BIENVENIDO

Gracias por visitar este Blog.

Se pueden publicar comentarios en cualquier reseña. Para consultar reseñas antiguas, solo tienes que pinchar en "Listado Alfábetico de las películas del Blog".

Todos los comentarios serán contestados. Para plantear dudas, sugerencias o cuestiones puedes enviar un e-mail a: sgmcine@hotmail.com

Actualmente hay 358 reseñas publicadas.

viernes, 19 de noviembre de 2010

Los niños de Huang-Shi (The children of Huang Shi)

Los niños de Huang-Shi (2008)

La historia nos sitúa en 1938. El jóven periodista inglés George Hogg (Jonathan Rhys Meyers) llega a China para cubrir la invasión japonesa del país. Ya en China, Hogg presenciará en primera persona la brutalidad del ejército imperial japonés hacia la población civil, por lo que decide quedarse en el país y ayudar a los más desprotegidos. Tras escapar de la muerte gracias a la ayuda de Jack Chen (Chow Yun Fat), uno de los jefes de la resistencia comunista, Hogg se refugia en el orfanato de Huang Shi, donde con la ayuda de la enfermera Lee Pearson (Radha Mitchell) se convertirá en profesor, dando clases a los niños. Con el paso de los meses, y ante la amenaza de que la guerra llegue al orfanato, Hogg decide emprender una increíble marcha de más de 1000 kilómetros atravesando China, a la cabeza de los 60 huérfanos de Huang Shi, para ponerlos a salvo trasladándolos a un remoto refugio en el interior del país.

Los niños de Huang-Shi es una de esas historias basadas en hechos reales que, a priori, tienen todos los elementos necesarios para convertirse en una gran película. En este caso, la historia original ofrecía unos personajes que dan perfectamente el tipo de “héroes reales”, y que protagonizaron una emotiva historia de superación personal y valores humanos; todo ello con el trasfondo de un drama bélico con tintes épicos ambientado en la guerra chino-japonesa. Teniendo en cuenta esto, es bastante elocuente el hecho de que los aspectos más destacables de esta película se reduzcan a la ambientación y los paisajes. Las posibilidades narrativas que ofrecía la historia original no han sido ni remotamente explotadas por el film, y esto se debe a varios motivos. El primero de ellos puede encontrarse en la deficiente elección del reparto. Jonathan Rhys Meyers no parece el actor más adecuado para dar vida al abnegado Hogg, y su interpretación, aparte de envarada e inexpresiva, no resulta nada creíble. Tampoco su compañera de reparto, la actriz Radha Mitchell, consigue transmitir gran cosa con su papel de sacrificada enfermera; y en cuanto al más entonado de los intérpretes, el actor chino Chow Yun Fat, es una pena que su personaje -que podía haber dado más de sí- se quede en un plano bastante esquemático y secundario.

Aparte de lo anterior, lo mínimo que puede pedirse a una película basada en una historia de superación personal y valores humanos emocione, cosa que la película intenta, sin éxito. Falta intensidad dramática en demasiadas escenas, especialmente en el relato de la hazaña de la agotadora marcha a través de las montañas, la cual es contada de una forma tan plana y desapasionada, que al final queda totalmente desdibujada. Y sobre todo, lo peor es que la película apenas llega a conmover al espectador, en lo cual tiene mucho que ver la poco vigorosa realización de la que hace gala el director Roger Spottiswide. Si ellos le unimos que las subtramas que se introducen en la historia resultan del todo insustanciales, sobre todo la que intenta mostrar el triangulo amoroso entre Hogg, Chen y la enfermera, se entiende que tras visionar las dos horas de metraje, el espectador se quede con la sensación de estar ante un título fallido en más de un aspecto.

En definitiva, Los niños de Huang Shi es el típico ejemplo de film poco inspirado que desaprovecha una magnífica historia de base, trasladando a la pantalla una torpe adaptación de la misma. Una pena, porque tales mimbres, en manos de unos guionistas y un director más avezados, podrían haber dado lugar a una gran película. Al final, se queda en un producto pasable y medianamente entretenido, pero que, en lineas generales, decepciona.

Calificación: 4/10

14 comentarios:

Piru dijo...

¿Por qué en la última década es complicadísimo encontrar grandes títulos del cine bélico? ¿Es cierto que se ha perdido el cariño del buen cine de antes, o es simple añoranza de "cualquier tiempo pasado fue mejor"?

Y de los westerns ya ni hablamos, será que han pasado de moda. Es paradójico que cuando mejores técnicas y medios se tienen, peores sean estos dos géneros.

Un saludo Von Kleist!

Von Kleist dijo...

Buenas Piru

Es cierto que esta década no ha sido precisamente prolífica en grandes títulos bélicos, aunque alguno ha habido. A bote pronto, me viene a la cabeza "Enemigo a las puertas". Pero no creo que sea un problema de un género determinado, sino del cine en general. Faltan ideas, faltan buenos guiones, y faltan directores de talento. Curiosamente, la series de TV han elevado mucho su calidad media, y creo que es porque los guionistas y realizadores más prometedores se están volcando en ese medio. Creo que ese es uno de los motivos principales, aunque probablemente no el único.

Saludos

Piru dijo...

Es muy cierto lo que comentas, en la última década el mejor cine se ha visto en televisión, y parece que todavía hay una buena hornada de títulos que se avecinan a partir de enero del año que viene.

Von Kleist dijo...

Hola Piru

Pues sí, es curioso que mientras las series de TV no paran de captar la atención de millones de espectadores con propuestas nuevas y originales, el cine de los ultimos 3-4 años vive prácticamente de los "remakes" de películas anteriores, de adaptar películas extranjeras de éxito, o de films de géneros muy trillados como la comedia romántica o el thriller policiaco. Y eso creo indica el problema que apuntaba antes, en el cine hay una sangría de talento alarmante, mientras que la TV está acaparando a los mejores profesionales del medio. No hay más quer ver las series que saca HBO para comprobarlo.

Saludos

Major Reisman dijo...

Buenas

Volvemos otra vez por aquí.

Poco que añadir a tu estupendo comentario.

Yo creo que el principal problema de este tipo de películas es que los directores tienen miedo de hacer películas demasiado épicas, porque piensan que el público puede pensar que son increíbles. Quizás por eso las hagan tan planas y aburridas. Si añadimos a eso unos interpretes mediocres, no debemos extrañarnos del resultado.

Y totalmente de acuerdo en lo que comentáis sobre los guionistas de TV. La materia gris se está trasladando a otro sitio.

Un saludo

Von Kleist dijo...

Buenas Reisman

Encantado de verte de nuevo por estos lares cibérneticos...;)

Quizás el problema que apuntas, el de no querer pasarse en la épica, sea otro de los factores que explican que se desperdicien de mala manera historias como esta. Pero creo que la deficiente dirección también tuvo mucho que ver. Y el encargado del casting, desde luego, no anduvo muy fino en la elección de los protagonistas. El Sr. Rhys Meyers parece más un modelo de pasarela de Armani que un sacrificado periodista, embarcado en una ardua tarea de altos ideales.

En cuanto a lo de la brecha, cada vez más grande, que se está abriendo entre el cine y la TV, creo que los grandes estudios deberían darse cuenta de ello y adoptar medidas al respecto. De lo contrario, veremos a ver que ocurre con el cine tradicional a medio plazo.

Casandra dijo...

Mucho del problema radica en que una serie de tv tiene muchas ventajas: tiene tiempo para desarrollar una buena historia, personajes que cambien de cáracter, (EXPLICANDO al espectador porqué, un punto crucial) y una intriga mejor desarrollada que sirva de pegamento a la historia. En el cine, todo eso es más difícil.

Y las series de tv con el digital tienen el medio de saltarse su pricnipal limitante: la falta de presupuesto. Además, la tv por cable da unos ingresos más saneados. Todo eso junto influye mucho.

De todos modos, malas películas se han hecho siempre.

Casiopea dijo...

Sin embargo, HAY películas épicas más o menos buenas. Master And Commander, Troya, Zona Hostil, etc.

El problema es más bien, que los directores modernos suelen caer en las mismas fallas que has señalado en esta película.

Von Kleist dijo...

Hola Casandra y Casiopea (por cierto, ¿no sereis primas de unas antiguas conocidas del Blog, llamadas Angelina y Andreina, verdad?...;)

Es cierto que las series de TV tienen más margen temporal para desarrollar las tramas y los personajes, por razones obvias. Tamhbién es cierto que la era digital de efectos visuales ha "democratizado" en gran medida la posibilidad de que producciones televisivas cuenten con unos efectos especiales apreciables. Pero aparte de eso, hay que reconocer que el cine de los últimos años sufre una alarmante falta de originalidad e ideas nuevas, mientras que las series de TV no para de aportar propuestas atrayentes para el público, y en gran medida, originales. Y últimanete los guiones de las series de TV le ganan por goleadas a los de las películas comerciales.

Efectivamente ha habido películas bélicas e históricas destacables como las que cita Casiopea. Pero son oasis en un desierto de remakes y films de temas muy trillados, eso sí recurriendo al 3-D para que la técnología supla la falta de ideas. Yo creo que o el cine espabila, o en el plazo de 10-15 años la rentabilidad de los estudios puede verse muy reducida.

Saludos

Conde de Salisbury dijo...

Coincido con usted Herr Kleist, esta película es un buen ejemplo de como una buena historia original no llega a lo que debiera y ello por culpa del guión. También coincido en que es un problema muy común en los últimos tiempos y es cierto que la TV le está ganando al cine por goleada en estos años. Me temo que todo resonde a una política de los estudios hacia el beneficio fácil: hagamos blockbusters, que unos efectos especiales espectaculares y algún nombre famoso nos llenen la sala de familias y de adolescentes y ahorremos en guionistas.

Mariomagno dijo...

Saludos a todos

Este es mi primer comentario en el blog a pesar que lo vengo leyendo hace mucho...jejej

A mi parecer no es que hayan películas malas en los últimos tiempos...sino que se han vuelto más comerciales y apegados a los efectos audiovisuales...por que venden más....escuché algún desadaptado en el cine decir que "Rescatando al Soldado Ryan" era la mejor película bélica de la historia...y no digo que no sea buena...pero si argumentalmente la comparamos con La Cruz de Hierro, Un Puente Lejano, etc...definitivamente no estará entre los 10 primeros...

Pero "nuevas" "buenas" las haya...creo....El Soldado Ryan, Enemigo a Puertas, Santos y Soldados, etc... pero... quizá se gaste hoy mucho en efectos para estar en la vanguardia y vaya en deprimenta del argumento y los detalles...

Por cierto...¿esta película no tiene algo de parecido con Himno de Batalla de Rock Hudson? (solo que en este caso...la guerra fué en corea)

Casandra dijo...

Pues sí somos parientes entre nosotras, pero no conocemos a esas personas que dices tú.

Es curioso que siempre se haya dicho esa misma letanía sobre el cine: que no hay ideas originales, que se repite lo mismo, etc. Si repasamos las crónicas de los años 50 para acá ese ha sido un pensamiento recurrente.

En realidad el digital no tiene porqué ser un obstáculo para el buen cine: al contrario. El problema esta en el guión. Pero es curioso que en ese sentido los canales de tv por cable le roben tantos cerebros al cine.

En fin, si repasamos las últimas películas vemos que algunas como Cold Mountain, saben seguir mas o menos bien la estela del remake sin caer en la fórmula de películas repetidas con monotonía hamburgeril.

Otras no aprenden. Comparar la última versión de terminator con los mercenarios de Stallone.

Casiopea dijo...

Otro problema es que el cine, a diferencia de la tv por cable sólo puede "digerir" una cierta cantidad de títulos por año. Quiero decir: es raro ver un año en que haya más de x películas de cualquier género. Últimamente se hacen x pelis de ciencia-ficción, x de aventura, x de bélico etc. Es un estudio matemático del mercado que se ha convertido en ley. Por eso, para que no se sature un género sólo se hace una cantidad casi fija de producciones. Todo lo contrario de la tv que esta siempre más voraz.

De todos modos, incluso en la tv se nota esa misma tendencia a repetir versiones "imitadas" de series buenas: Comparar "Espartaco sangre y arena" con "Roma". Generalmente, el proceso implica decadencia: se termina cayendo en una especie de fórmula por encargo que va perdiendo paulatinamente el encanto.

Von Kleist dijo...

Buenas Lord Conde

Sí, los estudios cada vez más, caminan hacía un objetivo estrictamente comercial. Reutilizan las mismas ideas una y otra vez, a veces con una pátina tecnológica, para vendernos el mismo producto. Y de momento da dinero, pero el cine está perdiendo espectadores, así que el filón no parece inagotable. Veremos a ver que pasa en los próximos años.

Mariomagno, bienvenido al blog. Es verdad que ha habido buenas película (bueno, la de Saints and Soldiers a mi me parece más bien mala), pero en general los últimos años han sido un desierto de creatividad. O el cine comienza a reaccionar o el actual formato del cine comercial puede desaparecer a medio plazo. Al menos, así lo veo yo. No he visto Himno de Batalla, así que no puedo opinar.

Buenas Casandra (y disculpa por la pregunta respecto a las identidades). No digo que la tecnología digital sea mala para el cine. Todo lo contrario, usada sabiamente y al servicio de buenas historias, puede ser un valor añadido muy interesante. Lo malo es que últimamente el cine cuida más la forma que el fondo, ofreciendo productos visualmente brillantes, pero absolutamente huecos en el plano argumental. Veasé "2012", "Pearl Harbour", "Furia de Titanes", "Transformers" etc, etc, etc. Y es una tendencia peligrosa, porque al final lo que se consigue es saturar al espectador de imágenes, pero no "llenarlo" con una experiencia satisfactoria al ver un film.

Casiopea muy de acuerdo con lo que dices, la repetición de temas e ideas es, al fin y al cabo, inevitable. Pero si los mejores profesionales de un medio se pasan a otro... el que se queda "abandonado" lo va a pasar mucho peor, porque a la escasez de ideas originales se añade la falta de guionistas capaces de desarrollar buenas historias con la materia que hay sea más o menos trillada. Y al cine le está pasando eso, especialemte en el ultimo lustro.

Saludos