BIENVENIDO

Gracias por visitar este Blog.

Se pueden publicar comentarios en cualquier reseña. Para consultar reseñas antiguas, solo tienes que pinchar en "Listado Alfábetico de las películas del Blog".

Todos los comentarios serán contestados. Para plantear dudas, sugerencias o cuestiones puedes enviar un e-mail a: sgmcine@hotmail.com

Actualmente hay 358 reseñas publicadas.

lunes, 25 de enero de 2010

El ejército de las sombras (L'armée des ombres)

El ejército de las sombras (1969)

La historia comienza en Octubre de 1942, cuando el ingeniero Philippe Gerbier (Lino Ventura) uno de los lideres de la resistencia parisina, es detenido como sospechoso de pertenecer a la Resistencia, y trasladado a un campo de prisioneros a la espera de interrogatorio. Tras conseguir escaparse de la comandancia alemana, Gerbier se traslada a Marsella para ordenar la ejecución de su delator, y proceder a reorganizar su grupo de resistentes, un grupo que gira alrededor de la eficiente y valerosa Mathilde (Simone Signoret) y de un nuevo miembro del grupo, el ex piloto de aviación Jean François Jardie.

A finales de década de los 60, mientras aun coleaban en Francia los sucesos de mayo de 1968 el director frances Jean-Pierre Melville se encargó de trasladar al cine la novela del antiguo miembro de la resistencia Joseph Kessel titulada “L´armee des ombres”. La obra de Kessel, escrita en 1943, era un excelente relato de primera mano sobre los acontecimientos que vivieron los hombres y mujeres que lucharon desde la clandestinidad contra la ocupación alemana. Se da la circunstancia de que el propio Melville había pertenecido a la resistencia durante los años de la guerra, lo cual explica en gran medida el interés del realizador en llevar a cabo la adaptación cinematográfica del libro de Kessel, quien además participó en el proyecto como co-guionista del film, un guión que escribió en colaboración con el director del film.

De este modo “El ejército de las sombras” nos ofrece un completo fresco acerca de los miembros de la resistencia, un relato duro y sin concesiones de ninguna clase, que muestra los entresijos y claroscuros de unos personajes embarcados en una peligrosa lucha por sus ideales. Pero lo que más llama la atención del film de Melville es que el tono de la narración huye por completo de cualquier tipo de épica o triunfalismo. De este modo, siguiendo el hilo conductor de las vicisitudes experimentadas por los dos personajes principales de la historia, Philippe Gerbier y Jean François Jardie, asistimos un relato áspero en el que abundan los miedos y las dificultades de todo tipo, asi como los dilemas morales que asaltan a los protagonistas.

Por otra parte, la película contiene algunas secuencias magistrales, especialmente la que muestra la ejecución del delator a manos de sus compañeros, o la fallida misión de rescate del resistente detenido por los alemanes. Todo ello rodado con un estilo visual muy cuidado, que rezuma realismo y que carece de cualquier atisbo de efectismo estético. En ese sentido, se nota que el guión bebe de una historia contada de primera mano, que Melville explota con habilidad para transmitirle al espectador la sensación de riesgo, angustia e incertidumbre que rodea a los personajes. También es destacable la sólida interpretación de los actores principales especialmente por parte de los veteranos Lino Ventura y Simone Signoret, que están muy bien en sus respectivos papeles, dotándolos de una enorme credibilidad.

Por ponerle algún “pero” quizás habría que señalar que, tras una magnifica introducción y desarrollo, la segunda mitad de la historia no termina de mantener el mismo nivel de la primera; principalmente porque el relato avanza a un ritmo un tanto lento, y también porque hay algunos saltos temporales poco explicados que le restan cohesión al relato. En cualquier caso hay que decir que “El ejército de las sombras” es una notable película, que ofrece una riqueza de matices y una profundidad sicológica de sus personajes pocas veces vista en pantalla. Para mi gusto, puede considerarse unos de los mejores films que se han hecho sobre el movimiento de la Resistencia. Un clásico cuyo visionado recomiendo encarecidamente a quien no haya oportunidad de verlo aun.

Calificación: 7,5/10

6 comentarios:

Major Reisman dijo...

Buenas

Pues a mi esta me aburre un montón. Las dos veces que la he visto, las dos veces que me he dormido. Reconozco que no es mala y que tiene aspectos muy interesantes como bien señalas, (es cierto, la escena del delator es muy buena) pero como ya indiqué en mi otro blog ¿dónde está la obra maestra?

Un saludo

Von Kleist dijo...

Buenas Reisman

Coincido en parte con tu apreciacion. Es cierto que el ritmo narrativo (especialmente en su segunda mitad) no es muy vivo y se hace lenta en algunos momentos. Sin embargo, desde el punto de vista del realismo a la hora de desarrollar la historia y los personajes, me parece una película notable. No es una obra maestra, pero si es un film de esos que tienen bastantes matices interesantes, de esos que se cuecen a fuego lento (valga el simil culinario).

En cualquier caso es cierto que desde el punto de vista lúdico no se disfruta demasiado.

Saludos

David Lean dijo...

Bueno, yo la encuentro demasiado lenta para mi gusto, pero es un estilo típico del cine francés, hay que esperar a menudo encontrarse con obras así.

Desde luego, todo el mundo tiene derecho a opinar, y es lógico y hasta meritorio hablar de los defectos de un gran film. Porque eso culturiza mucho a los visitantes de el Blog. Pero es curioso ver como otros borran salvajemente comentarios ajenos sólo porque difieren de el propio punto de vista con razonamientos que simplemente no pueden refutar más que con la fuerza.


Sobre el cine de la resistencia tiende en sí mismo a caer en el error de encasillar demasiado a los resistentes como héroes contra los malos malísimos de la gestapo, y en este filme eso por lo menos no lo vemos tanto...

Von Kleist dijo...

Buenas David Lean

Coincido, tanto con Reisman como contigo, en que el ritmo de la película es lento. Pero curiosamente, en la primera mitad del metraje, pese a esa lentitud, mantiene el interés por la presentación tan buena de los personajes que hace, asi como por el realismo que transmite. También es cierto que en la segunda mitad se echa en falta algo más de acción, y en esa parte la película decae. Pero para mi gusto, es un film que, a cambio de un menor ritmo narrativo, ofrece bastantes detalles de buen cine que compensan en parte esa falla. Ahora bien, como le dije a Reisman, tampoco la considero una obra maestra.

En cuanto a la diversidad de opiniones... gracias a ella existe este blog y muchos otros. Sin diversidad todo sería muy aburrido, a mi me encanta confrontar opiniones sobre los films que comento.

En cuanto al tópico del cine de la resistencia, estamos de acuerdo. Y es de agradecer que esta película no caiga en la trillada dualidad de "heroes contra villanos". En cualquier caso, mi película favorita sobre la ocupación de Francia sigue siendo esa OBRA MAESTRA que es "Adios, muchachos" de Louis Malle.

Saludos

David Lean dijo...

Un detalle curioso es que el cine de la resistencia es en cierto modo parecido al políciaco. Notemos que muchos filmes de ese género suelen ser más del tipo de acción que de deducción. Las novelas políciacas tienen una ventaja sobre las cintas: se puede cerrar el libro y pensar releer las partes anteriores, reflexionar, y adivinar quién es el asesino.

En el cine, eso es imposible.

Por eso las versiones de Christie suelen ser fallos en pantalla. (A menos que tengan un gran intérprete como Ustinov) Mientras que las de Holmes funcionan mejor: porque en las de Holmes lo importante es la "explicación de lo elemental que era la deducción" que sin explicar, parecía arte de magia...

Un detalle curioso fué Columbo. El asesino era conocido desde el principio. (Algo que NO debería de poder funcionar en el género, y sin embargo funcionaba no en uno, sino en muhcos capítulos) y el inspector era de lo más atípico posible...

Von Kleist dijo...

Buenas David

Coincido en parte con tu apreciacion. El cine sobre la resistencia, más que cine policiaco, tiene bastantes elementos comunes con el cine negro. Personajes moralmente ambiguos, dudas, traiciones, y enemigos peligrosos. Y este es un excelente ejemplo.

En cuanto a la clave del cine detectivesco, estoy de acuerdo, las historias de Sherlock Holmes resultan tan "cinematográficas" porque la metodología investigadora del personaje se plasma a la perfeccion en pantalla. Cosas que con otros personajes no funciona. Por ejemplo, las novelas de George Simenon sobre Maigret, muy intensas en el aspecto literario pero fallidas en pantalla.

Saludos