BIENVENIDO

Gracias por visitar este Blog.

Se pueden publicar comentarios en cualquier reseña. Para consultar reseñas antiguas, solo tienes que pinchar en "Listado Alfábetico de las películas del Blog".

Todos los comentarios serán contestados. Para plantear dudas, sugerencias o cuestiones puedes enviar un e-mail a: sgmcine@hotmail.com

Actualmente hay 365 reseñas publicadas.


viernes, 29 de noviembre de 2019

MIDWAY


Midway (2019)

La historia comienza en Diciembre de 1941. Tras el ataque japonés contra la base norteamericana de Pearl Harbor, el Almirante Chester Nimitz (Woody Harrelson) es nombrado Comandante en Jefe de la Flota del Pacífico y destinado a Hawaii con el objetivo de detener el avance nipón. Para anticiparse a las intenciones del almirante Yamamoto, Nimitz contará con la colaboración de su eficiente oficial de inteligencia Edwin Layton (Patrick Wilson) quien, mediante el descifrado de las comunicaciones enemigas, descubrirá el siguiente objetivo de la ofensiva japonesa: la isla de Midway.

Cuarenta y tres años después del estreno de “La Batalla de Midway” (1976), el realizador alemán afincado en Hollywood Roland Emmerich, conocido principalmente por ser el responsable de Blockbusters como Godzilla o Independence Day, ha sido el encargado de dirigir esta nueva y actualizada versión cinematográfica sobre la famosa Batalla de Midway. En la misma, la flota norteamericana obtuvo una victoria decisiva, destruyendo por completo la agrupación de portaaviones del almirante Nagumo, lo que sirvió para detener definitivamente el avance japonés en el Pacífico central, y a la postre supuso un decisivo punto de inflexión en la Guerra del Pacifico.  

En cuanto a la valoración de la película, hay que decir que estamos, para lo bueno y para lo malo, ante un título con el sello propio de las producciones de Emmerich. Entre los aspectos positivos cabe destacar, sin duda, los sobresalientes efectos visuales del film, que dotan de un brillante realismo a las secuencias bélicas, y la cuidada puesta en escena, que lograr recrear con notable fidelidad los escenarios donde se desarrolla la historia.

No obstante, es en el aspecto narrativo donde la película patina en varios aspectos. En primer lugar por el tono descaradamente patriotero que adopta el guion a la hora de abordar los hechos históricos. Es cierto que no se omite del todo la perspectiva japonesa (que se muestra principalmente a través de los diálogos del Almirante Yamamoto), pero en muchos aspectos, el guion resulta un pastiche de propaganda yanqui. Tampoco ayuda que –a diferencia de la película de los 70, que se centraba más en los hechos históricos generales-, en esta ocasión se intercalan en el contexto de la batalla distintas historias personales de varios “héroes anónimos” americanos (sobre todo, pilotos navales) dispuestos a dar la vida por la patria, con el evidente objetivo de resaltar la valentía de los militares estadounidenses. De ese modo, el clímax de la narración nos muestra, con muchas dosis de épica, la destrucción de los portaaviones japoneses a manos de los bombarderos en picado americanos, sin embargo, el contraataque japonés que logró poner fuera de combate al Yorktown prácticamente ni aparece en la pantalla, en un evidente ejemplo de maniqueísmo que le resta valor al conjunto del film.

Se echa en falta, por ejemplo, algún componente narrativo dedicado a los horrores de la guerra, y que se humanizara en mayor medida al enemigo, algo que el guion del film prácticamente obvia casi por completo. En ese sentido, la película de Emmerich parece optar por un estilo narrativo que adolece de profundidad argumental y de desarrollo de los personajes, que se antoja absolutamente desfasado en la actualidad. En definitiva, Midway es un producto brillantemente terminado en sus aspectos técnicos y visuales, pero decepcionante en el apartado narrativo. En mi opinión, Emmerich no logra superar a la película de los 70, que sin ser una maravilla, sigue siendo mejor que esta nueva recreación cinematográfica de la famosa batalla del Pacífico.

Calificación: 5/10

14 comentarios:

Nicolas C. dijo...

Hola,
Tengo entrada para verla mañana. Lo que mas me "preocupa" de la pelicula es precisamente el aspecto que destacas de ella. Temo que el abuso de CGI haga del film más un videojuego que otra cosa. Despues de leer esta reseña, podría decir que estoy tranquilo!
Intentaré comentar nuevamente aqui una vez que la haya visto.

Saludos desde Argentina.

Von Kleist dijo...

Buenas Nicolas

En este caso -al menos bajo mi punto de vista- el uso de los efectos digitales es inteligente y no hay abuso de piruetas digamos "videogamer", y en general me parecieron bastante realistas. Eso sí, como apunto en la reseña, el estilo patriotero que destila la historia me dejó más bien frio, parece más una película narrada conforme a los cánones del cine belico hollywoodiense de los años 50 y 60 que de la actualidad. Ya me contarás que te ha parecido.

Saludos

Fran dijo...

Hola Von Kleist!
Me alegra volver a leerte. Yo tambien espero pasar por el cine a verla, supongo que es una de esas peliculas que piden ser vistas en pantalla grande. Al hilo de lo que comenta Nicolas sobre los efectos digitales, ¿no crees que han sido precisamente estas nuevas tecnicas las que posibilitan secuencias y escenarios imposibles hasta la fecha? En cuanto al toque patriotero que mencionas, me estaba acordando del "Pearl Harbor" (2001) de Michael Bay, supongo que este tambien sera una aspecto importante a la hora de hacer taquilla en USA, no se yo si el publico por aquellas latitudes recibiria muy bien cierta humanización del enemigo.
Me gusta mucho el cine belico, especialmente el referido a la Segunda Guerra Mundial y todo lo que tiene que ver con aviación, es por ello que leo con atención e interes tu reseña, celebro que estes de vuelta.
Saludos!

Von Kleist dijo...

Buenas Fran

Encantado de verte nuevamente por aquí. Respecto a los efectos especiales, efectivamente, los modernos efectos generados por ordenador permiten recrear con mucha espectaculirad las secuencias bélicas, el problema es que, si se hace un abuso excesivo de dichos efectos, que en algunos momentos, se cae en el vicio de crear escenas mas propias de los videojuegos que de una película. En este caso, afortundamente, opino que no ha sido asi, y en general me gustó el empleo que se hace de los efectos especiales.

En cuanto al tono patriotero, como dices, en cierto modo es un peaje que pagan los estudios de Hollywood para el espectador nacional, pero es que en este caso se excede mucho. El guión rezuma tanto ardor patriotico que por momentos parece una pelicula de los años 50, y eso es un enfoque narrativo que en la actualidad considero muy superado. Como apunto en la reseña, eché en falta alguna dosis de antibelicismo, y que se humanizara más a los personajes. En cuanto al punto de vista japonés, me pareció que en la película de los años 70 se trata con mayor detalle. Por eso opino que a esta "Midway" le fallan muchas piezas para ser una gran película.

Saludos

Alí Reyes dijo...

Interesante la comparación que haces con la de 1976...Ahora no sé cuál ver primero

Von Kleist dijo...

Hola Ali Reyes

En cuanto a la comparacion de ambas películas, está claro que la actual gana bastante en el aspecto técnico y visual, ya que la recreacion de la batalla es bastante buena. Pero en cuanto a la historia en sí, quitando el hecho de que la de los años 70 se incluía un romance amoroso de muy poco interés, lo cierto es que el tratamiento de los personajes y del punto de vista japonés me gustó mas. Para entendernos, no era una "americanada" tan grande como esta nueva versión de Emmerich.

Saludos

Anónimo dijo...

Para mí el patriotismo es el punto fuerte de una peli de Midway. Pero hay que saber desarrollarlo. Los japoneses tenìan mucho entusiasmo por su imperio y orientalismo frente a los blancos, y los americanos eran más cínicos: preferían fallar en la misión y salvar el pellejo, pero también se jugaban la vida por su país. Retratar bien a los japoneses, como en la primera película, y a los americanos sin satanizar ni idealizar a ninguno, mostrando ese patriotismo de parte y parte enfrentados, es un temazo en sí mismo. Emmerich parecía el director ideal para eso por su obsesión con temas de independencia y patriotismo. El problema es que el desarrollo es puro cliché anticuado, pero creo que la culpa es del guión, porque ni Emmerich ni nadie podía hacerlo mejor con este libreto que no daba para más.Sólo un director que también fuera guionista podía evitar que saliera lo que salió. No puedo evitar preguntarme que pasaría si a Emmerich por una puta vez en la vida le dieran un guión realmente bueno. A lo mejor se luce. Pero claro, también podría hacerlo igualito que siempre...
Las secuencias de acción me recordaron Robotech: menos porque no están los chorros de cohetes teleridigidos con estela de humo blanco, ni los láser, ERAN como las de Robotech. Aunque supongo que muchos otakus me matarían por decirlo, me gustaría ver que saldría si Emmerich dirigiera una versión de Robotech con actores reales. Por una vez tendria unguión bueno de verdad, y con una temática de independencia y patriotismo en cierto modo similar a la que le gusta, pero bien matizada.

Y usted que puiensa, herr kleist... le parece que valdría la pena el experimento... o tal vez se echaría a temblar al solo oír el nombre de Emmerich como director de Robotech... siento curiosidad por saber su opinión. :-)

Anónimo dijo...

Pues es cierto que con ese guión ningún director lo haría mejor, porque no daba para más el libreto, pero Emmerich siempre nos da lo mismo.

Sobre cómo lo haría si le dieran un guión bueno de verdad, pues no lo sé. Supongo que no mal, pero hasta no verlo, no puedo opinar. Lo peor para mí es el "romance sintético" por llamarlo de algún modo. El romance en otras películas, como De Aquí a la Eternidad por ejemplo, esta bien desarrollado, bien explicado, con intriga romántica y bien explicado. Aquí parece que esta por ponerlo, porque hay que meter algo de amor a la fuerza y no importa que no este bien explicado porque se enamoran las parejas ni que no haya intriga romántica ni nada, hay que ponerlo por cumplir, y punto. Y claro, no convence a nadie. Pero la culpa es del guión, es cierto, no de Emmerich. En Robotech el romance esta bien explicado y mejor desarrollado,con intriga y de forma convincente, ahora, como sería con Emmerich de director, no sé. Habría que verlo.

Von Kleist dijo...

Buenas anonimo 1 (comentario de las 16:24 horas 21/12/2019)

Gracias por tu aporte. En cuanto a lo que dices, puedo coincidir parcialmente con tu argumento. Efectivamente el patriotismo puede ser un elemento complementario de la trama de una película bélica, el problema es cuando se trata del elemento PRINCIPAL de la historia. Y en el caso de "Midway" ocurre así. Varios personajes tipo "heroe anónimo" con poco desarrollo sicológico pero que rezuman patriotismo y están dispuestos a morir por la patria (en ese sentido, la escena del prisionero al que los japoneses tiran del destructor es de traca...).

En cuanto a la "culpa" de Emmerich en el resultado final, tambien concuerdo a medias. Es cierto que el guión no daba mucho más de sí, pero tambien lo es que el director -y mas uno como Emmerich, que interviene en toda la producción- puede seleccionar que tipo de guiones quiere. En ese sentido Hitchcock era un maestro, siempre seleccionaba guiones a su medida, e incluso cogia libretos mediocres y los convertía en grandes películas. En el caso de Emmerich, su sello es la espectacularidad visual y el empleo masivo de efectos especiales, así que me temo que tampoco en este caso se haya preocupado mucho de seleccionar un buen guión.

E insisto en lo apuntado antes. A estas alturas, si una película no me ofrece una buena historia con (al menos) cierto desarrollo de los personajes, y al menos algún elemento antibelico, me parece que ya aporta poco al cine actual. Y en eso, Midway me parece una historia que se podría haber filmado en los años 50 del pasado siglo, aunque visualmente sí es una película del S. XXI.

Saludos

Von Kleist dijo...

Hola anónimo 2 (Comentario 21/12/2019 las 21:36 horas)

Coincido contigo, Emmerich siempre ofrece más de lo mismo, por eso decía en mi anterior respuesta que no se trata tranto de un tema de guión, sino -a mi entender- de estilo narrativo. Y en el de Emmerich, para lo bueno y para lo malo, prima la espectacularidad visual y el patrioterismo por encima de otros elementos.

En cuanto al romance, nuevamente coincido contigo. Lo cierto es que se puede decir que en el 90% de películas bélicas suele ser un elemento superfluo cuando no plúmbeo... porque eran historias que se solían introducir en la trama no para enriquecer esta, sino para contentar al público femenino, que al fin y al cabo, tambien paga su entrada... por ese motivo, salvo honrosas excepciones (verbigracia, la muy estimable "TIEMPO DE AMAR TIEMPO DE MORIR") el romance y el cine bélico no "casan" bien.

Respecto a Emmerich como director de "Robotech", supongo que como dices habria que verlo, pero a priori se puede decir ese es un tipo de historia de acción que se ajusta bastante bien a las cualidades de Emmerich como realizador.

Saludos



miquel zueras dijo...

Hola, Von Kleist! Conservo reciente el recuerdo de "La batalla de Midway" (1976) por ser la primera película que vi con el sistema Sensurround. Publiqué una entrada sobre esas películas plagadas de viejas glorias del cine que aparecían en pantalla unos segundos por si le quieres echar un vistazo:
miquel-zueras.blogspot.com › 2015/09 › alguien-recuerda-el-sensurround
Me ha gustado tu opinión sobre esas tramas románticas que suelen ponerse con calzador en las películas bélicas -ahora mismo recuerdo lo mucho que perjudicaba a producciones como "Cuando hierve la sangre" (1959)- pero "Tiempo de amar..." era más bien una película romántica con trasfondo bélico.
Efectivamente "Midway" carga con algunos defectos de "Pearl Harbour" como su excesivo patrioterismo, aunque sin el excesivo metraje del film de Michael Bay. Eso sí, es una de esas películas para ver en pantalla grande.
Saludos, Von Kleist! y encantado de pasar por aquí.
Borgo.

Anónimo dijo...

Me alegra que coincidamos, herr Kleist. Pero creo que el bélico y el romance sí que casan bien cuando se hace en serio. De Aquí a la Eternidad, Barry Lyndon y muchas otras grandes producciones son precisamente historias de romance y guerra y le han dado grandes clásicos al cine. Y ni hablar de Casablanca o Gone With the Wind. El romance y el bélico dan una buena combinación. El problema es cuando se mete romance sin ganas, sólo por cumplir, o por contentar a el público femenino -mal contentado, porque el romance sin intriga ni desarrollo no pega. La única vez que funciona con poco desarrollo en mi opinión es en El Hidalgo de los Mares. Pero creo que mi opinión esta un poco prejuiciada porque soy fan de Mayo y Peck que por cierto me parece que tienen buena química incluso aunque el romance no tenga mucha trama- pero es la única película en que el romance funciona sin estar muy bien desarrollado.


Y creo que es usted un poco valiente para decir eso de Emmerich como director de Robotech. Con tantos Otakus que considerarían una herejía ponerlo de director...

Von Kleist dijo...

Hola Miquel

Gracias por pasarte por aquí, un placer verte de nuevo. Le echaré un vistazo a las entradas que me indicas de tu blog. Sobre "Tiempo de amar, Tiempo de Morir" opino que es una película bélica con un trasfondo romántico, aunque en este caso la acción transcurre en la retaguardia más que en el frente. En cualquier caso es una película en la que el romance definitivamente funciona perfectamente, porque sí tiene un sentido narrativo. En muchas otras producciones bélicas no ocurre lo mismo y las tramas románticas se meten con calzador, ese es el problema.

Respecto a Midway, es verdad que tiene cierta similitud con "Pearl Harbor" aunque es un poco mejor que esta última, sobre todo porque nos ahorra los triángulos amorosos de turno...

Saludos

Von Kleist dijo...

Hola Anónimo

No digo que las historias románticas no PUEDAN funcionar bien en una película bélica. Más bien decía que no SUELEN funcionar, porque ese tipo de tramas se incluían de forma más bien forzada, con el único fin de contentar al público femenino, de modo que el resultado solía ser que entorpecían la narración principal, sin aportar nada de relieve a esta. Pero por supuesto hay excepciones -como las que apuntas- porque en esos casos la historia romántica sí tiene un sentido narrativo.

Saludos