BIENVENIDO

Gracias por visitar este Blog.

Se pueden publicar comentarios en cualquier reseña. Para consultar reseñas antiguas, solo tienes que pinchar en "Listado Alfábetico de las películas del Blog".

Todos los comentarios serán contestados. Para plantear dudas, sugerencias o cuestiones puedes enviar un e-mail a: sgmcine@hotmail.com

Actualmente hay 358 reseñas publicadas.

domingo, 13 de diciembre de 2009

Rommel llama a El Cairo (Rommel ruft Kairo)

Rommel llama a El Cairo (1959)

La acción comienza en la primavera de 1942, mientras Rommel prepara su golpe definitivo en Cirenaica conquistando la fortaleza de Tobruk para marchar luego sobre Egipto. A fin de conocer mejor las defensas e intenciones británicas, Rommel planea una audaz misión de espionaje ideada por el conde Lászlo Almásy, un famoso explorador del desierto, consistente en infiltrar a cuatro agentes pertenecientes al Comando Branderburg de la inteligencia militar, dando un largísimo rodeo a través del desierto, hasta llegar a El Cairo. Una vez instalados allí bajo identidades falsas, los agentes informarán de los movimientos de tropas británicas. Pese a que la primera parte de la misión es un éxito, pronto la inteligencia británica comenzará a sospechar que hay agentes alemanes infiltrados en la ciudad.

Rommel llama a el Cairo es un film alemán de espionaje basado de forma razonablemente fidedigna en los hechos reales que rodearon dos de las operaciones organizadas por el Abwerh en el norte de África: la Operación Salaam y la Operación Condor. La primera operación tenía como finalidad introducir en Egipto a los espías alemanes Peter Stanstede y Johannes Eppler, dos de los mejores agentes del servicio secreto. Eppler por su ascendencia medio árabe, su dominio de varias lenguas, y su conocimiento del país al haber residido en Egipto, podía considerarse el espía perfecto para la misión. La complicada ruta de infiltración, un recorrido de unos 3.000 kilómetros a lo largo del desierto libio y egipcio fue supervisada por el famoso explorador y egiptólogo húngaro al servicio del Abwerh Laszlo Almasy, perfecto conocedor de esos parajes, y cuyo personaje inspiró (bastante libremente, eso sí) la historia del protagonista de la oscarizada película El Paciente Inglés.

La misión infiltración fue todo un éxito y tanto Eppler como Stanstede pudieron instalarse sin despertar sospechas en el Cairo, y establecer contactos con el movimiento antibritánico egipcio. Especialmente relevantes eran los datos ofrecidos por la bailarina Hekmat Fahmi, que comenzó a facilitarles información militar muy valiosa gracias a sus contactos con altos oficiales británicos. Los agentes alemanes estuvieron pronto en condiciones para llevar a cabo la segunda operación, denominada “Condor”, consistente en transmitir por radio la información militar que habían obtenido. Sin embargo, un problema técnico en los equipos de radio impidió que pudieran enviar a Rommel las informaciones que habían conseguido usando las claves de la novela Rebecca, como previamente habían acordado. Pocas semanas después, gracias a la captura de dos radiotelegrafistas alemanes implicados en la Operación Condor, la inteligencia británica descubrió la ubicación de Eppler y Stanstede y los detuvo, frustrando de este modo la operación de espionaje alemana.

Esta es la historia que el propio Johannes Eppler se encargo de escribir después de la guerra y que a su vez sirvió de inspiración a Ken Follet para su célebre novela La clave está en Rebeca. Naturalmente, era una historia que se prestaba a ser llevada al cine, y la adaptación contó con la colaboración de Eppler como asesor de los guionistas. Como apuntaba antes, Rommel llama a El Cairo respeta en general los hechos históricos reales, si bien se toma algunas licencias (por ejemplo, la traición de la bailarina Amina, o introducir en la trama un ficticio romance de Eppler con una oficial británica) para hacer mas atractiva la historia.

En lineas generales la película sigue las líneas convencionales del thriller de espionaje, ofreciéndonos una visión con ciertos tintes patrióticos, pero también bastante aséptica, de la historia. Si bien ni el desarrollo argumental ni la puesta en escena resultan demasiado brillantes, la película tiene algunos momentos logrados, como cuando muestra las penalidades que pasa el comando en su travesía por el desierto, o la tensa infiltración de Eppler disfrazado de oficial británico en el cuartel general del El Cairo. Aunque a mi modo de ver, dado los excelentes mimbres que ofrecia la historia real (una de esas historias en las que la realidad parece superar a la ficción) creo que la película se queda a medio gas, limitándose a una narración de los hechos bastante convencional, sin explotar todas las posibilidades que aquellos ofrecian. Lo mismo puede decirse del trabajo de los actores, el cual resulta correcto, aunque sin demasiados alardes interpretativos.

Al final “Rommel llama a El Cairo” se queda en un correcto film de espionaje, aunque sin demasiado brillo. Pero no deja de tener su interés por describir una de las operaciones de espionaje más audaces llevadas a cabo en la II GM. Una historia seguramente a descubrir por muchos.

Calificación: 5/10

5 comentarios:

Sila dijo...

Bueno, esta parece un poco mejor que la anterior. Precisamente hace pocos días vi una película sobre el Afrika Korps, "La estrella de África". La película es alemana de los años cincuenta y trata sobre un piloto de la Luftwaffe. Lo cierto es que me pareció bastante mala. Creo que hasta "Stalingrado" y "Das Boot" el cine alemán fue bastante mediocre en el tema bélico, como bien apuntabas.

Un saludo

Major Reisman dijo...

Buenas

Yo reconozco que esta me sorprendió cuando la vi. Como bien dices es algo aséptica y probablemente es eso lo que la lastra. Aunque claro, a ver quien es el guapo que en los 50 pone a los alemanes como los "buenos". Estaría bien que alguien se molestara en hacer un "remake" de dicha historia.

Un saludo

Von Kleist dijo...

Buenas Sila

Precisamente "La estrella de Africa" es otra de las películas alemanas que tengo pendientes de visionar, aunque no sé si la comentaré en este ciclo. Por lo que dices, igual me espero. En cuanto a lo que señalas sobre el cine alemán, es algo que veremos a lo largo de este repaso a sus títulos de los años 50. Los horrores de la guerra y del nazismo estaban aun demasiado reciente, y eso se nota. Los condicionantes emocionales pesaban, y mucho.

Reisman, a mi también me sorprendio un poco esta película, aunque fue más bien por el hecho de caer en algunos vicios "Holliwoodienses". Especialmente el hecho de meter con calzador el típico triángulo romántico-amoroso, aunque con poca imaginación la verdad. Y luego está el handicap de la asepsia narrativa típica de esa época en el cine alemán, lo cual desluce bastante el resultado final.

Seguramente esta película realizada en EEUU o GB, podría haber ofrecido un producto mejor, estilo "Operación Cicerón". Pero bueno, como bien dices, no estaría mal un remake de esta historia con los medios actuales, seguramente le sacarían un mayor partido a la misma.

Saludos

David Lean dijo...

Sobre las películas de espionaje, en cierto modo se semejan quieras que no, a las de la policía montada del canadá: el efecto del film radica en el duelo entre el agente que caza a su hombre. Los romances pueden desvirtuarlas dada la naturaleza "natural" (valga la redundancia) de su estructura argumental.

Sobre los remakes, quizá su peligro mayor es que aunque sean una fórmula en cierto modo garantizada para el éxito, implican inevitablemente polémicas. Es cierto que eso favorece el aspecto comercial, pero es sorprendente la cantidad de espectadores que se "cierran" a aceptar que tal actor o versión son simplemente diferentes en vez de peores o mejores.

Y es increíble como eso es así independientemente de la cultura cinematográfica que tengan, negandose simplemnte a razonar.

Von Kleist dijo...

Buenas David Lean

Efectivamente, como dices una de las claves de los films de espionaje radica en el enfoque que se de al duelo entre espía-contraespía. Sin embargo hay otros elementos importantes: el carisma de los actores, las situaciones de tensión que pueden crearse, el ritmo de la narración (lo ideal es que vaya "in crescendo"...) etc.

Sobre los remakes, ya se sabe: para gustos colores. Lo cierto es que poco remakes mejoran el original, pero en este caso, dado que el listón tampoco está excesivamente alto, yo creo que algo más d ejugo podría sacársele al tema.

Saludos