BIENVENIDO

Gracias por visitar este Blog.

Se pueden publicar comentarios en cualquier reseña. Para consultar reseñas antiguas, solo tienes que pinchar en "Listado Alfábetico de las películas del Blog".

Todos los comentarios serán contestados. Para plantear dudas, sugerencias o cuestiones puedes enviar un e-mail a: sgmcine@hotmail.com

Actualmente hay 357 reseñas publicadas.

lunes, 16 de mayo de 2011

Esperanza y Gloria (Hope and Glory)

Esperanza y Gloria (1987)

Inglaterra, 1940. La tranquila vida del niño Bill Rowan (Sebastian Rice Edwards), hijo de una familia de clase media residente en un suburbio de Londres, se verá radicalmente alterada por el estallido de la guerra y el posterior el inicio de los bombardeos alemanes contra la ciudad. Mientras el padre de la familia se alista en el ejército, para Bill, la ciudad semiderruida se convierte en un apasionante mundo de aventuras y novedades que explorar con sus ojos de niño.

Diecinueve años después de haberse encargado de la dirección de Infierno en el Pacifico, el realizador británico John Boorman retomó el tema de la II GM para abordar este relato, de tintes semibiográficos basados en la infancia del director, sobre las vivencias de una familia inglesa de clase media durante el blitz de bombardeos alemanes de 1940. La película tuvo un notable éxito de público y crítica en la época de su estreno, recibiendo nada menos que 6 nominaciones a los Oscars, si bien finalmente no logró alzarse con ninguna de las estatuillas para las que había sido nominada.

Y ciertamente, visionando el film da la impresión de que Esperanza y Gloria estuvo un punto sobrevalorada en su momento. Se nota que Boorman quiso hacer una especie de remake actualizado de La Señora Miniver, con algunas escenas prácticamente plagiadas del clásico de William Wyller (por ejemplo, la del piloto alemán derribado) aportando otras sacadas de su cosecha personal. Tampoco falta el tono de comedia ligera que impregna buena parte de la narración, salpicada con una variedad de anécdotas que vive el protagonista en sus andanzas por los barrios londinenses, resueltas con irregular pulso y desigual fortuna. Pero el mayor problema de la película radica en el hecho de que la historia que nos cuenta resulta, en demasiados aspectos, insustancial y por momentos aburrida. Además, al contrario de lo que ocurría con La Señora Miniver, la película carece de la motivación propagandística y de la emotividad de algunas de sus escenas, por lo cual el conjunto resulta bastante desangelado. Con todo, hay que reconocer que tiene algún momento inspirado, especialmente la secuencia en la que los niños del barrio estallan en vítores al comprobar que su escuela ha sido destruida por un bombardeo. Pero, como apuntaba antes, en líneas generales la historia se diluye en contar una serie de anécdotas sin demasiada sustancia, y se echa claramente en falta la presencia un mayor calado dramático en más de un momento de la narración.

Entre los aspectos a destacar, pueden citarse la correcta ambientación de los escenarios londinenses de la época, la banda sonora y la buena interpretación del niño protagonista. Por lo demás, Esperanza y Gloria se queda en agua de borrajas. Un relato que, como recuerdo nostálgico de la niñez en tiempos de guerra, está muy lejos de títulos similares como Adios, muchachos; y que como comedia con tintes trágicos no termina de carburar en ningún momento. En definitiva, Esperanza y Gloria es una de esas películas de correcta factura que pueden verse una vez, pero que no invitan a repetir visionado.

Calificación: 5,5/10

4 comentarios:

miquel zueras dijo...

Los ingleses tienen un nombre para este tipo de películas. "River Film", las miras como el que ve pasar un río y cuando terminan te quedas más o menos igual. De esa ambientación prefiero el "Yanquis" de John Schlesinger aunque no era nada del otro mundo. Recuerdo, eso sí, una escena bien realizada: cuando cae una bomba en la casa. Saludos. Borgo.

Von Kleist dijo...

Buenas Miquel

La verdad es que el simil de "película rio" viene como anillo al dedo en este caso. Da la impresión de que sí, de que lo que nos cuenta es cotidiano y simpático, pero a la vez, insustancial e incluso en ocasiones, impostado. Como apuntas, tiene alguna escena bien realizada, pero en general falta sustancia y una historia más sólida que respalde la colección de anécdotas que nos cuenta el film. Eso sí, la escena de la escuela destruida por el bombardeo... es el sueño de cualquier niño y tiene su punto.

Saludos

Piru dijo...

Von Kleist, acabo de ver el comentario que me dejaste en el meme sobre escenas para recordar. Al parece el blogger lo borró solo cuando se actualizó hace un par de semanas y hoy ha vuelto de entre los muertos junto a otros.

La peli de Hope and Glory me parece lo que dice Miguel, una cinta que te dija igual de principio a fin, aporta más bien poco, aunque es una bonita historia en mitad de la guerra con un mensaje bastante positivo, pero quizás sea una fórmula bastante trilada ya.

Un saludo

Von Kleist dijo...

Buenas Piru

Gracias por el comentario. Efectivamente, el funcionamiento anormal de Blogger ha jugado alguna mala pasadas estos días atras. Menos mal que se ha solucionado.

Como dices el mensaje de la película es simpático y positivo, pero al final te dejas como estabas, no extraes ninguna reflexión ni conclusión de lo que ves en pantalla. Por eso le decia a Miquel que lo de River Film viene como anillo al dedo en este caso. Y es una pena porque Boorman me parece un cineasta interesante, aunque en este caso se quedó en lo anecdótico.