BIENVENIDO

Gracias por visitar este Blog.

Se pueden publicar comentarios en cualquier reseña. Para consultar reseñas antiguas, solo tienes que pinchar en "Listado Alfábetico de las películas del Blog".

Todos los comentarios serán contestados. Para plantear dudas, sugerencias o cuestiones puedes enviar un e-mail a: sgmcine@hotmail.com

Actualmente hay 358 reseñas publicadas.

viernes, 13 de febrero de 2009

El general de La Rovere (Il generale della Rovere)

El general de La Rovere (1959)

La acción de la película nos sitúa en Génova en algún momento de 1944. Victorio Emanuele Bertone (Vittorio de Sica) es un buscavidas y pequeño estafador que aparenta tener contactos con las altas esferas de las autoridades alemanas. De este modo, con el seudónimo de Coronel Grimaldi y haciéndose pasar como mediador con influencia ante los alemanes, finge realizar gestiones que le permiten liberar a ciudadanos italianos retenidos a cambio de importantes sumas de dinero, que luego dilapida en el juego. Sin embargo, una serie de peripecias conducirán a Bertone a ser descubierto y detenido por la policia. Una vez bajo custodia, un oficial de la SS, el coronel Mueller, le ofrecerá a Bertone la libertad a cambio de que se encargue de suplantar en prisión la identidad del general de la Rovere, un importante líder de la resistencia fallecido, con la misión de descubrir sus contactos en Génova, lo que le acarreará una serie de consecuencias insospechadas.

Si hubo algo que caracterizó la carrera cinematográfica del realizador italiano Roberto Rosselini fue el indudable compromiso de su cine con los aspectos sociales y humanistas del arte, como demostró en su Obra Maestra, “Roma, ciudad abierta”. En este caso, Rosselini retomó el tema de la II GM, basándose en una hecho real recogido en sus escritos por el periodista Indro Montanelli, quien había conocido la historia acerca De la Rovere durante su reclusión en una cárcel por sus posturas antifascistas, historia que sirvió de inspiración para el guión del film. Curiosamente, Rossellini solo aceptó el proyecto por encargo expreso de su productora, ya que en principio no sintió especial interés en realizar una nueva película sobre la resistencia, un tema que ya había abordado en varias ocasiones en sus films anteriores. Pero finalmente accedió a dirigirla, lo que supuso una de las últimas incursiones cinematográficas del fundador del movimiento neorrealista, antes de volcarse en las producciones televisivas. Y puede decirse que, a la postre, fue su última gran película.

El relato de Montanelli nos traslada de lleno a los últimos meses de gobierno fascista y ocupación alemana en el Norte de Italia. La película retrata con maestría dicha época, marcada por la lucha de la resistencia italiana contra los fascistas y fuerzas alemanas, y las represalias emprendidas por estos contra los partisanos en forma de ejecuciones y encarcelamientos. Es en este ambiente donde el pícaro aprovechado de turno, magistralmente interpretado por un enorme Vittorio de Sica, intenta sacar el máximo provecho posible de las desgracias ajenas. Al igual que en “Roma ciudad abierta”, Rosselini, siempre fiel a sus postulados neorralistas nos ofrece una ambientación muy cuidada, realzada por una elegante fotografía en B/N que acompaña perfectamente a la historia y la sitúa apropiadamente en su contexto temporal.

Aparte de la ambientación, lo mejor del film a mi modo de ver es el cuidado con el que se retrata a los distintos personajes, y la forma tan creíble en la que se presentan las situaciones cotidianas en las que se desenvuelve el protagonista. Y es ahí donde la soberbia interpretación de Vittorio de Sica cobra especial relevancia, ya que el actor compone un papel inolvidable, dotando a su personaje de una profundidad y riqueza de matices pocas veces vista en el cine. Y el otro aspecto inolvidable de este film es su mensaje. La bella parábola que nos transmite la historia, acerca de cómo incluso el aparentemente más vil de los seres humanos puede ser capaz de albergar una tremenda dignidad y efectuar el máximo sacrificio por un ideal, destila una tremenda humanidad que realmente cala en el espectador, a la vez que consigue emocionar con un desenlace brillantemente filmado y tremendamente emotivo.

El ritmo narrativo del film no decae gracias a un guión muy bien elaborado que sabe dosificar a la perfección los distintos elementos de la historia. Y pese a que el desarrollo argumental se basa casi en su totalidad en diálogos, la película va creciendo en interés y dramatismo hasta el mencionado desenlace. A esto hay que añadir varias escenas memorables, que ponen de manifiesto la maestria de Rosselini como realizador. De entre ellas destacaria el momento en el que de La Rovere lee en su celda los mensajes escritos por los jóvenes que minutos después iban a ser fusilados y el momento en que el coronel Muller le intima a revelar la identidad del lider de la resistencia, y Bertone, totalmente imbuido de su papel, le escribe una breve carta a la verdadera esposa del general.

En resumen, “El general de la Rovere” es para mi uno de los pequeños grandes clásicos a descubrir sobre la II GM. Sin llegar a alcanzar la maestría de “Roma, Ciudad Abierta”, Rosselini obsequió al público con una gran película y, sobre todo, con un mensaje de optimismo y humanidad que aun hoy consigue emocionar al espectador. Y de paso, el gran Vittorio de Sica logró la que probablemente supuso la mejor interpretación de toda su carrera como intérprete. Una película que verdaderamente merece la pena verse y que sirve de excelente colofón para redondear con esta reseña la entrada nº 200 del blog.

Calificación: 8/10

14 comentarios:

Major Reisman dijo...

Buenas

Totalmente de acuerdo con tu comentario salvo en que a mi me gusta más ésta que "Roma ciudad abierta".

Es curioso como el tema de la "redención" ha dado para bastantes grandes películas. Sin ir más lejos ahí tenemos a "Kagemusha" y "La lista de Schlinder".

Y felicitaciones por los 200 posts.

Un saludo

kikinho dijo...

Otra película que debe llevar 2 años en mi disco duro pero que nunca me he animado a verla.

Después de tu gran reseña no me queda otra que darle un visionado!

Un saludo crack!

Steiner dijo...

Kleist:

Enhorabuena por llevar 200 películas comentadas; a ver si me pongo las pilas y sigo aumentando mi lista.

Sobre la película, muy de acuerdo aunque más que redención del personaje, creo que éste es un farsante hasta el final en que termina creyéndose General.

Saludos

Steiner :-)

Toni dijo...

Hola : arturo perez reverte tiene una seccion llamada patente de corso y en su ultimo escrito hace un homenaje al cine sobre la segunda guerra mundial , aqui os paso el enlace :

http://www.xlsemanal.com/web/firma.php?id_firma=8330&id_edicion=3907.

Una sonrisa. toni

Von Kleist dijo...

Buenas Reisman

Como siempre, es cuestión de gustos. A mi modo de ver "Roma, ciudad abierta" es una película más compleja tanto a nivel visual como en cuanto a estructura narrativa. Además fue una película que inició el movimiento neorrealista, un auténtico hito en la historia del cine. Para entendernos, "El General de La Rovere" sería una pelicula de "cuatro estrellas", mientras que "Roma, ciudad abierta, sería de 5 estrellas". Por cierto gracias por la felicitación, la cual habré de corresponder en breve ;)


Buenas Kikihno. Espero que te guste la película. Eso sí, no esperes mucha acción ni una historia trepidante. La calidad de este film radica en otros aspectos como el guión, las interpretaciones y los matices de los personajes principales. Espero que sea un buen descubrimiento para ti.

Buenas Steiner. Se echan de menos tus reseñas... a ver cuando aparecen las nuevas. Respecto a tu opinión, puede ser, pero yo creo más bien que el personaje evoluciona por otro motivo. Al ser objeto de torturas y entender lo que están sufriendo los que están a su alrededor decide ponerse a la altura de lo que esperán de el y dar ejemplo con su entereza. Al menos esa fue mi conclusión.

Toni, he leido la reseña de Perez Reverte que mencionas. La mayoria de films los he comentado aqui, aunque tiene alguna omisión importante, de todos modos, gracias por el aporte.

Saludos

zeitzler dijo...

El tema de el doble que prefiere morir como lo que no es a vivir como lo que era, es clásico. Con lejanía se le puede ver en historia de dos ciudades, y más cerca, en Sommersby de Richard Gere, que tiene un curioso paralelismo. Y hay que decir que la versión de Gere es una adaptación americana de la película francesa El regreso de Martin Guerre de Depardieu. Contrariamente, el que logra “regresar” de su impostura, como el prisionero de zenda o triple cross, para sobrevivir no está tan explotado, supongo que porque es menos trágico e impresionante. Para mí, la mejor versión es el libro La Segunda Dama de Irwing Wallace.

Parece que el impostor es un personaje que toca sentimientos humanos notables. Especialmente, si es muy diferente al ser que está suplantando, y tanto más si el espectador (pero no los personajes) es consciente de hasta que punto. Además, sobran las ocasiones tanto para crear suspenso, como para hacer un crítica tanto bélica como existencial (¿Si hubieras tenido el accidente de NACER de otra manera, serías el mismo que eres? ¿Te arriesgarías a perderlo todo con tal de convertirte en un doble que pueda hacer, y sobre todo SER lo que no eres?) y hacer una sátira importante: La manera en que los soldados “de verdad” obedecen ciegamente, a quién el espectador supone que no tiene cualidades para mandarlos, sólo por el uniforme que lleva. Parece que la Rossellini se inspiró en un hecho real: un indigente que se disfrazó de oficial para robar un banco mandando sin más que le dieran el dinero y salir tan campante porque los uniformes imponían en alemania una obediencia ciega. Lo curioso es que el tipo luego se convertió en un humorista famoso que hasta ante el Kaiser representó su “sketch” de cómo lo consiguió siendo aplaudido por lo mejor de la sociedad imperial.

Von Kleist dijo...

Un saludo, Zeitzler y encantado de verte por aqui de nuevo.

Muy completo tu comentario. Aunque en el caso que nos ocupa, la película no trata tanto de la suplantanción "externa" (usando ademanes, uniformes, o disfraces) como de la interiorización de la personalidad de otro. En ese sentido, es magnífica la manera en la que se nos describe la transformacion del personaje de Bertone. De cínico y oportunista, pasa a realizar el sacrificio supremo por la sola causa de la Dignidad. Se puede decir que la historia es casi una tesis acerca de la complejidad humana.

Jordi dijo...

Una pregunta: Como puedo editar en mi blog las etiquetas de los mensajes (no de los comentarios) y que enlacen con las que figuran al margen y hagan la búsqueda de conceptos ? He creado un blog y no tengo mucha práctica. Gracias por tu información. Felicidades por tu blog de cine. Es estupendo y muy completo.

Von Kleist dijo...

Hola Jordi

El enlace lo hace automáticamente el blog al pinchar sobre la etiqueta en cuestión, al menos asi me funciona a mi. En cualquier caso, para este tipo de dudas informáticas siempre viene bien consultar la página ayuda de blogger.com.

Saludos

Jordi dijo...

Muchas gracias Von Kleist, con tu información he podido entrar las etiquetas en mi bloc, consultando la ayuda del blogger. Ya funciona estupendamente. Hasta otra ocasión.

lola dijo...

Conocía la historia antes de ver la película y aunque eso normalmente hace que disfrute menos del film, en este caso te puedo decir que casi me imaginaba a De la Rovere tal como lo interpreta De Sica, él era un actor que hacía creíble cualquier personaje. Aunque no tiene que ver con el cine de la 2ª guerra mundial, tiene una comedia, Buenos días Sr.Elefante, que te recomiendo.
Saludos!

Von Kleist dijo...

Buenas Lola

Totalmente de acuerdo contigo. De Sica consigue con su interpretación que realmente nos creamos su personaje, algo que pocas veces ocurre. Me apunto el título que me dices (gracias por la sugerencia).

Saludos

Conde de Salisbury dijo...

El incidente que cita Herr Zeitzler aparece en otra película que, si la memoria no me falla, se titulaba "El capitán de Kopenick", pero al parecer -según el film- lo que el indigente pretendía obtener era un pasaporte. A la lista de películas que nos ofrecen la historia del impostor debieramos añadir "Kagemusha" de Akira Kurosawa sobre el doble del legendariodaimio Takeda Singen.

Von Kleist dijo...

Buenas Conde Salisbury

Muchas gracias por el comentario, esperemos que a Herr Zeitzler le sea de ayuda. Por cierto, que el tema del impostor tiene también su versión de "espionaje" en un un film británico titulado "Yo fui el doble de Monty", sobre un hecho real de un actor contratado para suplantar a Montgomery con el fin de engañar a los alemanes sobre la operación OVERLORD.