan solo cuenta la historia y poco más. Se podria decir que se queda corta para tanto buen actor como aparece.

Von Kleist dijo...

Hola Calciolina

Coincido contigo en lo que dices. Sin duda estamos ante una película de esmerada factura y buenas interpretaciones, pero tampoco es ninguna maravilla. Una historia sencilla que funciona bien en pantalla, y que entretiene, pero quizás, dado el poco nivel de las producciones recientes, por eso ha destacado más.

Saludos