BIENVENIDO

Gracias por visitar este Blog.

Se pueden publicar comentarios en cualquier reseña. Para consultar reseñas antiguas, solo tienes que pinchar en "Listado Alfábetico de las películas del Blog".

Todos los comentarios serán contestados. Para plantear dudas, sugerencias o cuestiones puedes enviar un e-mail a: sgmcine@hotmail.com

Actualmente hay 358 reseñas publicadas.

lunes, 25 de mayo de 2009

Naufragos (Lifeboat)

Naufragos (1944)

Tras el hundimiento de un carguero norteamericano que de dirigía a las Islas Bermudas, así como el del submarino alemán responsable del hundimiento, un solitario bote salvavidas acogerá a un grupo de supervivientes. A la única ocupante del bote, la famosa periodista Connie Porter (Tallulah Bankhead), pronto se le unen un variopinto grupo de náufragos rescatados del mar: el rudo marinero Kovac; el telegrafista Stanley, la enfermera Alice, el importante magnate de la industria Charles Rittenhouse; el cándido marinero Gus Smith (herido en una pierna), el camarero negro Joe, la señora Higgins que llega al bote con un recien nacido muerto, y por último, Willi, el capitán del submarino alemán, que ha sido el único superviviente del mismo. Mientras los supervivientes tratan de organizarse y buscar la mejor manera de ser rescatados, irán surgiendo entre ellos una serie de tensiones y enfrentamientos que pondrán en peligro la integridad del grupo.

A mi modo de ver, la grandeza de un cineasta no solo se mide por sus grandes obras, sino también por su capacidad para ofrecer algo diferente cuando se trabaja con una historia más tópica o convencional. No me cabe duda de que el gran Alfred Hitchcock era uno de esos directores tocados con la varita del genio creativo. Así lo demostró en productos, como Naufragos, aparentemente sencillos y que pueden considerarse “menores” dentro de su filmografía, pero que cuando uno los revisa, no puede dejar de admirar el sello inconfundible del mago del suspense. En ese sentido, partiendo de que “Naufragos” fue un film bastante conyuntural, realizado por Hitchcock en plena II GM en el contexto de la ingente labor propagandisitica realizada por los estudios de Hollywood en apoyo de la causa aliada, lo cierto es que es una película que trasciende su mera y superficial motivación propagandística, para convertirse en un intenso relato, a partes iguales, de drama humano y tensión psicológica excelentemente retratados en el celuloide.

Para realizar el guión del film, Hitchcock se basó en un relato del famoso escritor John Steinbeck, modificándolo para adaptarlo a las circunstancias bélicas del momento, mediante la introducción del personaje alemán, que será clave en el devenir de las relaciones entre el grupo de náufragos. Para dotar del mayor realismo posible a la historia, Hitchcock quiso filmar integramente desde el interior del bote (no se muestra ni un solo plano exterior) y aunque la película se rodó integramente en un tanque de agua en el interior de un estudio, sometió a los actores a un duro rodaje, ya que los intérpretes tuvieron que pasar gran parte del tiempo mojados (lo cual le costó a la protagonista sufrir dos pulmonías). Además, abundando en este realismo, el director decidió prescindir por completo de la música de acompañamiento, siendo el sonido de la flauta que toca el personaje del camarero negro la única banda sonora del film. Por otro lado, se planteaba el problema de introducir el ya habitual “cameo” de Hitchcock, quien –como seguro que saben los buenos aficionados al cine- tenía costumbre de aparecer brevemente en todas sus películas. Por razones obvias, en este caso no podía hacerlo como un extra, así que Hitch se sacó de la manga un truco bastante imaginativo para cumplir con su ritual: aparecer retratado en el anuncio de un tratamiento para adelgazar que aparece en el periódico que lee uno de los supervivientes a bordo de la barca.

Es interesante reseñar como Hitchcock, pese a lo reducido del escenario y las limitaciones de la trama, logra crear una inigualable atmósfera opresiva en torno a los personajes, gracias al uso in crescendo de una excelentemente dosificada tensión dramática, especialmente en las escenas que preceden a la desaparición de la madre del bebé muerto o a la amputación de la pierna del marinero herido. También es destacable el como se articulan las relaciones respecto a los personajes principales del film: la periodista con aires de diva, Connie Porter (muy bien interpretada por Tallulah Bankhead), cuya altivez inicial se irá degradando progresivamente conforme va perdiendo todas sus valiosas posesiones materiales; y por otra parte, el astuto, maquiavélico y cruel alemán, Willi, cuya doblez es otro de los aspectos que la película va descubriendo con excelente pulso, hasta el climax final.

Por lo demás, todos los elementos clásicos del cine hitchckoniano están ahí y son fácilmente reconocibles. Aparte de la mencionada carga de suspense y tensión sicológica, encontramos el elemento del erotismo, subrepticio pero latente, que se pone de manifiesto en la relación que se establece entre la periodista Porter y el rudo marinero Kovac. También se hace notar la poco disimulada misoginia del director a la hora de presentar a sus personajes femeninos, amén de su innovador aspecto visual, basado en el empleo casi constante de planos cercanos y medios de los personajes.

En definitiva, Naufragos pertenece a ese grupo de películas de Hitchcock que, aun estando un peldaño por debajo de sus mejores obras, son autenticos clásicos a descubrir o –como en mi caso- redescubrir. Una película que hay que ver y que no defraudará a los seguidores del mago del suspense.

Calificación: 7,5/10

8 comentarios:

lola dijo...

Hola, me encanta esa película, la ve visto varias veces y no me canso de repetirla.
saludos y que tengas una buena semana.

essler dijo...

Una interesante película, que nos ofrece una variante de las técincas del director a las que este ya nos tiene acostumbrados.

Major Reisman dijo...

Buenas

Poco que añadir. Lo cierto es que esta película la hace alguien que se esté haciendo un nombre en el cine y luego no vuelve a hacer nada más y dirían que es una de las grandes obras maestras del septimo arte y que es el acabosé. Pero es que Hitchcock consiguió luego superarse a si mismo en más de una ocasión y cuando la comparas con sus obras posteriores no parece tan buena. Si uno hace el esfuerzo de intentar aislarla del resto de las obras de Hitchkock se maravilla de como fue capaz de crear una trama tan complicada y llena de posibles salidas en unas circustancias tan limitadas. Nada de efectos especiales ni fuegos de artificio. Tan sólo una buena historia, unos actores de los llamados "secundarios" pero en los que se puede confiar. Es una auténtica lección de cine.

Un saludo

Von Kleist dijo...

Buenas y gracias por los comentarios

Lola y Essler, me alegro de que os haya gustado la película.

Reisman, muy atinado lo que apuntas. Es increible el partido que Hitchcok le saca a una historia que en manos de cualquier otro habría sido mucho menos jugosa. Pero lo más interesante para mi es como pese a que Hitchcock era por aquel entonces un realizador con experiencia, ofrecia productos memorables aun estando lejos de su cenit creativo, algo que desde luego está al alcance de muy pocos. En esta época (mediados los 40) aun no había mostrado todo su genio, pero desde luego, su sello estilístico ya estaba ahi, más que latente.

Por algo es considerado uno de los grandes genios del Septimo Arte. Como digo en la reseña, ha sido uno de los pocos directores capaces de ofrecer siempre ese "algo más" en todas sus películas.

Saludos

Saludos

Santi dijo...

Película de una sencillez brutal y una muestra del grandioso talento de Hitchcock, que con un solo escenario y 9 personajes consigue un escalofriante thriller lleno de secuencias memorables y tensión lograda de la forma más natural posible.

El escenario es pequeño y los personajes estereotipados pero aún así el ritmo no ceja, y el mérito es tremendo. Efectivamente creo que "Náufragos" es una obra "menor" (sí, también creo que lo adecuado es poner comillas), pero su formato teatral, gran talento interpetativo y poderío en algunas imágenes le da esa grandeza que tienen las obras humildes cuando un director con genio se pone con ellas (algo así como hace Cronenberg con sus pequeñas y humildes joyas "Promesas del Este" y "Una Historia de Violencia"). La imagen de Willy remando poderosamente mientras la tripulación se deshace por la sed y el hambre es realmente estremecedora...

"Náufragos" funciona como propagando bélica (estaban en plena IIGM, sí señor, y en ese mismo año Hitchcock reealizó dos cortometrajes propagandísticos) y también como lectura social/humanística. La cinta no posee el habitual MacGuffin del director, pero el resto es todo Alfred Hitchcock puro y duro.

Estoy muy de acuerdo con tu comentario, también pienso que está un poco por debajo de otras obras como "Los Pájaros", "La Soga", "Psicosis" o "La Ventana Indiscreta" (todas las que he visto del director), pero igualmente es una cinta genial.

PD: Lo del cameo es un puntazo enorme, una prueba del ingenio del Maestro del Suspense.

Von Kleist dijo...

Hola Santi

Gracias por el comentario. Efectivamente, la capacidad de "Hitch" para sacarse escenas de tensión dramática de la manga era asombrosa. Y pese a lo reducido del escenario en que se desarrolla la historia tiene un par de momentos estremecedores. El primero cuando la madre del bebé se suicida y la tripulación descubre el cabo que sujeta el cuerpo sumergido en el mar, y el segundo, la secuencia de la amputación de la pierna del marinero. Otro aspecto interesante es la auténtica "caida a la tierra" (en sentido metaforico)del personaje de la acaudalada periodista.

Como apuntaba Reisman en su respuesta, esta historia en manos de cualquier otro no habría pasado de un mero vehículo de propaganda. Pero el "mago del suspense" siempre ofrecía algo más, y en eso radica su genialidad.

Saludos

Casandra dijo...

No me parece una obra menor, con o sin comillas. Es cuestión de parámetros. Un reto para Hitchcock, que siempre se renovaba. Aunque gringa, me parece una de las más europeas películas del autor. Incluso hay momentos que me remiten al cine italiano o francés posterior. El montaje es "eisensteiniano": p.ej la bota de la pierna amputada, la cuerda que sostenía a la suicida. Los primeros planos, el ritmo creciente, el tono humanista y hasta liberal con el que toca el antinazismo, contrastante con su conservadurismo de siempre (a lo mejor debido al entonces izquierdista Steinbeck)y la profundidad de los personajes hacen que me parezca, una pequeña obra maestra, que no es lo mismo que una obra menor (quizá por eso las comillas). Polanski repetirá la hazaña años después en "La Muerte y la Doncella". Un cordial saludo.

Von Kleist dijo...

Buenas Casandra

Desde luego, cuando se habla de un gigante del cine como Hitchcock lo de "menor" hay que ponerlo entre comillas. Porque sigue siendo una más que estimable película, pero valorada en el contexto de su obra, no puede decirse que sea una de sus obras cumbre. Y eso dice mucho, desde luego, de las cotas de genialidad que alcanzó el mago del suspense.

Eso sí, hay que reconocer que el partido que le saca a una historia aparentemente anodina (7 extraños a la deriva en un bote) es extraordinario, y pocos como el habría logrado crear esa atmósfera de tensión en un escenario tan reducido, eso es indudable.

Saludos