BIENVENIDO

Gracias por visitar este Blog.

Se pueden publicar comentarios en cualquier reseña. Para consultar reseñas antiguas, solo tienes que pinchar en "Listado Alfábetico de las películas del Blog".

Todos los comentarios serán contestados. Para plantear dudas, sugerencias o cuestiones puedes enviar un e-mail a: sgmcine@hotmail.com

Actualmente hay 357 reseñas publicadas.

jueves, 4 de febrero de 2010

Sophie Scholl: Los últimos días (Sophie Scholl: Die letzten Tage)

Sophie Scholl: los últimos días (2005)

La pelicula nos sitúa en Febrero de 1943. Mientras la joven Sophie Scholl (Julia Jentsch) y su hermano Hans reparten por la universidad de Munich una serie de folletos clandestinos que incitan a los estudiantes a manifestarse en contra la guerra, son descubiertos por un bedel y detenidos por la Gestapo. Tras un rápido proceso ante el Tribunal del Pueblo nazi, Sophie y Hans serán juzgados por alta traición y condenados a muerte por sus actividades dentro del grupo antinazi denominado “La Rosa Blanca”.

En los últimos años, el cine alemán se está atreviendo a realizar algunas miradas retrospectivas sobre el tema del nazismo y el III Reich, una materia que aun hoy dia se considera tabú en Alemania, y que hasta no hace mucho tiempo era directamente intocable. Dentro de este contexto, "Sophie Scholl: los últimos días" es un nuevo ejemplo del intento del moderno cine alemán por ofrecer una visión retrospectiva y autocrítica respecto al nazismo.

Como el mismo director del film, Marc Rothemund, manifestó, su película no intentaba reconstruir la historia completa del grupo de La Rosa Blanca, pues dicha materia ya había sido tratada en un film anterior, una película de 1982 dirigida por Michael Verhoeven, titulada precisamente Die Weisse Rose. En este caso, la película de Rothemund opta por centrarse en reconstruir los últimos días de Sophie Scholl, la única mujer integrante del grupo de estudiantes antinazi, y describir los hechos que acaecieron tras su arresto por la Gestapo, incluyendo su tenso interrogatorio y el posterior juicio farsa que se celebró ante el Tribunal del Pueblo del juez nazi Roland Freisler, un juicio cuya sentencia ya estaba dictada de antemano.

Entrando a valorar el film, hay que decir que, bajo mi punto de vista, este presenta las virtudes y defectos típicos del cine alemán. En cuanto a las primeras, hay que destacar el rigor histórico, pues el guión se basó en el testimonio de los testigos directos de los hechos, así como en las actas del juicio seguido contra los hermanos Scholl. También es destacable la buena ambientación, (aunque la película transcurre mayormente en escenarios interiores), y el convincente trabajo de los actores, en especial de la protagonista Julia Jentsch. Sin embargo la película tiene un defecto que es común a casi todas las producciones germanas: un frío academicismo narrativo, que convierte el relato de esos últimos dias de Sophie Scholl en una especie de documental dramatizado. En otras palabras, el enfoque que adopta el guión a la hora de abordar la historia me pareció excesivamente alejado y desapasionado, y eche en falta algo más de sentimiento a la hora de reflejar las inquietudes o miedos de la protagonista, lo que en mi opinión habría mejorado bastante el resultado final. Pese a ello, tiene algún momento destacable, especialmente la escena en la que durante el juicio, y ante los insultos y descalificaciones que el juez les dirige los hermanos Scholl replican valientemente: “Pronto estareis donde nosotros estamos ahora”.

Por eso, en lineas generales “Sophie Scholl: Los últimos días” puede considerarse una película correcta, pero falta de profundidad y fuerza narrativa para desarrollar adecuadamente todos los temas que apunta. En cualquier caso, es una película recomendable por contar una historia sobre la dignidad humana, y el sacrificio de un grupo de jóvenes idealistas que hicieron frente al nazismo y que pagaron con su vida su defensa de la libertad de pensamiento. Una película que sin ser redonda, merece la pena verse por lo que cuenta, aunque el "cómo" lo cuenta sea manifiestamente mejorable.

Calificación: 5,5/10

14 comentarios:

Major Reisman dijo...

Buenas

Es verdad. Peca de ser algo "cuadriculada". Pero la historia es de las buenas

Un saludo

Von Kleist dijo...

Buenas Reisman

Pues sí, una historia buena, pero no del todo bien contada. Yo la verdad es que cuando me enfrento a una película alemana siempre me espero lo mismo, un estilo narrativo bastante plano y -por lo general- carente de nervio. En ese sentido, esta película me parece que va en la misma linea que "Napola" que parte de una idea bastante buena pero se queda a medias por no imprimirle un poco de emoción o de visceralidad al relato. A veces pienso que al final va a ser verdad el tópico de la frialdad y precisión germana.

Piru dijo...

Eso es de las peores cosas que le puede pasar a una película, te promete pero al final dejarte a medias.

Von Kleist dijo...

Buenas Piru

Pues en este caso, desde luego, es una película que te deja a medias. Y ese es el mayor problema de la mayor parte de la películas alemanas, siempre les suele faltar algo para ser redondas y desarrollar con gancho los temas que plantean.

Saludos

Piru dijo...

Oye y hablando del tema, que te parecieron Good Bye Lenin y La vida de los otros?? creo que es lo mejor que se ha hecho hasta el momento.

Von Kleist dijo...

Buenas Piru

Pues... creo que en ese aspecto yo remo contracorriente. "Goodbye Lenin" me pareció un tostón desde el minuto uno, y la verdad es que no duré mucho viendola.

En cuanto a "La vida de los otros" había leido tan buenas críticas que me esperaba ver la película del año y la empecé a ver con bastantes ganas. Pero creo que la aguanté una media hora hasta que dejé de verla. Me pareció una película bastante pretenciosa, a la par que lenta, muy lenta. La verdad, no mantengo precisamente un idilio con el cine alemán... ;)

Piru dijo...

jaja es cierto que no lo mantienes. Siento mucho oir esto, a mi las dos me gustaron mucho, en Good Bye Lenin no estoy de acuerdo en lo que dices, pero en La vida...si. Es lentisima, lo que pasa es que me parece que pretende recuperar el cine de arte y ensayo. Por cierto, como curiosidad, el actor de la Stasi murio a los meses de un cancer. Coincido en que es preciosa.

Y tambien me gustaria saber que opinas de Campanella y de El secreto de sus ojos. Yo, sali con una sensacion parecida a cuando vi el Lector, de impacto, de haberme sobrecogido con la historia. Creo que es de las 2 películas mas preciosas y emocionantes que he visto en mi vida (el secreto).

Un saludo Kleist!

Von Kleist dijo...

Buenas Piru

En cuanto a tu pregunta, he decirte que aun no he tenido ocasión de ver las películas que comentas. En el caso de "El Secreto de tus ojos" he leido muy buenas críticas, así que será cuestión de verla cuando tenga un rato (aunque es complicado porque tengo una "lista de espera" bastante larga...).

Saludos

Conde de Salisbury dijo...

Cuando vi esta película pensé algo muy parecido. Había buenos mimbres pero no salió un buen cesto. Le falta algo.
Por cierto, a mí también me gustó "El secreto de sus ojos".

Von Kleist dijo...

Muy buenas Lord Conde

Sin duda, que le falta algo a la película. Y a mi modo de ver ese "algo" hubiera consistido en un mayor grado de emotividad a la hora de contar la historia de la protagonista. Porque al final, como digo, todo queda muy correcto y riguroso históricamente, pero también frio y academicista.

Saludos

Paulus dijo...

Hola von Kleist.

Vi recientemente esta película y las sensaciones finales son las mismas que me acompañaron al término del visionado de la misma fueron idénticas a las de “El niño del pijama de rayas” o “Hitler, el reinado del mal”. Me abstendré de comentarlas por no resultar repetitivo.

No es una película que en lo técnico-militar tenga aspectos señalables. No obstante las decoraciones e indumentarias de época son, como la mayoría del cine alemán, de buena factura. Por lo demás esta película me resulta de especial interés, como estudiante de Derecho, por los procesos que se desarrollan en ella.

Quizás resulte evidente que parece sectáreo el comportamiento del sistema judicial nazi en la película. Pero no se puede olvidar que se trata, como todos, de un sistema judicial conforme a valores y los valores de un sistema nacionalsocialista son divergentes, respecto al vigente. Ello no impide que las garantías procesales sean preservadas, aunque en ocasiones sólo como mera formalidad. Por otro lado se intenta describir a Roland Freiser como un botarate nazi desacreditado por una joven estudiante. Es obvio que resulta exagerado tal extremo por cuanto su poderosa oratoria y su providencia en lo jurídico le proporcionaron un rápido ascenso en el sistema judicial y en el Ministerio de Justicia pese a su pasado bolchevique. Sin embargo, no puedo decir que sean tan exagerados en la película sus excéntricos modos, si bien Freisler destacaba más por el empleo de pícaras preguntas capciosas, que no se ven en el film.

Me resultó particularmente curiosa la compañera comunista de celda de Sophie Scholl. Es llamativo, precisamente siendo comunista, que se queje del sistema procesal nacionalsocialista (¿conocería la “justicia” estalinista?). Resulta curioso que se queje del trato recibido por los funcionarios de prisiones nacionalsocialistas (se nota que no conocía las prisiones “de lujo” que dispensaban los rusos a los alemanes en comparación con su pordiosera celda). Y sobre todo llama la atención que la misma mujer se despida de Sophie con una despedida muy propia de un comunista: “Ve con Dios”.

Por cierto, en lo que al papel de Sophie Scholl se refiere resulta llamativo el hecho de que hable de muertes, asesinatos, masacres por parte de los alemanes y que, cuando mira por la ventana de su celda, sonría al tiempo que caen las bombas incendiarias en Munich. Lo único cierto es que las minorías, cuando no están de acuerdo, propenden a corromper el sistema. Es notorio que se califique a la acción de este grupo como un “sacrificio de un grupo de jóvenes idealistas que hicieron frente al nazismo y que pagaron con su vida su defensa de la libertad de pensamiento”. Es una justificación con la que no estoy de acuerdo pues resulta similar a la que utilizan muchos filoterroristas. Pero realmente, si lo pensamos, por sus comportamientos, “La rosa blanca” no dejaban de serlo.

Un saludo, von Kleist.

P. D.: nuevamente lamento lo extenso del comentario.

Von Kleist dijo...

Buenas Paulus

Gracias por el comentario. En cuanto a los temas políticos, sabes que a mi no me gusta entrar demasiado en ellos, porque estamos en blog de cine. En cualquier caso coincido contigo en un punto: los sistemas de justicia en un estado totalitario, del signo que sean, son de todo menos precisamente eso, justos.

En cuanto a la posible actitud "filoterrorista" de Scholl y sus compañeros, yo creo que no cabe calificarla como tal, porque la Rosa Blanca era un grupo de estudiantes que pretendía combatir con las ideas, no con la violencia.

Saludos

Anónimo dijo...

Hola Von cleist,

A mi me gusto la valentia con la que se enfrento Sophie School a un Juez totalmente fanatico de hitler.

para mi es la mejor parte de la pelicula, el juicio final, ya que sabian que serian culpables y aun asi siguieron fieles asus ideales hasta el final.

saludos!

Von Kleist dijo...

Buenas anónimo

Ciertamente la parte del juicio no está del todo mal, pero en lineas generales la película mantiene un tono demasiado gris. Un poco más de intensidad dramática habría sido de agradecer, pero en general este es un defecto común del cine alemán. Se deja ver, pero sin alardes.

Saludos