BIENVENIDO

Gracias por visitar este Blog.

Se pueden publicar comentarios en cualquier reseña. Para consultar reseñas antiguas, solo tienes que pinchar en "Listado Alfábetico de las películas del Blog".

Todos los comentarios serán contestados. Para plantear dudas, sugerencias o cuestiones puedes enviar un e-mail a: sgmcine@hotmail.com

Actualmente hay 357 reseñas publicadas.

miércoles, 1 de octubre de 2008

1941

1941 (1979)

Diciembre de 1941. La declaración de guerra de Japón a EEUU provoca que la fiebre bélica se extienda por todo el país. Mientras tanto, en la zona de Los Angeles una serie de personajes se verá afectado por la psicosis colectiva provocada por la posibilidad de que se produzca un ataque japonés. De este modo, el piloto de caza Wild Bill Kelso (John Belushi) perseguirá aviones japoneses por todas partes, mientras que Ned Beatty (Rick Moranis) un pacífico ciudadano verá instalada una bateria antiaerea en el jardin de su casa, y un coronel desquiciado trata de descubrir agentes infiltrados japoneses. Todo ello al mismo tiempo que un submarino japonés que lleva a bordo un oficial alemán merodea la costa californiana.

A finales de la década de los 70, la carrera de Steven Spielberg estaba en la cresta de la ola. El joven pero consagrado realizador ya se había hecho acreedor del título de “Rey Midas de Hollywood” tras lograr de manera consecutiva dos éxitos arrolladores en taquilla con sus films “Tiburón” y “Encuentros en la Tercera Fase”, logrando unas cifras de recaudación apabullantes y ganándose el favor del gran público. Reforzado por estos éxitos, Spielberg decidió experimentar en su siguiente proyecto en el terreno de la comedia, con el que iba a suponer su cuarto largometraje. La escritura del guión se encargó a Robert Zemeckis un prometedor guionista y realizador a quien Spielberg había apadrinado dentro de la industria de Hollywood y que era uno de sus mas estrechos colaboradores en aquella época. El guión de Zemeckis trataba de parodiar, inspirándose lejanamente en una serie incidentes reales acaecidos en la Costa Oeste norteamericana al comienzo de la guerra, la fiebre bélica que se había apoderado de buena parte de los habitantes de la zona durante las primeras semanas del conflicto.

El hecho de que 1941 se convirtiera en un relativo fracaso comercial (el primer revés de Spielberg en taquilla) ha hecho que esta película sea una de las menos recordadas de Spielberg, y que incluso algunos la hayan calificado como su obra “maldita”. La verdad es que este film es uno de los menos brillantes de Spielberg. A pesar de lograr algún gag acertado (como la autoparodia de “Tiburón”, en este caso con el submarino japones haciendo las veces de escualo) el cambio de registro radical respecto a sus películas anteriores no le sentó nada bien a Spielberg. Se nota que este domina a la perfección los aspectos técnicos de su oficio porque en la película hace un espectacular uso de los efectos especiales, manejo de cámara y planos, al tiempo que ofrece una generosa muestra de secuencias espectaculares y multitudinarias, pero tratándose de una comedia, a la parte cómica le falta mucha sustancia y se nota que en este terreno a Spielberg le faltaba la inspiración artística de la que habia hecho gala en sus anteriores films.

Viendo la película se nota que Zemeckis y Spielberg estaban influenciados en esta época por el tipo de comedia alocada de boga en los 70 (por ejemplo, “Desmadre a la americana”) y que era del gusto del público en aquella época. El problema es que ni el realizador ni el guionista fueron capaces de trasvasar dicha comicidad a la historia de 1941. Y, pese al hecho de que Spielberg pudo manejar la producción contando con muchos medios y un reparto plagado de actores cómicos de renombre como John Belushi (genial en su papel de desquiciado piloto de P 40) o Dan Aykroid, lo cierto es que el resultado fue decepcionante. La intención evidentemente paródica del film queda deformadada por la hipertrofia de gags, a veces demasiados forzados. El ritmo que imprime Spielberg a su obra es tan frenético y alocado como un sketch de dibujos animados, cosa que no permite desarrollar adecuadamente ninguno de los ejes argumentales, y no digamos ya los personajes. La acelerada sucesión de escenas alocadas, explosiones, efectos visuales deslumbrantes (como por ejemplo la secuencia de destrucción de la noria), más que ayudar a crear comicidad lo que causa es un efecto de saturación en el espectador, por lo que la parte humorística resulta en general fallida. Y ello pese a dibujar algún que otro gag acertado (como el P-40 repostando en la estación de servicio) pero demasiado aislado en el conjunto de una comedia tremendamente irregular. El mismo Spielberg admitió, años mas tarde que “Comprendí que nos habiamos pasado cuando en los pases previos vi que gran parte de público pasaba mucho tiempo tapándose los oidos”.

Por ello personalmente opino que 1941, fue un merecido varapalo comercial para Spielberg. Una comedia excesiva en muchos aspectos, aunque por su puesta en escena, y algún que otro gag desternillante no desmerece un visionado por el aficionado al cine en general.

Calificación: 5,5/10

9 comentarios:

Major Reisman dijo...

Buenas

Pues no le vino nada mal a Spielberg la ducha de humildad a tenor de como le ha ido después.

El mejor gag es el del submarino como bien dices. La cara del japones viendo el culo de la rubia es desternillante.

Un saludo

Von Kleist dijo...

Hola Reisman

Desde luego, Spielberg aprendió de la experiencia, y la prueba es que nunca más se ha atrevido a dirigir una comedia pura. En cualquier caso, yo rescataría algunas escenas más: casi todas las de John Belushi (tremendamente histriónico, pero gracioso), la destrucción de la Noria en la que monta guardia el ventriluoco, y la escena final con Rick Moranis.

Por cierto, como curiosidad, la chica que "tropieza" con el submarino es la misma que interpretó a la 1ª victima de "Tiburon".

Saludos

BUDOKAN dijo...

Me ha gustado tu reseña y creo que esta película podría considerarse fallida dentro de la obra de Spielberg. Saludos!

Steiner dijo...

Kleist:

Un buen comentario que presenta de forma bastante clara lo que es la película que yo desconozco. Haré por verla.

Saludos

Steiner :-)

billy dijo...

Por cierto que la escena del japonés, la chica y el periscopio fue posiblemente el génesis del gag del periscopio del tanque de Indy y la última cruzada (ese en el que al oficial del tanque se le dibuja una sonrisa al ver desde el aparato como le dan una tunda a Indy) aparte de un homenaje bastante claro a Tiburón. Pero aparte de eso ni las escenas de John Belushi (donde aparece casi como un dibujo animado) logran elevar el filme.

Von Kleist dijo...

Hola Billy

Gracias por el comentario. Personalmente opino que las escenas de Belushi son las más cómicas del film, aunque es verdad que no son especialmente memorables, pero al menos hacen gracia (por ejemplo, las caras que pone cuando le disparan todas la baterias antiaereas de LA). Aunque como digo, su interpretación resulta bastante histriónica.

Saludos

Ramón Monedero dijo...

A mi "1941" me gusta, entiendo que la película es exceisva y hace aguas por todas partes, pero esa batalla aérea en plena ciudad, la divertida pelea en el bar de oficiales y la descomunalmente buena BSO de John Williams me la salvan como un pecado más o menos inconfesable.

Von Kleist dijo...

Hola Ramón

Por supuesto, esta película tiene aspectos salvables. Como bien dices, la banda sonora del maestro Williams y demás. Y por supuesto sus efectos especiales muchos de ellos deslumbrantes para la época y una puesta en escena bastante vistosa. Lástima que no resultase redonda.

Ramón Monedero dijo...

Lastima, porque la propuesta tenía su miga y bien aprovechada podría haber resultado un film de lo más divertido. ¡Ay...!, los excesos que malos son...