BIENVENIDO

Gracias por visitar este Blog.

Se pueden publicar comentarios en cualquier reseña. Para consultar reseñas antiguas, solo tienes que pinchar en "Listado Alfábetico de las películas del Blog".

Todos los comentarios serán contestados. Para plantear dudas, sugerencias o cuestiones puedes enviar un e-mail a: sgmcine@hotmail.com

Actualmente hay 362 reseñas publicadas.





miércoles, 16 de mayo de 2007

Los que saben morir (The Mckenzie Break)

Los que saben morir (1970)

La acción nos situa en un campo de reclusión para prisioneros alemanes en Escocia. Al mando de los prisioneros se encuentra un conflictivo ex capitán de submarinos, el capitán Willi Schulter (Helmuth Grien), quien tiene a sus hombres en constante rebeldía frente a sus captores británicos. Ante la sospecha de que algo se trama los servicios de inteligencia británicos envían a un díscolo pero inteligente oficial, el Capitán Jack Connor (Brian Keith), para que descubra que se esconde detrás de los movimientos de Schulter. Mientras tanto, este prepara un plan para organizar la fuga de 28 prisioneros altamente cualificados, con el objetivo de escapar hacia la costa para embarcarse en un submarino que ha de recogerlos para llevarlos de vuelta a Alemania.

Los que saben morir es una curiosa producción británica en la que se invierten los papeles del tradicional argumento de las películas de campos de prisioneros, ya que en este caso son los alemanes los que se encuentran en situación de cautiverio. Como indica el comentario de Toño, la película se basa parcialmente en hechos reales, narrados en la novela titulada The Bowmanville Break, la cual relata el intento de fuga del as de los U-Boote alemanes, Otto Kretschmer del campo de prisioneros de Bowmanville, en Canadá. La operación de fuga, denomidada en clave Kiebitz, debía ejecutarse en Septiembre de 1943, y contemplaba que el submarino U-536 recogiera a Kretschmer en la costa canadiense una vez que este se hubiera evadido. Sin embargo, los canadienses conocian las intenciones de los alemanes, al haber interceptado sus comunicaciones, y el plan de fuga fracasó al derrumbarse el tunel por el que iban a escapar los prisioneros. La Marina Real Canadiense, alertada por el servicio secreto de la presencia del U-536 en sus aguas territoriales, trató de darle caza, pero finalmente el submarino pudo escapar, terminando de este modo en fracaso el plan alemán de rescate.

Sobre esta base real, la película construye una narración con los elementos típicos del cine carcelario y sobre prisioneros de guerra, y presenta más de elemento argumental en común, aunque desde una perspectiva más realista, con el clásico de John Sturges, “La gran evasión”. En este caso, la asistimos al típico enfrentamiento entre la inteligencia de dos personajes de fuerte personalidad, el capitán alemán Schulter, decidido a poner en práctica su plan de fuga a cualquier precio, frente al avispado capitán Connor, que trata de ganarle la partida al alemán adelantándose a sus movimientos.

En cuanto a la valoración he de decir que “Los que saben morir” ofrece poca cosa que resulte original. El hilo argumental de la fuga mantiene más o menos el interés, pero recuerda en muchos momentos a “La gran evasión”. Por otra parte, el guión va más allá de los hechos reales, y ofrece en cambio un giro totalmente ficticio, mostrando el éxito de la fuga de los prisioneros alemanes, mientras Connor lo permite con el objetivo de seguirlos y capturar al submarino. Por otra parte, las escenas del enfrentamiento personal entre ambos oficiales tienen un toque pretencioso pero realmente no resultan demasiado intensas ni especialmente memorables, exceptuando quizás la escena final, cuando un atribulado capitán Connor dice “Menuda nos ha caido a los dos”. Al menos sí que cabe destacar el trabajo de los dos actores protagonistas, muy bien en sus papeles, y una correcta ambientación y fotografia.

En resumen “Los que saben morir” es una película con un punto de partida relativamente original, pero muy plana en cuanto al desarrollo argumental. Personalmente la encontré solo medianamente entretenida aunque de correcta factura.

Calificación: 5,5/10

6 comentarios:

Major Reisman dijo...

Buenas

Como bien dices, la película tiene algunas lagunas y situaciones increibles. Pero creo que para ser una producción menor, no esta mal.

Ojo, spoiler. Voy a contar una parte importante de la película.



Lo que más me impacto es cuando es el comandante alemán provoca el hundimiento del techo del barracón para aprovechar la confusión y fugarse. Al ser descucierto por uno de sus colaboradores, éste no duda en eliminarlo.

Un saludo

Von Kleist dijo...

Buenas Reisman

Como dices, hay cosas inverosímiles. Las escenas de los prisioneros alemanes echando del campo a golpes a los guardas ingleses resulta cuando menos, risible. Yo creo que ni Fellini habría podido filmar una escena con menos realismo que esa.

Al menos, como comento en la reseña, sí que me llegó la escena final (ojo SPOILER) con Connor contemplando el balanceo meláncolico de la balda de Schulter mientras es apresado, y la furiosa voz del general que lo llama por radio "¡Capitán Connor!, ¡Capitán Connor!", para mi, de lejos, ese final un tanto inesperado e irónico es lo mejor de esta pelicula.

Saludos

zeitzler dijo...

Pues el tema daba para mucho más. Pero se hecha mucho a perder por lo inverosímil de las escenas.

Von Kleist dijo...

Buenas Zeitzler

Más que por la inversimilitud de las escenas, creo que se echa a perder por el giro que adquiere el guión al final, cuando dejan escapar a los prisioneros alemanes deliberadamente, pero bueno, no está mal como entretenimiento.

Saludos

Toño dijo...

Aunque parezca poco creible, lo cierto es que esta basada en hechos reales ocurridos en 1943. La operacion para liberar a los prisioneros se llamaba KIEBITZ, estos estaban recluidos en Bowmanville, Canada. Trataron de fugarse 4 oficiales de la Kriegsmarine, uno de ellos el As Otto Kretschmer, que iban a ser recogidos por un Uboot, los planes se truncaron porque descubrieron la fuga, y efectivamente los dejaron salir del tunel para detenerlos a la salida e intentar hundir el submarino, el U536.
En cuanto a la pelea, tambien ocurrio en relalidad, Otto se atrinchero y tuvieron que sacarlos a golpe de palos y agua. Fue llamada la "batalla de Bowmanville". Finalmente ni pudieron escapar (Kretschmer regreso a Alemania en el 1947, ni capturaron al submarino, eso si, lo hundieron en Nov1943 pero no fue alli.
Como veis la realidad supera muchas veces la ficcion!!! ;)

Von Kleist dijo...

Buenas Toño

Excelentes datos. Tienes razón en lo que cuentas, esta película esta parcialmente basada en hechos reales. La verdad es que cuando escribí la reseña no consulté el contexto histórico ni las fuentes del guión (ahora siempre lo hago). Aunque eso sí, la realidad supera la ficción, pero en este caso la película exagera los hechos reales. Pese a todo, no deja de sorprender que el intento de fuga se hiciera desde Canadá, mucho más dificil y lejano que Escocia, como se aprecia en el film.

Tendré que editar estar reseña y añadir los datos que faltan. Gracias por los apuntes.

Pd. Uno de los próximos comentarios del blog será "El único evadido" sobre la fuga del oficial de la Luftwaffe Walter Von Berra, único prisionero alemán que logró escapar de sus captores y regresar a Alemania en toda la guerra.