BIENVENIDO

Gracias por visitar este Blog.

Se pueden publicar comentarios en cualquier reseña. Para consultar reseñas antiguas, solo tienes que pinchar en "Listado Alfábetico de las películas del Blog".

Todos los comentarios serán contestados. Para plantear dudas, sugerencias o cuestiones puedes enviar un e-mail a: sgmcine@hotmail.com

Actualmente hay 358 reseñas publicadas.

miércoles, 2 de noviembre de 2011

Amarga Victoria (Bitter Victory)


Amarga Victoria (1957)

La historia nos sitúa en Africa del Norte. El mayor del ejercito británico David Brand (Curd Jürgens) recibe la misión de liderar un comando que deberá infiltrarse tras las lineas enemigas y asaltar el cuartel general alemán en Bengasi, con el objetivo de robar unos importantes documentos secretos. Todo se complica cuando a Brand le asignan como segundo oficial al Capitán Leith (Richard Burton), quien años atrás había mantenido un romance con la esposa del mayor, Jane. Esto hará que la rivalidad y la tensión entre ambos hombres vaya creciendo progresivamente, llegando a su punto álgido cuando surgen dificultades que ponen el peligro la supervivencia del comando durante el trayecto de vuelta de la misión.

Amarga Victoria fue el primer trabajo europeo del realizador norteamericano Nicholas Ray, uno de los directores más prestigiosos de Hollywood en la década de los 50, gracias a su participación en títulos que alcanzaron un gran éxito comercial como Johnny Guitar, y sobre todo, Rebelde sin Causa, película póstuma del gran actor James Dean, y que acabaría elevándolo a la categoría de mito. Precisamente, fue la prematura muerte de Dean, con quien Ray había trabado una estrecha amistad, la que iba a provocar una grave crisis personal al director, profundamente afectado por la muerte de su estrella. Por este motivo, tras dirigir en EEUU un par de películas que pasaron sin pena ni gloria, Ray decidió emigrar a Europa en busca de nuevos aires personales y profesionales. Una vez instalado en Francia, Ray iba a encargarse de la realización de este film, adaptación de una novela homónima de René Hardy, y que iba ser coproducido por estudios galos conjuntamente con la norteamericana Columbia. Tras el estreno de la película en el festival de Venecia de 1957, al parecer, el cineasta francés Jean Luc Godard afirmó, entusiasmado con el film: “El Cine es Nicholas Ray”.

Entrando a valorar la película, hay que decir que muy probablemente la valoración de Godard tuvo un importante componente de exageración. Ciertamente Amarga Victoria tiene varios aspectos interesantes en su haber, centrados principalmente en el buen hacer de su dúo protagonista, unos muy entonados Curd Jürgens y Richard Burton; así como presentar una historia en la que la acción bélica es un mero telón de fondo, que se usa como excusa para ofrecer una serie de reflexiones sobre diversos temas trascendentes, como el significado del verdadero valor, la cobardía, o incluso la actitud ante la muerte.

Sin embargo, la película también presenta aspectos poco pulidos que provocan que la historia no termine de funcionar bien en pantalla. Bajo mi punto de vista, esto es debido a que la rivalidad y la tensión sicológica entre los dos protagonistas, el Mayor Brand y el Capitán Leith, no fluye con la naturalidad deseable, sino que más bien se desarrolla con un punto de artificio que la hace poco creíble, e incluso forzada en más de un momento. Finalmente, se echa bastante en falta un mayor desarrollo del personaje de Jane, la protagonista femenina, pues su papel, en principio importante como agente provocador de la rivalidad entre los protagonistas, queda un tanto desdibujado. Pese a ello, hay que reconocer que el film tiene algunos diálogos bastante interesantes, y que las escenas de acción, pese a no pasar de tener un carácter meramente incidental en la trama, están correctamente filmadas, amén de contar con un interesante desenlace que eleva en buena medida la valoración general de la película.

En conclusión, puede decirse que Amarga Victoria es un film de cierto calado, pero quizás un tanto pretencioso, y en el que no todos los elementos narrativos están suficientemente bien perfilados como para ser un título redondo. Pese a ello, es una película estimable, sobre todo por su notable reparto, y por el hecho de ofrecer una historia con un punto de originalidad, no exenta de interés.

Calificación: 6/ 10

10 comentarios:

lola dijo...

Hola,
No he visto la película, pero desearía aclararte una cosa, la película póstuma de James Dean no fue Rebelde sin causa sino Gigante, que no llegó a terminar a causa de su fallecimiento en la carretera, algunas escenas que faltaban se filmaron con un doble.
Saludos,

Von Kleist dijo...

Buenas Lola

Seguramente no me expresé bien. "Rebelde sin causa" puede considerarse una película póstuma, puesto que James Dean fallecía una semana antes de que la película se estrenara en los cines, si bien es cierto que el rodaje estaba concluido cuando se produjo la muerte del actor. En cualquier caso, debe entenderse "estrenada postumamente".

Un placer leerte de nuevo por aqui, Lola.

Saludos

Anónimo dijo...

página con enlaces a pelis de guerra, pero pelis buenas, tipo "el tren" y cosas así. Las iré subiendo poco a poco..

www/wix.com/pelisgratis/guerra

Von Kleist dijo...

Buenas anónimo

Gracias por compartir el enlace siempre es bueno tener nuevas fuentes de acceso a las películas bélicas.

Saludos

Wittmann dijo...

Buenas Kleist.

Aún no la he visto pero por el reparto desde luego parece merecer la pena. La cuestión del aprovechamiento del ambiente bélico para introducir y ambientar otras historias es un recurso típico de aquella época que no nos debiera extrañar, como también lo es el hecho de que no se "expriman" tanto los personajes femeninos. Pese a todo parece no estar del todo mal.

Por cierto, hemos coincidido en el año de las películas que hemos comentado. Todo un honor compartir esa casual circunstancia.

Un saludo herr Kleist.

Von Kleist dijo...

Hola Wittman

Pues sí, en los años 50 se usó bastante el recurso de emplear el tema de la guerra como telón de fondo de reflexiones más profundas acerca del ser humano. En ese sentido, esta película va un poco en la linea de "El Baile de los Malditos", que se estrenó, además, por las mismas fechas. Te recomiendo que la veas, sobre todo por sus buenos intérpretes.

Ya veo que has comentado otra pélícula en tu blog, en breve me tienes por alli.

Saludos

miquel zueras dijo...

En mi libro sobre Nicholas Ray, uno de mis directores preferidos, dice sobre esta película: "Fue la primera antibélica y antiheróica después de la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo creo que Bitter Victory les gustará a los auténticos héroes".
Me gustó bastante pero el tiempo no la ha tratado muy bien. Además se echa en falta como dices una mayor atención hacia la protagonista femenina sobre todo tratándose de Ruth Roman, una gran actriz.
Curioso ver a Jurgens de oficial británico. Sólo hubiera faltado que coincidiera con John Wayne en un papel de oficial alemán. Saludos. Borgo.

Von Kleist dijo...

Buenas Miquel

Gracias por el comentario. Creo que tildarla de la primera película antibelica despues de la II GM es algo exagerado, porque ya hubo títulos similares coetaneos (como "El baile de los Malditos") o incluso anteriores con un marcado elemento antibélico, como "Objetivo, Birmania".

Es cierto que el paso del tiempo no la ha tratado bien, quizás porque la perspectiva antibélica relativamente novedosa en los 50 ya ha sido ampliamente superada en la actualidad. Por otra parte, me parece que al enfrentamiento de los protagonistas le falta un punto de naturalidad para ser más creible.

En cuanto a lo de Jürgens como oficial británico, en el film se explica que es de origen sudafricano, para explicar el acento del actor, bastante patente en la V.O. Y ahora que lo dices, no habria estado mal que Wayne y Jürgens intercambiaran papeles con "El Zorro de los Oceanos". Habria sido más convincente.

Saludos

Major Reisman dijo...

Buenas

Creo que un día voy a dedicar una entrada al tema de "triángulos amorosos" en el cine bélico.

Coincido contigo, falla el personaje femenino. No sé si es por la actriz o por el guión, o por ambas cosas. Burton lo hace bien, pero personalmente me quedó con la interpretación de Curd Jurgens, sobre todo cuando sobreviene la "crisis". ¡Y por fin no hace de alemán!

Saludos

Von Kleist dijo...

Hola Herr Major

Pues sí, es cierto que los triángulos amorosos han dado bastante de sí... incluso en el cine bélico.

Respecto al fallo del personaje femenino, creo que es problema del guión, que no lo desarrolla. Aunque es verdad que la actriz que lo hace tampoco transmite mucho. Respecto al duelo interpretativo Jurgens-Burton, es cierto que el primero está más entonado que el segundo, y que por fin no hace de alemán, lo cual puede considerarse toda una rareza repasando la carrera de Jurgens.

Curiosamente, tuvieron que caracterizarlo como oficial sudafricano para justificar su acento al hablar en inglés.

Saludos