BIENVENIDO

Gracias por visitar este Blog.

Se pueden publicar comentarios en cualquier reseña. Para consultar reseñas antiguas, solo tienes que pinchar en "Listado Alfábetico de las películas del Blog".

Todos los comentarios serán contestados. Para plantear dudas, sugerencias o cuestiones puedes enviar un e-mail a: sgmcine@hotmail.com

Actualmente hay 357 reseñas publicadas.

martes, 3 de mayo de 2011

El hombre que nunca existió (The man who never was)

El hombre que nunca existió (1956)

La historia comienza en el verano de 1943. Tras la caida del norte de Africa en manos aliadas, el alto mando planea la invasión de Sicilia. Paralelamente los servicios de inteligencia británicos tratan de engañar al espionaje alemán acerca de las futuras operaciones militares en el Mediterraneo. Entre los planes propuestos, el Comandante Montagu (Clifton Webb) de la inteligencia naval, idea hacer llegar a los alemanes unos planes falsos de invasión de Grecia y Cerdeña, usando un hombre muerto arrojado al mar, un plan que recibirá el nombre clave de Operación Mincemeat.

En 1953 aparecia publicado en Gran Bretaña un libro titulado The man who never was, escrito por el antiguo oficial de la inteligencia naval Ewen Montagu. En dicho libro, Montagu describía los hechos históricos que rodearon a la Operación Mincemeat (“carne picada”), una de las más estrambóticas operaciones de engaño estratégico organizadas por el servicio secreto británico durante la guerra. El comandante Montagu pensó certeramente que si el cuerpo de un falso oficial británico, portando documentos de alto secreto, aparecía en las costas de Huelva, los agentes locales del Abwerh alemán se harían con una copia de los mismos y los trasladarian al Alto Mando, así que se hizo todo lo posible por dotar de credibilidad a la historia del cadáver. A tal efecto, se creó una identidad ficticia, la del Mayor William Martin, dotándolo de documentos de identidad, cartas de alto secreto, recibos de lavandería e incluso una carta de amor de una falsa prometida. El plan fue todo un éxito, y tras recibir la información falsa proporcionada por Mincemeat, Hitler ordenó el desvío de importantes contingentes navales y terrestres a Grecia, asegurando de este modo el éxito de la Operación Husky.

Naturalmente, esta era una de esas historias de espionaje que se prestaba a ser llevada al cine. En lineas generales la película respetó lo esencial de los hechos históricos, si bien se tomaron algunas licencias. En la película se muestra que el cadáver usado fue el de un hombre escocés al que vela su padre tras morir de neumonía, pero en realidad la identidad del cuerpo era la de un vagabundo galés llamado Glydwr Michael, huerfano de padre y madre, que se había suicidado a principios de 1943.

Además, los guionistas también optaron por dotar de mayor dramatismo a la historia real, incluyendo la historia ficticia de un espía alemán enviado a Londres para comprobar la veracidad de la identidad y de la historia del Mayor Martin. Aunque realmente es de agradecer que se hiciera así, ya que esa parte de la trama contribuye a levantar el vuelo de una narración que peca de ser excesivamente académica y quizás algo plana en su primera mitad de metraje. Por lo demás, la película presenta la típica corrección formal y visual del cine británico, un guión que consigue crear un aceptable ritmo narrativo, y unas buenas interpretaciones de los actores protagonistas, Clifton Webb y Stephen Boyd.

En resumidas cuentas, El hombre que nunca existió ofrece un interesante relato de espionaje, además de describir con fidelidad histórica una de las operaciones de engaño estratégico más existosas de la II GM. Pese a tratarse de una historia a la que quizás podría habersele sacado más jugo con una realización más vigorosa, es uno de esos relatos que a buen seguro agradarán a los aficionados a este tipo de cine. Un título que merece la pena visionar.

Calificación: 6/10

11 comentarios:

Wittmann dijo...

Buenas Von Kleist.

Sin duda alguna los documentales que he visto acerca de este hecho son sumamente interesantes, aunque no he tenido la oportunidad de ver la película.

En relación al hecho histórico no sé hasta que punto el correveydile de los pueblerinos onubenses que reveló a los servicios secretos alemanes la presencia del cuerpo se recrea en el film. Tampoco sé ni entiendo el cómo los experimentados hombres de la Abwehr no cayeron en la cuenta de que el maletín encadenado a la mano del "oficial" inglés revelaba el montaje. Lo que sí sé es que todo el elenco de operaciones de este tipo tenía un claro propósito que en nada se compadece con el heroísmo y nobleza que los Aliados desprenden en todo el cine bélico actual: se trataba de eludir el enfrentamiento directo con los alemanes. No sé si ese aspecto se recrea, pero lo dudo.

Saludos Herr Kleist.

miquel zueras dijo...

Me interesó mucho esa historia desde que leí el libro con todo el montaje destinado a hacer creer a los alemanes que el desembarco británico se produciría en los Balcanes (como sugirió Churchill) en lugar de Sicilia. Ya imagino que la película se vera afectada por el paso del tiempo aunque Clifton Webb era un inmenso actor.
Por cierto, Von Kleist, acabo de ver una película que me ha gustado mucho: "Tres días de Nápoles" sobre la insurrección de esa ciudad en septiembre de 1943. Saludos. Borgo.

Von Kleist dijo...

Buenas Wittmann

No hubo necesidad de acudir a los correveidiles ya que los servicios secretos alemanes tenían agentes en la zona de Huelva que tuvieron noticias del hallazgo. Lo del maletin encadenado no era raro, dado que supuestamente transportaba documentos de alto secreto. Lo que sí estoy de acuerdo es que los británicos deseaban eludir el enfrentamiento con la Werhmacht todo lo posible. Pero es normal teniendo en cuenta que el recuerdo de 1940 debía pesar bastante en la conciencia colectiva.

Buenas Miquel. La verdad es que es una película que pierde un poco no tanto por el paso del tiempo como por un guión quizás demasiado plano. Pero los actores están bien y la historia interesa. Me apunto la de "Tres días en Nápoles", no la conocía, muchas gracias por la sugerencia...(y ya van unas pocas).

Saludos

rapafer dijo...

O mucho me confundo o la película a la que haceis referencia es "Los cuatro días de Nápoles" de Nanni Loy.
En cuanto a "El hombre que nunca existió", los alemanes no hicieron mucho caso de la autopsia que hizo el forense español y en la que se dejaba vislumbrar el montaje.

miquel zueras dijo...

Cierto, rafaper, son "Los cuatro días de Nápoles" (1962) dirigida por Nanni Loy. Me he comido un día. Saludos. Borgo.

Piru dijo...

Hola Von Kleist!, lo primero de todo, me hice eco de esta historia en un número de la revista La aventura de la Historia, y me pareció cuasi surrealista, sin duda la película merece un visionado.

Me gustaría que te pasaras cuando puedas por mi blog porque te he nominado para un juego de cine, si no te apetece hacerlo no te sientas obligado aunque ya te digo que es muy bonito.

Un saludo

Von Kleist dijo...

Buenas Rapafer

Respecto a la autopsia del cadaver, lo que hizo el forense español fue confirmar la muerte por ahogamiento y que el cuerpo llevaba varios dias en el agua, si bien hizo constar su extrañeza por el hecho de que no presentara mordeduras de peces y animales marinos. Supongo que los alemanes pensaron que esto no desvirtuaba el hecho de que el falso mayor Martin hubiese muerto ahogado.

Buenas Piru, a ver si la vez y me comentas que te parece. Me paso por tu blog en breve.

Saludos

lola dijo...

Hola,
Esta película la vi hace muchos años, antes de 1970, porque la vi en mi país de origen, a mi me gustó mucho, aunque la verdad es que hace tanto tiempo que tendría que verla de nuevo y casi me has leído el pensamiento, el otro día me estaba acordando de ella y busqué a ver si la tenías en el listado.
Saludos y buen fin de semana.

Von Kleist dijo...

Buenas Lola

Me alegro de haberte servido de recordatorio. Te recomiendo que, como dices, vuelvas a ver la película, porque realmente la "Operación Mincemeat" es una de esas historias en las que la realidad parece superar a la ficción. Pese a no tratarse de una grandísima película, vale la pena verla.

Saludos

marina vilela dijo...

en el libro historias secretas de a ultima guerra SELECCIONES DEL READERS DIGEST. se llama Operacion Cadaver, Otro capitulo esta dedicado a operacion ciceron. tambien llevada al cine muy interesante en la que actua james mason,

Von Kleist dijo...

Buenas Marina

Pues lo de "Operación Cadaver" es incorrecto, el nombre de la operacion fue el de "Mincemeat" (carne picada). Respecto a "Ciceron", efectivamente, hay una película dedicada a dicho espía turco, con un estupendo James Mason como prtagonista. Una película, por cierto, que también tienes comentada en el blog.

Saludos