BIENVENIDO

Gracias por visitar este Blog.

Se pueden publicar comentarios en cualquier reseña. Para consultar reseñas antiguas, solo tienes que pinchar en "Listado Alfábetico de las películas del Blog".

Todos los comentarios serán contestados. Para plantear dudas, sugerencias o cuestiones puedes enviar un e-mail a: sgmcine@hotmail.com

Actualmente hay 358 reseñas publicadas.

miércoles, 1 de abril de 2009

Morituri

Morituri (1965)

La acción no sitúa en 1942. Robert Crain, (Marlon Brando) es un pacifista alemán exiliado en la India, que es reclutado a la fuerza por el Servicio Secreto Británico, para una misión secreta. La misión de Crain consistirá en infiltrarse, haciéndose pasar por un oficial de la SS, en el Ingo, un mercante que transporta una importante carga de caucho cuya confiscación interesa mucho a los aliados, con la finalidad de sabotear el barco para facilitar su captura. Pronto Crain descubrirá que además de a los peligros de su arriesgada misión, habrá de enfrentarse también al Capitán Mueller (Yul Brynner), el oficial al mando del buque, un hombre de ideas antinazis, pero decidido a cumplir su misión de conducir el barco hasta su destino a toda costa.

Morituri te salutant! era la frase con la que los gladiadores se dirigían al emperador romano antes de lanzarse a luchar a muerte, y de cuyo enunciado la película toma su título. Dirigida por competente realizador austríaco Bernard Wicki (director de la magnífica "El puente"), con guión basado en una novela de Werner Luedecke. Hay que decir que Morituri es una de esas películas que, a priori, reunía todos los elementos necesarios para convertirse en un clásico. En primer lugar, por el hecho de contar con un reparto sobresaliente con dos grandes de la pantalla como Brando y Brynner, amén de contar en la dirección con un realizador de talento como Bernard Wicki. Todo ello aderezado con una Banda sonora compuesta para la ocasión por el maestro Jerry Goldsmith, y una excelente fotografía en B/N merecedora de una nominación al oscar.

Sin embargo, y pese a contar con tan buenos mimbres, Morituri pasó bastante desapercibida para crítica y público en la época de su estreno, y aun hoy día es uno de los títulos menos conocidos dentro de la filmografía de Brando, lo cual, viendo la película resulta bastante comprensible. No se puede negar que la historia tiene un punto de partida interesante y que tiene escenas y diálogos bastante logrados. No obstante, la película falla en varios aspectos, que impiden que esta sea redonda. En primer lugar hay que señalar que el desarrollo de la trama se va haciendo más intrincado conforme avanza el film, mezclando una serie de elementos de espionaje, acción, antibelicistas… etc. Pero esta mayor densidad narrativa repercute negativamente en cuanto al interés de la historia, de forma que esta se va haciendo más complicada, a la par que monótona y reiterativa. A mi modo de ver, le falta algo más de pulso narrativo para enganchar al espectador, y sobre todo, para mantener el interés lo largo de sus más de dos horas de metraje, que llegan a hacerse largas.

Por otro lado, el aspecto interpretativo no es todo lo brillante que cabría esperarse. Yul Brynner cumple con corrección en su papel (un tanto arquetípico) de hombre atrapado en el dilema que se plantea entre su sentido del deber y su moralidad, aunque lo hace sin excesivo lucimiento. Marlon Brando, por su parte, estaba en una de las fases más bajas de su carrera interpretativa cuando participó en esta película, y la verdad es que su actuación no pasa de discreta, excesivamente hierática y muy alejada, desde luego, de sus mejores papeles.

En definitiva, “Morituri” se queda en un título correcto, filmado, eso sí, con unos medios bastante importantes. Sin embargo tales medios no ocultan el hecho de que la historia que cuenta, en principio interesante, quede sepultada por la hipertrofia narrativa que atenaza el desarrollo argumental del film. Una película que puede considerarse fallida, aunque posiblemente gustará a los mitómanos seguidores de Brando, pero que no pasa de discreta en cuanto a su calidad cinematográfica.

Calificación: 5,5/10

4 comentarios:

Major Reisman dijo...

Buenas

A mi ésta me aburrió soberanamente. Es como tú dices. Empieza bastante bien, la trama es interesante y luego poco a poco te das cuenta de que no pasa nada. Supongo que Wicki esperaba que Brando y Brinner tuvieran un duelo interpretativo y que eso mantendría a la película, pero se equivocó de medio a medio.

Un saludo

Von Kleist dijo...

Hola Reisman

Gracias por el comentario. Pues sí, la verdad es que leidas las críticas antes de ver el film, y vista la impresión de este, uno se pregunta si no habrá visto una película distinta.

Pocas veces he visto una trama más plúmbea y mal hilvanada que esta. Y ya cuando meten con calzador la subtrama de la prisionera judía rescatada por el submarino... la cosa definitivamente desbarra. Seguramente uno de los peores trabajos como director de Bernard Wicki, y de Brando, inexpresivo como nunca.

zeitzler dijo...

A menudo he oído hablar de "El director no tiene mucho que contar" como FRASE HECHA para explicar mágicamente (sí: mágincmente) porque una película es mala: Nadie la discute, y todos la aceptan.

Pero esta nos muestra el peligro del lado contrario: tener demasiado que contar, y no desarrollarlo bien.

Creo que la trama hubiera quedado mucho mejor para una serie de tv que para una película.

¿Interesante, no? Que tipo de historias quedan mejor para una buena serie (con NO demasiadas temporadas) que para una peli.

¿Usted que cree, Herr Kleist?

Von Kleist dijo...

Buenas Zeitzler

Pues sí, muy atinado tu comentario. Hay historias que desde luego resultan mucho mejor para una serie (como el caso de "Hermanos de Sangre") que para un film. Y este es un caso claro: demasiadas tramas argumentales tan condensadas, que algunas parecen metidas con calzador. Yo creo que esta historia habría dado para una buena miniserie de 7 u 8 capítulos, sin duda.

Saludos

Saludos