BIENVENIDO

Gracias por visitar este Blog.

Se pueden publicar comentarios en cualquier reseña. Para consultar reseñas antiguas, solo tienes que pinchar en "Listado Alfábetico de las películas del Blog".

Todos los comentarios serán contestados. Para plantear dudas, sugerencias o cuestiones puedes enviar un e-mail a: sgmcine@hotmail.com

Actualmente hay 358 reseñas publicadas.

lunes, 17 de septiembre de 2007

No eran imprescindibles (They were expendable)

No eran imprescindibles (1945)

La acción comienza en 1941, poco antes del ataque japonés a Pearl Harbor. Los tenientes de la armada norteamericana Brickely y “RustyRyan son dos comandantes de lanchas rápidas torpederas PT con base en Filipinas. Tanto Brickley como Ryan están empeñados en demostrar la valía en combate de sus pequeñas embarcaciones, pese a la desconfianza del alto mando. Finalmente, tras varias semanas de frustración porque sus lanchas son usadas únicamente en misiones de vigilancia y correo, ambos oficiales tendrán la satisfacción de ver como finalmente reciben el encargo de actuar contra las fuerzas navales japonesas que operan en Filipinas.

El mítico director norteamericano John Ford (que habia filmado varios documentales sobre la actuación de EEUU en la II GM) quiso rendir con esta película un sentido homenaje a los soldados americanos que se sacrificaron en los primeros meses de la contienda. Al igual que “Bataan” la acción se situa en la Campaña de Filipinas, rindiendo tributo a los soldados americanos que cayeron o fueron hechos prisioneros alli. Pero, a diferencia de aquella, “No eran imprescindibles” prescinde de la apelación al heroísmo, para centrarse más en el trabajo gris de la reparación de una lancha dañada, la recuperación de los heridos en el hospital, y la vida cotidiana de los soldados preprandose para la batalla. Las escenas de acción en las que supuestamente las torpederas atacan a un crucero japonés, están bien filmadas, pero teniendo en cuenta las limitaciones técnicas de la época (las máquetas se notan mucho, y resulta inverosímil como los torpedos hacen explotar el crucero) han quedado desfasadas hoy dia. En cualquier caso, dado la intención de la película, el tema de la acción resulta secundario.

Los actores principales, Robert Montgomery (Brickley) y un joven John Wayne (Ryan) están bien en sus respectivos papeles, logrando unas sobrias interpretaciones. Quizás lo malo de esta película es que el tono que usa sería mas apropiado para un documental que para un film bélico. La acción se ralentiza demasiado, se introduce una historia romántica de Ryan con una enfermera que no termina de cuajar, y dado que el guión tampoco es un portento, el metraje (130 minutos) se hace excesivamente largo al espectador.

En cualquier, resulta interesante el enfoque que Ford elige para contar la historia de esos soldados desconocidos y prescindibles cuyo sacrificio, de otro modo, habría quedado sepultado en las neblinas de la historia.
Calificación: 5/10

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Que manía lo de las enfermeras. Mi hermano trabaja en un hospital y no ha encontrado tanto cancaneo como se dice por ahí (tampoco creo que pase lo mismo con las auxiliares de vuelo). Película a revisar al igual que Bataan y que nos llevará a tiempos de domingos por la tarde frente al canal 1 de la tele, lejos del alcance de la telebasura que nos invade (incluso las películas para la Tv eran buenas en su mayoría comparadas con las de la pantalla grande de hoy).

Von Kleist dijo...

Buenas anonimo

Jeje... muy agudo el inciso que haces. Supongo que el recurrente tema romántico con las enfermeras en el cine bélico se hace para hacer un poco mas accesibles este tipo de películas al público femenino, siempre un poco reacio a ver una "de guerra".

Como bien señalas, esta es una película de esas a revisar, que de vez en cuando pasaban por la T.V. y que es una pena que hayan desaparecido de la programación.

Saludos y gracias por el comentario.

Major Reisman dijo...

Buenas

Yo creo que el estereotipo del cine bélico de "enfermera enamorada" se creó cuando que Hemingway se ligó a la enfermera en el frente italiano en su obra "Adios a las armas". Desde entonces no ha cesado de aparecer, incluso en películas como "La cruz de hierro" lo vemos.

Es cierto que los efectos especiales son bastante cutrecillos para los estándares de hoy en día. Pero el montaje era bastante bueno para evitar que se notara tanto. Generalmente sólo vemos un plano a los tripulantes con las olas salpicando sus rostros y luego un plano de una torpedera real. Anda que no jugamos veces a esa película en los bancos del parque.

Un saludo

Von Kleist dijo...

Hola amigo Reisman

Sin duda, Ford trató de disimular los deficientes efectos especiales filmando la escena del ataque de las torpederas indirectamente (por eso decía en la reseña que las escenas están "bien filmadas") aunque claro, hoy dia notamos mucho las maquetas.

Pero más que el ataque en sí, lo que menos me convenció fue como explotaban los buques japoneses alcanzados en plan "traca de feria", de forma muy poco realista. De todos modos, la acción en esta pelicula ocupa un plano meramente secundario, por lo que podemos considerar esas secuencias medianamente aceptables.

Saludos

Anónimo dijo...

Acierto del autor del blog...
PD: Que obsesiva mania con las maquetas,Señor Von Kleist!.Pero que es lo que quiere Vd en 1945?.

Von Kleist dijo...

Buenas

Seguramente en 1945 los efectos visuales disponibles no daban para más... pero hay que decirlo al comentar la pelicula, obviamente porque nosotros juzgamos conforme a los cánones actuales.

Saludos