BIENVENIDO

Gracias por visitar este Blog.

Se pueden publicar comentarios en cualquier reseña. Para consultar reseñas antiguas, solo tienes que pinchar en "Listado Alfábetico de las películas del Blog".

Todos los comentarios serán contestados. Para plantear dudas, sugerencias o cuestiones puedes enviar un e-mail a: sgmcine@hotmail.com

Actualmente hay 349 reseñas publicadas.

martes, 21 de abril de 2009

El tambor de hojalata (Die Blechtrommel)

El tambor de hojalata (1979)

Oscar Matzerah es un niño alemán que nace en la ciudad libre de Danzig en 1924. Pronto, Oscar dará muestras de ser muy especial, no solo por sus poderes vocales para romper vidrios con sus gritos, sino también por su rechazo al mundo del los adultos y su decisión de no seguir creciendo cuando cumple 3 años. Con la permanente compañía de un tambor de hojalata que le prometieron al nacer, Oscar será testigo privilegiado de toda una serie de acontecimientos incluyendo el advenimiento del nazismo, la invasión alemana, y las penalidades de la guerra.

Las adaptaciones cinematográficas de novelas y textos literarios en general siempre han sido difíciles, en parte porque no es lo mismo una historia contada para ser leida que para ser vista, y también porque tanto el cine como la literatura tienen sus propios lenguajes y recursos narrativos, no siempre compatibles y, en ocasiones, antagónicos. Viene a cuento esta reflexión porque viendo películas como “El tambor de hojalata” uno se da cuenta de lo difícil que es convertir una gran novela, como lo es el texto homónimo del escritor Gunter Grass (muy probablemente, su mejor obra) en una gran película.

Y ciertamente eso es lo que ocurre en este caso. Porque el film del realizador alemán Volker Schlöndorff no peca precisamente por apartarse del texto literario en el que se inspira, sino que más bien falla por querer ser demasiado fiel al mismo. Y esto es un problema porque es casi imposible trasvasar al cine una novela de una extensión considerable y con una estructura tan compleja y rica en matices como la que nos ocupa, sin que se pierda algo en el proceso. Mucho de esto ocurre en el caso de “El tambor de hojalata”, a todas luces una película bastante irregular y que se divididir en dos partes claramente diferenciadas.

Lo mejor de la película está en sus primeros tres cuartos de hora, con un arranque muy bien narrado que sirve de introducción a los personajes y la historia. En ese tramo, la película refleja a la perfección el espíritu de la novela, con una mezcla de elementos surrealistas y satíricos, empleando un tono narrativo que puede encuadrarse dentro del realismo mágico. También contiene esa parte las escenas más logradas del film como el sabotaje por parte de Oscar del mitín nazi, o cuando rompe las vidrieras de la iglesia con sus gritos. Sin embargo, conforme avanza el metraje, da la sensanción de que la película pierde fuelle, a la vez que va decayendo el interés de la historia, quizás porque quiere reflejar con demasiado detalle la novela, dejando de lado la precisión narrativa. Otro problema añadido es que da la impresión de que en su primera parte, que abarca la mitad de la novela, la película haya querido copiar minuciosamente los hechos que se cuentan en la novela, para luego precipitar de una manera bastante brusca los acontecimientos que se narran en la segunda mitad del libro. Por ello, el desenlace (al que se dedican apenas 40 minutos de los 140 totales) resulta un tanto deslavazado, incoherente y apresurado, especialmente si no se ha leído la novela.

Además, en más de un aspecto “El tambor de hojalata” es un film que no ha envejecido bien. Sin duda, en la época de su estreno debió impactar por su aroma de cine de vanguardia, y la escabrosidad de algunas de sus escenas, sacadas directamente del libro. Pero hoy día, para un público mucho más acostumbrado a los excesos visuales de todo tipo, lo cierto es que resulta mucho menos impactante. Con todo hay que reconocer que la película tiene aspectos bastante buenos como la ambientación, la fotografía, y el trabajo de los actores principales, todos ellos muy convincentes en sus respectivos papeles, con especial mención del niño David Bennent que da vida a un personaje sumamente complicado de interpretar como el de Oscar.

En definitiva, y pese a sus innegables defectos, “El tambor de hojalata” supone una digna adaptación de una de las novelas capitales del S. XX. No obstante, es una película que no termina de resultar redonda por los motivos antes expuestos. Un film que llenará a medias a los lectores de la novela, y que, muy posiblemente, dejará fríos al resto de espectadores.

Calificación: 6/10

6 comentarios:

Major Reisman dijo...

Buenas

Pues nada que añadir a tu excelente comentario Kleist. Totalmente de acuerdo con el mismo. Lo mejor es el principio -mi escena favorita es cuando la abuela está buscando patatas y esconde al soldado entre sus faldas :-D. Pero hacia la mitad la cinta comienza a perderse y finalmente se hace algo pesada. Pero ciertamente es una de esas película que hay que ver por lo que cuenta más que por el como lo cuenta (que como muy bien dices fue muy vanguardista en su estreno pero ahora ya parece muy desfasado)

Un saludo

Von Kleist dijo...

Hola Reisman

La escena que mencionas, sacada directamente de la novela, es otra de las que refleja bastante fielmente el contenido del libro. Por eso llama la atención lo lograda que está la primera mitad de la adaptación, y lo mediocre que resulta la segunda. Claro que hasta cierto punto es comprensible, ya que haber llevado a imágenes la totalidad de la novela se habría traducido en un film de unas cinco horas de duración... así que no era plan. Da la impresión de que hubo bastante "tijeretazo" en el montaje final para que el film no resultara un mamotreto.

A mi, como lector de la novela, ni me disgustó ni me entusiasmó, aunque hay que reconocer que la adaptacíón de un texto como el de Grass era una tarea sumamente complicada.

Saludos

Zeitzler dijo...

No la he visto, porque quiero leer primero el libro. Me gustaría verla después.

Es díficil hacer una película que supere el libro original, pero a veces se ha logrado: La Naranja Mécanica y Zorba el Griego han eclipsado por completo las novelas originales.

El Padrino, Odisea Espacial, y De Aquí a la Eternidad (en el bélico) han empatado con honores, igual que GWTW.

Pero hay contiuaciones dignas, que sin embargo no han logrado pasar de eso.

¿Cuál sería el secreto de una buena adaptación?

Eso sí que sería interesante de debatir...

Von Kleist dijo...

Buenas Zeitzler

Muy de acuerdo contigo en cuanto a lo de las adaptaciones. Hay algunas que superan con creces a la novela (Veasé "La Cruz de Hierro") otras que empatan (como bien dices, "De aquí a la eternidad") y finalmente, las que decepcionan, como es el caso. Al menos decepciona al 50% que es el porcentaje del libro que sí está fielmente reflejado en el film.

Cuando lo leas y veas la película, creo que estarás de acuerdo conmigo.

Saludos

ALOMA69 dijo...

Cierto, la primera mitad de la película me pareció muy buena y original, me enganchó totalmente, para luego ir decayendo el interés poco a poco.
De todos modos pienso que hay una sordidez que no se ha visto después, a no ser que sea en el cine de LARS VON TRIER.
Esa sordidez es un punto muy a favor de la película. Y cómo no!
La fascinación por el período histórico, ahí están todos los elementos desnudos, la historia en toda su crudeza.

ALOMA69 dijo...

Rectifico, la HISTORIA, con mayúsculas!

Saludos!