BIENVENIDO

Gracias por visitar este Blog.

Se pueden publicar comentarios en cualquier reseña. Para consultar reseñas antiguas, solo tienes que pinchar en "Listado Alfábetico de las películas del Blog".

Todos los comentarios serán contestados. Para plantear dudas, sugerencias o cuestiones puedes enviar un e-mail a: sgmcine@hotmail.com

Actualmente hay 358 reseñas publicadas.

lunes, 14 de junio de 2010

El General del Diablo (Des Teufels General)

El General del Diablo (1955)

La acción nos sitúa en Diciembre de 1941. El general Harry Harras (Curd Jurgens) es un distinguido oficial, jefe del Departamento técnico de la Luftwaffe que se debate entre su sentido del deber y la repugnancia que le produce el régimen nazi. Esto le acarreará que la Gestapo comience a espiarlo por sus opiniones antinazis, y  que todas las sospechas recaigan sobre él cuando muchos de los aviones de la Luftwaffe comienzan a evidenciar defectos de fabricación.

El General del Diablo es la adaptación cinematográfica de una obra teatral homónima escrita por el dramaturgo aleman Carl Zuckmayer en 1946, cuyas representaciones alcanzaron un enorme éxito en Alemania. Dicha obra se inspiraba libremente en la vida de Ernest Udet, uno de los personajes más fascinantes y excéntricos de la cúpula militar del III Reich. Udet, un antiguo camarada de guerra y amigo personal de Hermann Goering, fue sin duda un personaje pintoresco. Famoso piloto de acrobacias aéreas, actor, caricaturista y playboy reconocido, pese a no simpatizar con Hitler, en 1935 fue llamado por Goering a ocupar puestos de importancia en la recien creada Fuerza Aerea alemana. Nombrado jefe de la oficina técnica de la Luftwaffe en 1936, Udet pasó a controlar el diseño de aviones para la fuerza aérea. Como defensor absoluto de los aviones capaces de volar en picado, impulsó con entusiasmo el desarrollo del Ju-87 Stuka, si bien descuidó por completo el diseño de bombarderos pesados. Su incapacidad para elevar las cifras de producción aeronáutica, dadas sus escasas capacidades organizativas, y la cada vez mas actitud acusadora de Goering, que no dudó en usar a Udet como chivo expiatorio por los fracasos de la Luftwaffe tras la batalla de Inglaterra, fueron las causas de que este se suicidara en noviembre de 1941.

Entrando a valorar el film, hay que señalar que este tiene varios aspectos bastante positivos. En primer lugar, y a diferencia de la mayoría de producciones alemanas contemporáneas, el film no solo se atreve a abordar el tema del nazismo, sino que también contiene una crítica expresa a los militares e industriales que propiciaron el ascenso de Hitler al poder. Igualmente, la película se beneficia de la carismática interpretación del actor Curd Jurgens, cuya encarnación del atormentado Harras/Udet es bastante creible. Finalmente, hay que reconocer que el film contiene algunas escenas de diálogos bastante buenos. Por ejemplo en una escena en la que suena el timbre de la puerta en casa del general Harras y este dice: ¿Sabe cual es la diferencia entre Alemania y Suiza?... que en Suiza, cuando llaman a la puerta a esta hora, es el lechero.

No obstante, El General del Diablo no termina de ser una película redonda por varios aspectos que lastran el desarrollo argumental de la historia. El primero –y más importante- es el de una acusada falta de ritmo narrativo, especialmente patente en el primer tercio del metraje, que hace que las casi dos horas de duración de la película se hagan largas al espectador. Esto, unido al tono excesivamente melodramático que adopta la narración en su parte final, le resta muchos puntos a una historia que podría haber dado más de sí. En todo caso hay que reconocer que la película tiene el interés de tratar el tema del nazismo desde la perspectiva alemana, cuando aun era un tema absolutamente tabú en Alemania. No es una gran película, pero se deja ver y tiene algunos diálogos notables. De ellos, me quedo especialmente con una frase: "La maldad no solo subsiste por los que la practican, sino también por los que la permiten"

Calificación: 5,5/10

5 comentarios:

Matilda Waltzing dijo...

¿Lo del lechero a las 3 de la madrugada no era una frase de Churchill?

Aparte de eso, felicitaciones por el blog (y por tus comentarios en el FMG, foro que sigo pero en el que no estoy apuntado)

SDS

Von Kleist dijo...

Buenas Matilda

Churchill tenía una frase parecida, es verdad, aunque no sé si los guionistas se inspiraron en ella para la película. Lo que es cierto es que el personaje de Harras la pronuncia en una de las escenas.

Gracias por los elogios, y espero seguir "dando guerra" en ambos frentes.

Saludos

Major Reisman dijo...

Buenas

Completamente de acuerdo con tu comentario Kleist. De hecho, creo que esta película sin Jurgens habría sido bastante peor. Sobre las frases, seguro que los guionistas la tomaron prestada, pero si está bien utilizada no le veo ningún "pero".

Un saludo

Von Kleist dijo...

Buenas Reisman

El caso de esta película es curioso. No recuerdo un film que contenga tanto dialogos notables, pero que a la vez, tenga un ritmo tan plomizo. Aquí pasa aquello que te comentaba en otra ocasión: abundan las "joyas" dialécticas, pero les falta el primor del engarce. Y es una pena, porque teniendo en cuenta la muy buena actuación de Jurgens (gran actor este, por cierto), de haber contado con una historia contada con mayor pulso, podriamos haber estado ante una gran película. Pero en fin, una más que se va al cajón de los títulos que se quedan a medias.

Saludos

Von Kleist dijo...

Buenas anónimo

Concuerdo contigo en que lo mejor de la película es la actuación de Jürgens y sus diálogos. Realmente era un actor que conseguía sacar el máximo partido a sus personajes. Y como militar alemán, siempre brillaba.

En cuanto a los Ju-86, no descartaria que los sacaran del ejército español, que en los años 50 aun tenia mucho material alemán, como los Me 109 modificados que fueron usados en el rodaje de "La estrella de Africa".

Saludos