BIENVENIDO

Gracias por visitar este Blog.

Se pueden publicar comentarios en cualquier reseña. Para consultar reseñas antiguas, solo tienes que pinchar en "Listado Alfábetico de las películas del Blog".

Todos los comentarios serán contestados. Para plantear dudas, sugerencias o cuestiones puedes enviar un e-mail a: sgmcine@hotmail.com

Actualmente hay 358 reseñas publicadas.

miércoles, 22 de octubre de 2008

El Secreto de Santa Vittoria (The Secret of Santa Vittoria)

El Secreto de Santa Vittoria (1969)

La caida del gobierno fascista de Mussolinni viene a alterar la tranquila vida del pequeño pueblo vinícola de Santa Vittoria. Por aclamación, los habitantes eligen como nuevo alcade a Italo Bombolini (Anthony Quinn), uno de los mayores borrachos del lugar, cuya principal preocupación será poner a buen recaudo la reserva de botellas de vino del pueblo, para evitar que caigan en manos de las fuerzas alemanas que se dirigen a Santa Vittoria. De este modo Bombolini, con la ayuda de Fabio y de su sufrida esposa Rosa (Ana Magnani) lograrán involucrar a toda la población local para engañar al destacamento alemán mandado por el capitán Von Proum (Hardy Kruger) acerca del destino del vino.

Basándose en el best seller homónimo de Robert Crichton, el director Stanley Kramer adaptó para la gran pantalla esta historia de ambiente Italiano. Como la acción de la novela se desarrolla en el pueblo real de Santta Vitoria, la idea inicial de Kramer fue filmar alli mismo las localizaciones de exteriores. Sin embargo, para sorpresa del equipo de producción, el pueblecito descrito en el libro resultó ser una moderna ciudad de gran extensión, por lo que no hubo otro remedio que buscar un sitio alternativo para el rodaje, que recreara la apacible villa vinícola descrita en el libro, siendo finalmente elegido el pequeño pueblo de Anticoli Corrado, que reunía todas las características necesarias para servir de ambientación a la película.

La película se apoya sobre todo en el carisma del duo protagonista, un Anthony Quinn que dota a su personaje de un punto histriónico (pero adecuado), y la siempre eficaz Ana Magnani en el papel de sufrida esposa. Hay que decir, por cierto, que la relación entre Quinn y Magnani fue bastante tensa, ya que no se soportaban mutuamente, lo cual vino bien para el rodaje dado que ambos actores interpretaban a un matrimonio separado y enfrentado por las aficiones alcohólicas del marido.

Desde el punto de vista cinematográfico, puede decirse que “El Secreto de Santta Vittoria” es un film de humor costumbrista italiano made in Hollywood. La película va subiendo el tono desde la comedia ligera inicial, hacia una mayor intensidad dramatica conforme se va acercando el desenlace, el cual es, posiblemente, lo mejor del film. Personalmente no he encontrado que la parte cómica resulte excesivamente interesante, pese a la buena interpretación de Quinn como el borracho alcade del pueblo. A mi modo de ver lo mejor del film es como muestra el juego del gato y el ratón que se establece entre Bombolini y el resto de la población con el capitán alemán por cuenta de descubrir donde se esconde el preciado vino, lo que se convierte en una cuestión de orgullo para ambos. No obstante, como digo, la parte cómica del film no acaba de convencer; y por otro lado, el desarrollo de la historia resulta algo plano y falto de ritmo, por lo que el film se deja ver con agrado aunque sin excesivo interés. Todo ello sin menoscabo de la más que cuidada ambientación y producción del film, que logra retratar bastante bien los lugares y personajes de la campiña italiana de la época, presentando a toda una galería de simpáticos personajes mediterraneos.

En resumen, “El Secreto de Santa Vittoria” es un film medianamente entretenido, de más que correcta factura, pero al que le falta algo más –especialmente en su parte cómica- para llegar a ser una gran película. Con todo, aunque solo sea por ver al gran Anthony Quinn en uno de sus personajes más característicos, merece la pena verse. Un film simpático y sin pretensiones que se deja ver con agrado.

Calificación: 5,5/10

18 comentarios:

Luis C dijo...

Pues parece una película interesante, algo diferente dentro del cine bélico. por cierto ya añadí un enlace a tu blog. Gracias por hacer lo mismo.

Un saludo

José Antonio Peñas dijo...

Uno de los puntos en los que el tono dela película da un giro de 180 grados (y uno de mis momentos favoritos) es en las escenas en las que la Gestapo decide torturar a algunos habitantes, y sin saberlo se llevan a los dos jefes fascistas, los únicos que no saben nada. La escena empieza en tono de comedia, porque la idea de que los nazis torturen a los fascistas es cómica, pero Bombolini mira como los arrestan a golpes y se los llevan a rastras, y luego escucha sus gritos mientras son martirizados (mete la cabeza en la fuente tratando de no oir).
El final de la secuencia abandona toda comedia, mientras curan las heridas de los fascistas y Bombolini les pide, les suplica perdón.

Von Kleist dijo...

Hola y gracias por los comentarios

Luis, como dices, es una película con cierto interés, por ser un film un tanto atípico, rodado con grandes actores, y con una temática inusual. Merece la pena verse.

Respecto al comentario de Jose Antonio, muy cierto, el momento que señalas es un punto de inflexión de la película. Tampoco están mal las escenas de la Torre de agua, cuando Bombolini reflexiona sobre las ilusiones defraudadas que los italianos habían puesto en el régimen fascista de Mussolini; o el diálogo final von Von Proem, cuando el alcade le regala la botella de vino. Posiblemente esos tres momentos son los más destacables del film.

Saludos

kikinho dijo...

Otra película que tengo desde hace años y nunca no me doy animado a verla. Menos mal que existe este blog y me va animando a ver algunas pelis que, de otro modo, se pudrirían en el disco duro.

Un saludo crack!

echoes dijo...

Me gustó esta película. Para mí Quinn
es un gigante del cine. Y la banda
sonora me es bastante agradable.

Major Reisman dijo...

Buenas

A mi me pareció bastante maja, sobre todo porque el tono agridulce evita que caiga en la comedia facilona.

Estupenda reseña, y coincido contigo en que le falta algo para ser grande. Quizás sea porque Quinn parece hacer una especie de remake de Zorba.

Un saludo

Von Kleist dijo...

Buenas y gracias por los comentarios

Kikihno, encantado de verte de nuevo por aqui. Me alegro de que te hayas animado a verla esta película, espero que te guste. Como dice Echoes, lo mejor es la interpretación de Quinn, un actorazo que siempre ofrecia algo especial con sus papeles y que construye un entrañable personaje del alcalde Bombolini.

Reisman, ahora que lo mencionas, es cierto que el personaje de Quinn tiene cierto aire al de Zorba el griego. En cualquier caso, está claron que al bueno de Antonhy se le daban estupendamente los personajes de típico hombre mediterraneo. Diría que los bordaba.

Saludos

zeitzler dijo...

Pues el defecto principal es que la comedia no llega a hacernos desternillarnos de la risa, ni el drama a conmovernos lo suficiente, hasta bien llegados al fin de la película.

Sobre Quinn. En realidad, es imposible no ver algo de Zorba en casi todos sus papeles. De hecho, oí comentar que hubiera sido mucho mejor que Newman para el personaje concreto de Ari Ben en Exodo.

¿Usted que opina, von Kleist?

Von Kleist dijo...

Buenas Zeitzler

Pues mi de acuerdo con tu comentario. La parte cómica de film no es especialmente destacable, y como drama tampoco me pareció convincente, aunque tiene algunos momentos logrados.

Sobre Quinn, yo creo que era un pedazo de actor capaz de ofrecer un tipo de registro distinto según la película. Y sobre si hubiera dado el tipo interpretando a Ari Ben, la respuesta es sencilla: seguro que sí.

Saludos

Clothier dijo...

Uy Exodo, una película que acabo de ver hace poco, porque tenía tiempo buscando...

Quiso el destino que la viera justo después de ver las noticias del ataque israelí a la flotilla de paz hace poco. Y me resulto muy curioso ver todo el chantaje emocional y victimismo mediático que les aplicaban los del barco a los ingleses (pobrecitos de nosotros abusones de ustedes) justo después de haber visto las noticias...

No sé si el investigar historia te hace un poco facha, pero lo cierto es que me ha puesto un poco escéptico ante ese tipo de noticias vengan de donde vengan.

De todos modos creo que para el personaje concreto de Ari sí habría estado bien Quinn. Por cierto lo ví en un paseo por las nubes y me gusto mucho. Pero es cierto que no varía nunca o casi nucna su técnica.

Von Kleist dijo...

Buenas Clothier

Tu comentario sobre "Éxodo" quizás no pega mucho justamente en esta reseña sobre otra película, en cualquier caso, estoy de acuerdo contigo. Es una película excesivamente maniquea, algo de todos modos, comprensible, si tenemos en cuenta que el autor de la novela, Leon Uris, era de origen judío.

Pd. Para próximos comentarios, por favor, atente al contenido del blog. Gracias.

Saludos

Clothier dijo...

Discrepo. No es que "quizá no pega mucho" es que está (literalmente) fuera de lugar. Yo lo destinaba a otra página (donde por cierto me preguntan qué pinta hablar de el secreto de santa vittoria en la entrada de Exodo)y enviar ese aquí. Me temo que me he confundido de ventana al postear. En la otra página decían precisamente que Quinn era más adeduado para Ari que Newman. Supongo que el que aquí coincidan en eso me confundió. Lo que no entiendo es que al señor Zeitzler no le hayan hecho la misma observación que a mí. Que al señor Uris le haya tocado plasmar en su libro las opiniones de un judío sobre la época que le tocó vivir es muy natural (hombre, lo antinatural sería lo contrario) y la mayoría de las películas bélicas ya son de suyo muy maniqueas. A mí lo que me llamaba la atención era, simplemente, la manera en que la misma película que produjo en el espectador contemporáneo una impresión determinada puede producir otra en un espectador moderno.

El comentario sobre santa Vittoria que yo quería mandar era este: que Quinn no representa al líder del pueblo en el sentido tradicional de una peli de civiles y nazis, sino a un marullero tramposillo que sólo piensa en su vino y que es líder precisaente porque los demás confían en que les salvará el vino. Esa es otra vuelta de tuerca que en mi opinión no se ha notado lo suficiente: que el héroe de la resistencia antinazi es un antihéroe en las antípodas del cliché tradicional.

Además, el pueblo mismo no nos es presentado ni mucho menos como una serie de valientes defensores de la libertad, ni de sufriditos mártires que cargan estoicamente con el castigo de los invasores: todo lo contrario, son pícaros, cobardones, no tienen muchos motivos de orgullo de sí mismos, y sólo piensan en sus cuatro cuartos, pero...nos resultan conmovedores, nos encaldilan, y en definitiva vivimos su drama como si fuera nuestro, de una manera más convincente que la tradicional sufriditas-víctimas-de-los-nazis a la que nos tiene acostumbrado este tipo de cine.

Curioso.

Von Kleist dijo...

Buenas Clothier

Pues sí, ya imaginaba yo que se había producido algún tipo de lapsus...;)

En cuanto a lo que dices, es interesante. Opino que es un acierto de la pelicula el haber presentado a los habitantes del pueblo como lo hace. Porque el 99% de las poblaciones civiles de los paises ocupados simplemente trató de sobrevivir como mejor pudo y desde luego no se "echaron al monte" para combatir al invasor. En ese aspecto humano de la película considero acertado el enfoque. Y también que en un momento dado todo el pueblo tenga un ataque de amor propio y colabore con el alcalde para esconder el vino a los alemanes. Es una lástima que el resto de elementos del film no resulten tan atractivos. Pero, como anécdota de una pequeña comunidad vinícola, resulta creible.

Saludos

Maliphant dijo...

Es muy curiosa la comparación entre Quinn y Newman para ese personaje en concreto. Newman le da un aire de reblede sin causa a lo James Dean que pega algo, pero al que ha leído el libro le choca porque Ari es también humorista y tiene un cierto toque a lo zorba el griego que esta totalmente ausente en la versión de Newman. Y choca más esa carencia en quién haya leído el personaje original. Un poco como la Voz de Viggo choca en quién haya leído las aventuras de Alatriste...

Son dos técnicas distintas.

Sobre Santa Vittiora es cierto que el retrato de el pueblo italiano es más realista, pero a mí me parece un poco demasiado esteriotipado: los italianos teatrales y grandilocuentes clásicos del cine tradicional. No digo que no quede bien, sólo que es una visión muy tradcionalista del cine.

Von Kleist dijo...

Buenas Maliphant

Yo creo que la elección de Newman respondió más a motivos comerciales, que artísticos. Seguramente se le eligió para contar con una gran estrella que sirviera de gancho para el gran público. En cualquier caso, a mi Newman me parece un gran actor.

Respecto al retrato que se hace de los italianos, estamos de acuerdo. Resulta algo estereotipado. Pero bueno, tampoco pueden pedirse peras al olmo... al fin y al cabo "El Secreto de Santa Vittoria" no pretende ser otra cosa que un entretenimiento con algunas gotas de humor costumbrista. Y la verdad es que Quinn da muy bien el perfil de entrañable borrachín.

Saludos

Joseba dijo...

Von Kleist,

He leído todos los comentarios de esta película seguidos y tus contestaciones son un poco "veletas". Si uno dice que la peli es poco comedia y poco drama le das la razón, si otro dice que es genial la perspectiva le das la razón. La película tiene muchos más momentos que los que se nombran aquí y la relación "nicontigonisinti" entre Bombolini y su mujer hace que entre los dos formen un único personaje más complejo que si fuera uno solo. La mujer es como la conciencia viva de Bombolini y hace una interpretación bordada. También me parece memorable el momento en que todo el pueblo, como alguien dice bastante cobarde, se une de forma unánime (a excepción de los fascistas que no son avisados) para salvar el vino. Para mí la imagen de la película es la de la cadena humana por toda la montaña salvando el vino. Para mí el personaje de Bombolini de Quinn es el mejor de su carrera y uno de mis héroes particulares.

Joseba dijo...

Ah, se me olvidaba,

Bombolini no es elegido porque los demás confíen en que como es un borracho salva el vino. Yo creo que su personalidad de borrachín es lo que le hace ser elegido porque nadie más quiere tener la responsabilidad de ser el alcalde en una zona de guerra ocupada por los alemanes. Ni su mujer le respeta, pero que poco a poco se revela como el mejor alcalde posible.

Von Kleist dijo...

Buenas Joseba

He repasado mis respuestas, y la verdad, es que no veo el aspecto "veleta" de las mismas por ningún lado, pero en fin, si opinas asi, me parece una opinión subjetiva, aunque eso sí, respetable.

En cuanto a la elección de Bombolini, seguro que es como dices (yo no creo haberlo negado). Finalmente en cuanto a la profundidad del argumento, yo creo que sí, que apunta algunos temas de cierto calado, pero no termina de desarrolarlos, quizás por el tono deliberadamente ligero que adopta la historia desde el principio. Y sí, Quinn era un actor enorme, y hac aquí un buen papel, aunque opino que no es el mejor de su carrera.

Saludos