BIENVENIDO

Gracias por visitar este Blog.

Se pueden publicar comentarios en cualquier reseña. Para consultar reseñas antiguas, solo tienes que pinchar en "Listado Alfábetico de las películas del Blog".

Todos los comentarios serán contestados. Para plantear dudas, sugerencias o cuestiones puedes enviar un e-mail a: sgmcine@hotmail.com

Actualmente hay 357 reseñas publicadas.

jueves, 24 de enero de 2008

Operación Pacífico (Operation Petticoat)

Operación Pacífico (1959)

Después del ataque japonés contra Pearl Harbor, el submarino norteamericano Sea Tiger, mandado por el Capitán Matt Sherman (Cary Grant) se ve obligado a recoger a un grupo de cinco mujeres auxiliares del ejército, supervivientes de un accidente aéreo en una isla. El embarque de las atractivas mujeres en el submarino revolucionará la vida de la tripulación del Sea Tiger, especialmente al mujeriego e indisciplinado segundo de a bordo, Teniente Holden (Tony Curtis). Tras un fracasado intento de desembarcar a las mujeres, y reaprovisionarse en la isla de Cebú, una serie de desafortunadas peripecias harán que el submarino tenga que volver a Pearl Harbor… pintado de color rosa.

Operación Pacífico” (cuyo título original traducido literalmente sería “Operación Enaguas”) es la típica comedia romántica producida en los años 50, con la peculiaridad de estar ambientada a bordo de un submarino de la US Navy durante la II GM. La comicidad del film se basa principalmente en la contraposición de los caracteres del serio y metódico capitán Sherman con el pícaro teniente Holden, asi como en el uso de distintos recursos humorísticos, que van desde las situaciones embarazosas causadas por la convivencia de ambos sexos en el limitado espacio interior del submarino, pasando por el humor físico (el robo del cerdo) hasta las situaciones disparatadas (“Avistado petrolero, hundido camión”).

El guión mantiene en todo momento una comicidad en todo momento amable y "blanca", con algún que otro momento bastante hilarante. También se explota bastante la excelente vis cómica de Cary Grant, muy en su línea, y sobre todo de un inspiradísimo Tony Curtis que compone con mucho desparpajo y talento el personaje sinvergüenza de Holden. Gracias a ello la película, que está narrada mediante flashbacks, mantiene un ritmo sostenido que la hace muy entretenida para el espectador.

En resumen, aunque “Operación Pacífico” está lejos de ser una de las grandes comedias de la historia del cine, y pese a que su humor haya quedado un poco desfasado hoy día, lo cierto es que aun puede verse con una sonrisa en los labios. Una película que recuerda los tiempos en los que aun quedaba cierto lugar para la inocencia en el cine.

PD. Como curiosidad, añadir que parece ser que la anécdota del submarino pintado de rosa es REAL, y se dio por el mismo motivo que aparece en la película.
Calificación: 6/10

9 comentarios:

Major Reisman dijo...

Buenas

Aunque es cierto que esta película ha envejecido algo mal todavía tiene buenos "gags" como el que señalas del camión torpedeado. O el uso de ropa interior femenina para arreglos mecánicos. Tony Curtis hace un buen papel como "oficial de suministros".

Otra anécdota que aparece en la cinta y que también es real. La famosa carta requiriendo papel higiénico y la respuesta negando el suministro por considerarse "material desconocido"

Un saludo

billy dijo...

La escena del camión hundido fue real y de hecho quedó registrada en el libro ¨Submarino!¨ del capitan Bleach y su ¨trigger¨. El libro en sí es magnífico y lleno de anecdotas sobre la vida a bordo (muchos submarinos tenían cine e incluso alguno una heladera!). No se si estará descatalogado pero merece mucho la pena. El del papel higiénico parece que tuvo su origen en un carteo real con los de suministros indicando el capitán que dado que no se lo suministraban usaban como tal toda el inútil papeleo burocrático que les llegaba en la valija (esto biene también en el libro). Un poco desfasada está la cinta pero creo que todavía sería un superéxito de audiencia de Domingo por la tarde por ello y por ser el (en teoría) único momento para poner a los niños lejos del alcance de las ¨tetas con paraiso¨ y demás basura que les meten a lo largo de la semana.

Von Kleist dijo...

Buenas

Gracias por los comentarios. Sobre lo que dice Reisman, efectivamente la anécdota del papel higienico es real. Aunque parezca mentira, la burocracia hace muchas veces buena la frase aquella de "la realidad supera a la ficción". Por cierto que Tony Curtis se ajusta como un guante al papel de simpático sinverguenza, supongo porque el personaje de Holden era muy parecido a su caracter en la vida real.

Como dice Billy, la película aun conserva gran parte de su simpatía, aunque pertenezca a otra época.

Por cierto otro golpe que me hizo gracia fue el del Cary Grant anunciando por megafonia "Por favor, cuando la enfermera Crendall (la de gran volumen pectoral) circule despejen los pasillos" ;)

Steiner dijo...

Kleist:

Tengo un grato recuerdo de esta película por el tono de comedia que presenta. Cierto que Tony Curtis está bastante bien como golfo graciosillo, como en otras muchas cintas donce hace papeles muy parecidos pero sin uniforme.

No estoy seguro de si es en ésta cuando intentan engañar a los japoneses llenando un tubo lanzatorpedos con ropa y la disparan para simular su hundimiento.

Saludos

Von Kleist dijo...

Buenas Steiner

Sí, es la de la ropa. Concretamente usan los sostenes del personal femenino ante el asombro de la tripulacion del destructor que lo recoge "los japoneses no usan esto" dicen.

Saludos

Alfredo P. dijo...

Hola a todos!

Un notable gag de esta película es aquella secuencia en donde la U.S Navy ataca por error al submarino rosa; ante la imposibilidad de comunicarse con los buques que los atacaban, no se les ocurre mejor forma de probar su nacionalidad que lanzar la ropa interior femenina de las mujeres a bordo.
Es así que ante la presencia de un sostén (un sujetador) de talla extra-large, la tripulación del destroyer exclama: "no disparen, no disparen!!, son americanos!, las japonesas no usan de esta talla!" :)

saludos desde Lima.

El Comisionado

Von Kleist dijo...

Buenas Alfredo

Aparte del que citas, el robo del camión con el cerdo disfrazado de soldado ("que mala cara lleva el del submarino") también tiene su miga.

Saludos

el Limpiabotas dijo...

¿Una obra maestra? Tal vez no, pero es una película que deja huella en quien la ve, y transforma lo inverosímil en una de esas anécdotas que alegran las cenas de Navidad.

Combinar el humor con la guerra, como se puede ver en los comentarios de este blog, es una formula harto complicada. Los chistes pueden estar bien, pero el dramatismo que impone una situación de guerra puede derrumbar con una pasmosa facilidad ese castillo de naipes, y no hay Bill Murray que lo levante, como es el caso de The Monuments Men. O de Mister Roberts / Escala en Hawaii. Acabas con una sensación de malestar.

Pero con esta película Blake Edwards logra mezclar agua y aceite, caminar sobre las aguas, y convertir las aguas del Mar de Mindanao en un Dom Perignon Rosé de lo más exquisito.

¿Una obra maestra? Puede que no, pero cuando de pequeñito ves en una peli que alguien hace volar por los aires un camión cisterna con un torpedo… ¡qué caray, esa es una de las pelis de tu vida! Corro a ponerme el DVD y a unirme a la tripulación del Tigre del Mar… GRRRHHHRRR… PAFFF… PAFFFF…

Von Kleist dijo...

Buenas Limpiabotas

Muy de acuerdo contigo, no estamos antes una gran película, pero sí ante una película que logra su objetivo, ofrecer una visión humorística (y un tanto desmitifcadora) de la guerra. Y lo hace, como bien señalas, sabiendo manejar el tono (algo que es muy complicado) para ofrecer una historia que resulta simpática, pero a la vez, razonablemente creible para el espectador, algo que otros títulos como los que apuntas en tu comentario han intentado sin conseguirlo.

Y sí, ciertamente la escena del torpedeamiento del camion es antológica...;)

Saludos