BIENVENIDO

Gracias por visitar este Blog.

Se pueden publicar comentarios en cualquier reseña. Para consultar reseñas antiguas, solo tienes que pinchar en "Listado Alfábetico de las películas del Blog".

Todos los comentarios serán contestados. Para plantear dudas, sugerencias o cuestiones puedes enviar un e-mail a: sgmcine@hotmail.com

Actualmente hay 358 reseñas publicadas.

lunes, 19 de abril de 2010

Ciudad de Vida y Muerte (Nanjing, Nanjing!)


Ciudad de vida y muerte (2009)

Nanking, China, Diciembre de 1937. Tras derrotar a los escasos defensores que resisten en la ciudad, el ejército imperial japonés se hace rápidamente con el control de la misma. Casi inmediatamente, los soldados japoneses comienzan a desatar una ola de brutalidad contra los prisioneros chinos y la población civil, cometiendo todo tipo de vejaciones incluyendo asesinatos y violaciones masivas. A través de una serie de personas presentes en Nanking, como el soldado japonés Kadokawa, horrorizado ante la barbarie que contempla; el cónsul alemán John Rabe, empeñado en salvar a los ciudadanos chinos refugiados en su legación; y su secretario, el señor Jiang que intenta por todos los medios garantizar su seguridad y la de su familia; la película desgrana los acontecimiento que se produjeron en Nanking durante esas primeras semanas de ocupación japonesa.

Tras más de 3 años trabajando en el proyecto del film, el realizador chino Lu Chuan pudo finalmente sacar adelante esta película sobre los hechos que rodearon a la infame Masacre de Nanking, uno de los hechos más ominosos de la guerra chino-japonesa. La orgía de violencia y atrocidades cometidas por el ejército japonés en la ciudad se saldó con un balance estimado de 250.000 civiles asesinados y la violación de 20.000 mujeres. A partir de estos hechos, Lu Chuan reconstruye la masacre ofreciendo todo un mosaico narrativo que ofrece los distintos puntos de vista desde los que contemplarla. Y se nota que el realizador chino debe más de un fotograma a Spielberg y su película “La lista de Schindler”, no solo en el aspecto estético, optando por el empleo de una sobria fotografía en B/N, sino también en la forma de abordar la historia, con un estilo semidocumental que huye de todo artificio narrativo y se centra en describir los hechos tal y como estos ocurrieron.

De este modo, la película no cae en la trampa fácil de tratar de demonizar a los japoneses ni de dar una visión maniquea de los acontecimientos, los cuales, por el contrario, son expuestos desde un punto de vista asombrosamente equilibrado y objetivo. En ese sentido el mayor mérito de la película radica, a mi modo de ver, en la fuerza de sus imágenes, desde el vibrante primer tercio del metraje –que contiene unas contundentes y soberbiamente filmadas secuencias bélicas- hasta el dramático desenlace. Sin embargo, bajo mi punto de vista, la película tiene un fallo que le impide terminar de ser redonda, y es que, precisamente por causa de su pretensión de objetividad, en la segunda hora del metraje la historia pierde algo de fuelle. Y es que tras un intenso arranque, a la hora de desarrollar los hechos, la película evita en todo momento ahondar en las motivaciones o sentimientos de los protagonistas, lo cual refuerza sin duda el tono documental de la narración pero, a la vez, deja en el aire un cierto regusto a indefinición. En otras palabras, el film no termina de rematar individualmente el drama colectivo que sirve de hilo conductor a una trama que, por lo demás, carece de una estructura narrativa definida. Esa bajada de ritmo en la segunda mitad del film y la falta de unas mayores dosis de emoción, es lo que impide que estemos ante una Obra Maestra absoluta.

En cualquier caso, Ciudad de Vida y Muerte es una de esas películas que necesariamente hay que ver. No solo por su valor documental e histórico, sino también por la fuerza visual y emotiva de varias de sus escenas –impresionante la del fusilamiento masivo de prisioneros- que sirven como recordatorio del horror que el ser humano es capaz de causar a sus semejantes. Sin duda estamos ante una de la mejores películas del año. Un título altamente recomendable.

Calificación: 7,5/10

16 comentarios:

Anónimo dijo...

Buenas,

perdonad la intromisión pero tengo una consulta sobre cine y la segunda guerra. ¿Podéis recomendarme una película que trate sobre las consecuencias de un ataque nuclear? Formaría parte de una serie de actividades para alumnos de bachillerato, con la intención de llevar al terreno de lo concreto los que un día fue, y lo que podría llegar a ser.
Prefiero evitar películas donde la espectacularidad reste seriedad, rigor...
Muchas gracias!!

Pablo

Piru dijo...

Veo que le poner una nota alta, intentaré por verla, me quedé con alguna duda cuando salió en cine, me lanzaré a la piscin.

Un saludo Von Kleist

Von Kleist dijo...

Buenas Piru

Realmente es una película que merece la pena, así que te recomiendo que la veas, porque seguro que te va a gustar. La parte bélica es de sobresaliente (atención a la escena del tanque chino puesto fuera de combate...)

A ver si tienes oportunidad de verla y me dices que te parece.

Saludos

billy ¨matajapos¨ dijo...

Muy descarado lo de la banderita y la estatua. Por cierto, para pasar un buen rato y quitarse el mal sabor de boca:

http://www.youtube.com/watch?v=xSU2Top8DMM&feature=related

No quiero suplantar a Kleist en sus atribuciones pero si tuviera que recomendar pelis radioactivas:

+the war game
+whem the wind blows
+the day after

Van en plan serio (nada estilo madmax).

billy ¨matajapos¨ dijo...

Por cierto, qué pena que no den el nobel de la paz con efectos retroactivos (John Rabe, Schlinder,,,) aunque si me lo diesen a mí no tardaría ni dos minutos en venderlo en ebay para no tener que compartirlo con gentuza como Árafat o Kissinger.

Von Kleist dijo...

Buenas Billy

Jeje, muy agudo lo del Nobel de la Paz (igual le daban el Principe de Asturias de la Concordia también) con caracter retroactivo.En cuanto al enlace de la película "Yamato" y tu segundo apodo... muy beligerante te veo ;).

Saludos

Javier dijo...

Respondiendo a la pregunta sobre las consecuencias de un ataque nuclear, te recomiendo "Lluvia negra" (Kuroi Ame), una película japonesa de 1989. Su director es Shohei Imamura. Va sobre los efectos que la bomba atómica de Hiroshima causó entre la población, en concreto entre un matrimonio y su sobrina, afectados después de los años por la onda expansiva y por la lluvia negra que les contaminó.
Saludos a todos y enhorabuena por tu blog, Von Kleist.

Anónimo dijo...

Gracias Billy y Javier por recomendarme las pelis

un saludo

Pablo

Paulus dijo...

¡Hola Kleist!

Aunque los avatares del frente oriental y las circunstancias que lo rodean no conforman el nucleo duro de mis preferencias en lo que a la II GM se refiere, he de reconocer que éste es un film imprescindible en tal periodo, guste o no guste aquel frente.

No puedo sino subrayar todo cuanto afirmas en tu comentario. Y es que el dramatismo que se aplica en cada escena es sensacional (potenciado por el tono grisáceo), el realismo es tal que parece introducir en la trama al espectador, y cada toma parece haber requerido un amplio estudio pues cada una de ellas es espectacular. Se nota que hay mucho trabajo y análisis psicológico en cada escena.

Las armas ligeras, los morteros, los tanques, las ametralladoras, etc. están muy bien trabajadas. En ese aspecto la película es insuperable.

Yendo un punto más adelante cabe decir que cada pueblo, el chino y los japoneses mediante su ejército, es perfectamente representado en cuanto a su idiosincrasia y valores. Así en los chinos vemos su temor a los japoneses y su contumaz resistencia al invasor, a pesar del sector fugitivo. En los japoneses se ve perfectamente su carácter luchador, la supremacía del honor como entidad moral, el odio a lo cobarde y a los que se rinden, su temperamento en el combate y su, al fin y al cabo, humanidad (en ciertos personajes) a pesar de lo que rodea los acontecimientos de Nanjing.

Una muy buena película sin duda.

Un saludo.

Von Kleist dijo...

Buenas Paulus

Coincido en tus apreciaciones. Lo mejor de la película, sin duda, su espectacular puesta en escena y ambientación. Las escenas bélicas también son sobresalientes, hacen que Nanking parezca un "Stalingrado" traslado al extremo oriente. Y la escena del tanque puesto fuera de combate, esa torreta que gira para apuntar a los japoneses, me pareció soberbia.

También es de agradecer que, aun haciendo un retrato fiel y real de los hechos, no meta a todos los japoneses en el mismo saco, e incluso se preocupe por estudiar la sicología de los invasores (aunque al gobierno chino no le haya sentado muy bien). A mi me parece una de las películas del año, sin duda.

Saludos

Galo Alberti dijo...

Pablo: te recomiendo las siguientes peliculas y un documental.
1."The Day After" (1982).
2."La Tumba de las luciernagas" (1988).
3."When the wind blows" (1984).
4. The Mushroom Club (2005).
5. White Light/Black Rain (2008).

Sobre Nanking!, Nanking!, debo confesar que cinematograficamente esperaba mas. Hubo veces que me parecio estar viendo una versión oriental de "La Lista de Schindler", pero sin la emotividad lacrimógena que nos regalo Spielberg, al narrar con tanta maestría los horrores del genocidio nazi contra el pueblo judio.

Nanking, fué un episodio oscuro de nuestra Humanidad, que merecía un requiem mas ambicioso, crudo, brutal y humanizante, por la memoria de las victimas y sus familiares.

Lo que rescato es le prolijidad de mantener los idiomas originales de sus protagonistas, es algo que me agrada muchisimo... como Letters From Iwo Jima, La Caida o La Pasión de Mel Gibson.

Von Kleist dijo...

Buenas Galo

Gracias por el comentario. La inspiración visual y estética de esta película respecto a "La lista de Schlinder" es evidente. Pero yo creo que en este caso no se recurre al efecto lacrimógeno fácil, sino todo lo contrario. A mi modo de ver la película retrata los hechos de una forma asombrosamente objetiva y para nada sentimentaloide.

Es cierto que no llega a ser una película totalmente redonda por los aspectos que señalo en la reseña, especialmente esa bajada de ritmo, bastante acusada en la segunda mitad del film. Pese a ello, es una película de esas que te deja muchas escenas grabadas en la retina y que te mueven a pensar sobre la condición humana. Solo por eso, ya merece ser considerada, bajo mi punto de vista, como una de esas películas dignas de recordar, y revisionar de cuando en cuando.

Saludos

billy dijo...

Me puse matajapos para no ponerme ¨matapajas¨ aunque esa clase de odios prefiero reservarmelos para individuos y sistemas de alienación como los que intervinieron en el resurgir imperial japonés. En todo caso debo decir que es bastante casual que eligiesen a los dos soldados más majos del ejercito nipón para representar cierta humanidad residual presente en el ejército (el otro era el joponesito de ¨Cartas de Iwojima¨).

Una cosa me pregunto y espero que alguien me lo aclare respecto a la peli del Yamato (de la otra ya preguntaré cuando consiga acabarla): qué hacen esas enormes manchas de sangre presentes tras las baterías antes de que los aviadores yankis comenzasen su ataque?. Acaso decapitaron a algún cobarde y lo lanzaron por la borda sin tiempo a limpiar la sangre?. Alguna jarra llena de sangría ceremonial derramada desde la cubierta de arriba? :)

Von Kleist dijo...

Buenas Billy

Casi que mejor me quedo con tu primer apodo antes que con el segundo me mencionas,...;). En cuanto a la humanización de los personajes japoneses, creo que la película lo hace de una forma correcta. Es decir, muestra que en general la brutalidad japonesa fue la norma, no la excepción. Pero a la vez, deja entrever que no todos los japoneses eran iguales, y que incluso en medio de una matanza puede encontrarse gente que aun tiene sentimientos humanos. Personalmente me gusta como se ha hecho el retrato del japonés "bueno".

En cuanto a lo del "Yamato", pues seguramente se trata de un gazapo de "script", porque como dices, no creo que el oficial de cubierta se hubiese hecho el harakiri antes de empezar la batalla, y sin desayunar...

Saludos

Anónimo dijo...

Pablo:

el mejor filme argumental sobre el tema es, sin lugar a dudas, "La hora final" (1959).

Pedro Rey.

Von Kleist dijo...

Buenas Pedro

Gracias por el apunte.

Saludos