BIENVENIDO

Gracias por visitar este Blog.

Se pueden publicar comentarios en cualquier reseña. Para consultar reseñas antiguas, solo tienes que pinchar en "Listado Alfábetico de las películas del Blog".

Todos los comentarios serán contestados. Para plantear dudas, sugerencias o cuestiones puedes enviar un e-mail a: sgmcine@hotmail.com

Actualmente hay 357 reseñas publicadas.

miércoles, 23 de abril de 2008

El último torpedo (Torpedo Run)

El ultimo torpedo (1958)

El comandante Barney Doyle (Glenn Ford) al mando del submarino Greenfish, durante una misión de patrulla por la Bahia de Tokio, recibe el aviso de que el portaaviones japonés Shinaru se dirige al Pacífico usando como pantalla un barco prisión que transporta prisioneros aliados. Para empeorar las cosas, el mando notifica a Doyle que su propia familia, prisionera de los japoneses tras la invasión de Filipinas, viaja a bordo del transporte japonés. Pese a ello, Doyle decide atacar al Shinaru con torpedos, pero en su lugar resulta hundido el buque que transportaba a los prisioneros. Desde ese momento, Doyle hará todo lo posible por localizar y hundir al portaaviones japonés.

Los postreros años de la década de los 50 contemplaron una época dorada del subgénero submarino, ya que en esos años se estrenaron dos títulos de gran éxito comercial como fueron “Duelo en el Atlántico” o “Torpedo”. Dentro de esta corriente, “El último torpedo” contiene los elementos clásicos de este tipo de filmes, ofreciendonos la típica historia del capitán de submarino carismático y extremadamente hábil, enfrentado a un peligroso enemigo. La verdad es que, en comparación con las otras película coetaneas mencionadas, esta me parece la más floja de las tres. Partiendo de lo forzado del punto de partida argumental (me parece demasiada casualidad que la familia del capitán viaje precisamente en el buque prision que se interpone delante del portaaviones que debe hundir), lo cierto es que la historia se desarrolla sin demasiada intensidad, y la pretendida tensión dramática que pretende transmitir al espectador no llega a funcionar del todo bien.

Los efectos especiales usados consisten mayormente en maquetas, correctas, pero bastante evidentes, por lo que tampoco puede decirse que en el aspecto técnico el film sea sobresaliente. Además, hay algunas escenas bastante poco creíbles desde el punto de vista militar, (como cuando el submarino se desliza sin problemas por en medio de un peligroso campo de minas) que rechinan un poco al espectador mínimamente avezado. Al menos, eso sí, el film cuenta con la profesionalidad de Glenn Ford, que cumple bien en su papel de heroico capitán; y su visionado resulta medianamente entretenido.

En resumidas cuentas, El ultimo torpedo es un film bastante típico del genero, pero en general falto de brillantez para destacar frente a otros títulos similares. Simplemente pasable.

Calificación: 5/10

5 comentarios:

Billy dijo...

Desde luego mucho tuvieron que bregar hasta llegar a Das Boot.

Major Reisman dijo...

Buenas

La verdad es que la escena de las minas es bastante flojucha, pero eso es lo que había en esos años.

Por cierto, la primera vez que surgió la idea de que un submarino acaba con unos seres queridos y la posterior busqueda de venganza es de Vicente Blasco Ibañez. La utilizó en su novela "Mare Nostrum" llevada dos veces al cine. En la revista digital Hallali publiqué mi crítica a la primera versión.

Un saludo

Von Kleist dijo...

Gracias por los comentarios.

Billy, si he de ser sincero, yo con "Das Boot" pinché en hueso. Aunque técnicamente tiene su mérito (la reproducción al milímetro del interior de un Type VII)a mi me pareció un peñazo. Tres horas de tedio, escasa acción, y unas efcetos visuales bastante cutres en las tomas exteriores del submarino... para mi es un film muy sobrevalorado.

Reisman, como siempre, me sorprenden tus datos enciclópedicos. No me extrañaría nada de que los guionistas sacaran la idea argumental del texto de Blasco Ibañez... en cualquier caso, la verdad es que la manera en que se desarrolla en el film resulta un tanto inverosimil. Lo yo encuentro también es cierta similitud del papel de Ford con el de Gable en "Torpedo". El personaje de este perseguía a un destructor (Akikaze) mientras que el de Ford quería vengarse de un portaaviones. Cada uno a por una clase de barco japonés ;)

Saludos

Anónimo dijo...

No es lo mismo: a Glenn Ford le atenaza el destino de su familia.

Hay un matiz..., por así decir, de tragedia griega; y no sólo es aventura.

Creo

Pedro Rey

Von Kleist dijo...

Buenas Pedro

Sí, quizas aqui se introduce el matiz de tragedia griega. Pero no nos engañemos, el argumento resulta un poco rebuscado, y el desarrollo de la historia no pasa de correcto. Es un título para pasar el rato, pero poco memorable. Lejos de los mejores exponentes del subgénero submarino.

Saludos