BIENVENIDO

Gracias por visitar este Blog.

Se pueden publicar comentarios en cualquier reseña. Para consultar reseñas antiguas, solo tienes que pinchar en "Listado Alfábetico de las películas del Blog".

Todos los comentarios serán contestados. Para plantear dudas, sugerencias o cuestiones puedes enviar un e-mail a: sgmcine@hotmail.com

Actualmente hay 349 reseñas publicadas.

viernes, 19 de diciembre de 2008

Europa (Zentropa)

Europa (1991)

Año 1945. El joven norteamericano de origen alemán Leo Kessler (Jean-Marc Barr) llega a Alemania para trabajar, por mediación de su tio, como revisor en uno de los trenes de la empresa de ferrocarriles Zentropa. A través de sus viajes a lo ancho de un país devastado por la guerra, Leo pronto comprobará la fractura moral que ha producido la contienda entre la población alemana, que conocerá de primera mano gracias a su relacion sentimental con Katharina Hartmann, hija del poderoso magnate del ferrocarril Max Hartmann. Pese a que Leo procura no involucrarse políticamente, la implicación de Katharina con la “Werewolf” o movimiento de resistencia nazi frente a la ocupación aliada lo conducirá a un trágico final.

Antes de que la carrera del famoso realizador danés Lars Von Trier (auténtico enfant terrible del cine europeo reciente) evolucionara definitivamente hacia la búsqueda de la libertad absoluta creativa encarnada por el movimiento cinematográfico de vanguardia llamado “Dogma”, este nos dejó algunos títulos de una factura más convencional. En ese sentido, Europa (la tercera película de una trilogía dedicada a reflexionar sobre la historia de este continente) supone una de las obras cumbres del cine Europeo reciente, a la vez que una de los títulos más accesibles de Von Trier. Entre otros premios, la película se llevó el del jurado del festival de Cannes, consagrando a su director como uno de los grandes realizadores Europeos de las últimas décadas.

La verdad es que personalmente he de decir que la película me atrapó casi desde el primer momento, una vez superada la confusión inicial que supone la introducción de la historia mediante una serie de imágenes de tipo onírico y la voz en off (que en VO era la del actor Max Von Sydow) que dicta órdenes hipnóticas para el espectador. A partir de ese momento, la película envuelve al espectador mediante el desarrollo de la aparentemente simple historia del inocente personaje de Leo Kessler, la película desgrana todo un conjunto de complejas realidades y sensaciones a los que se enfrenta el protagonista. Así asistimos a situaciones que denuncian la dobleza moral de la población alemana y sus ocupantes, el drama de las víctimas del nazismo o el fanatismo que es capaz de mostrar el ser humano.

Todo ello se ve realzado de una manera más que estudiada, mediante el uso de una fotografía predominantemente en B/N que combina el uso del color en determinadas situaciones importantes para el personaje. De este modo, el dirctor construye un universo visual propio, cargado de imágenes sugerentes y simbólicas a la vez. Pero lo más importante, como señalaba antes, es que el aspecto formalmente innovador del film no se usa en tono de pedantería, sino que por el contrario, se pone al servicio de una historia muy bien contada y de la que pueden extraerse múltiples lecturas para el espectador.

No es exagerado afirmar que, con su película, Trier hace un auténtico viaje al corazon de Europa, personificada en la ruinosa Alemania de 1945, logrando mostrar con toda su crudeza las miserias de una sociedad cínica y moralmente destruida por la guerra mundial. Ahora bien, también es de recibo señalar algunas deficiencias que –para mi gusto- empañan los méritos innegables del film. Y es la deriva un tanto semionírica que adquiere la historia conforme se va acercando el desenlace, algo que, a mi modo de ver, viene a romper de alguna mantera el tono adecuadamente equilibrado entre realista y subjetivo que mantiene el film a lo largo de casi todo su metraje. Aparte de esto es inevitable que algunos espectadores encuentren dificilmente accesible el universo visual y narrativo que plantea Von Trier, pese a lo cual hay que insistir en que “Europa” no es especialmente complicada de entender, y, al menos en sus aspectos más convencionales puede ser apreciada por el espectador medio.

En definitiva, considero que “Europa” es uno de esos títulos imprescindibles dentro del cine Europeo, a la vez que constituye una de las reflexiones más descarnadas, pero a la par interesantes y reveladoras, sobre la posguerra Europea y las consecuencias de la II GM. Un título imprescindible para cualquier amante del buen cine.

Calificacion: 8/10

9 comentarios:

Major Reisman dijo...

Buenas

Pues no se, a mi me pareció normalita. Sí, la historia está bien y es original en sus planteamientos. Pero los actores, no me convencieron. Y una historia como esa debe de tener unos actores que te convenza para que muestres empatía con los personajes.

Un saludo

PD: Felicitaciones por la cita en 20 minutos.

Von Kleist dijo...

Hola Reisman

Personalmente, a la hora de valorar un film, me dejo guiar por la impresión que este me produce. Y en este caso, a mi ma pareció una película no del todo redonda, pero sí hondamente humana y muy bien contada. Por eso considero que en esta ocasión los elogios de buena parte de la crítica son justos. Y eso que lo poco que he visto, aparte de esta película, de Von Trier no es que me haya entusiasmado precisamente.

Sobre los actores, puede que tengas razón en que ninguno de ellos destaca especialmente. Aunque quizas en este caso sea de aplicación ese aforismo que dice que precisamente las grandes actuaciones son aquellas que no llaman la atención, por la naturalidad que desprenden.

Saludos

Wittmann dijo...

En mi opinión esta es una de las películas que más sinsabores deja de todo tu amplio catálogo. Partiendo de un punto ciertamente interesante como es la Alemania de la postguerra y el tema de los Werwolf para mi gusto, y pese a tus argumentos, diluye su ya de por sí con su simple historia en análisis y visiones psicológicas, pensamientos conspiranoides del protagonista y todo ello haciendo gala de una ambientación psicodélica que termina por sentenciar toda valoración positiva que pudiese haber. Quizás, como apunta Reisman, unos actores que transmitiesen más al espectador ayudarían. Lucho para olvidarla, no por mala, sino por lo extraño de la misma.

¡Saludos Kleist!

Von Kleist dijo...

Buenas Wittmann

Hay que tener en cuenta que estamos ante cine "de autor" y que el universo personal de Von Trier no siempre es fácilmente accesible para el espectador medio. Yo reconozco que la película tiene varias abstracciones que no terminé de entender muy bien, pero también que me fascinó su retrato diferente e innovador acerca de la posguerra. No es que me parezca una obra maestra, pero sí un título de esos que hay que ver de vez en cuando. Pero este tipo de cine es lo que tiene: o fascina o repugna, no suele haber términos medios.

Saludos

Anónimo dijo...

Atento, K:

parece que la navegación no coincide.

Paulusgreat dijo...

Hola Kleist, ya estoy otra vez por aquí. Después de leer tu crítica sobre esta película, decidí que tenía que verla, y así lo he hecho (y ha sido difícil de conseguir, por cierto).
Como comentas, me ha impresionado el principio. Creo que se parece al de esa serie (el otro lado de la realidad, creo que se titulaba) en la que una voz en off decía: "no le pasa nada a su televisor, controlaremos la señal la próxima media hora...". No se si sabes a cual me refiero.
Con respecto a la historia, me resulta forzada en algunos aspectos, como cuando kessler y Katharina Hartmann se conocen en el tren o cuando ella le pide matrimonio, creo que en Münich. Situaciones demasiado forzadas, diría yo. Además, no sé si por mi falta de entendederas, me resulta un poco lioso el final. No comprendo bien la cadena de situaciones que desembocan en ese lago.
Por otra parte, el retrato de la Alemania de posguerra es de lo mejorcito del cine. La sociedad demacrada, el deseo de seguir adelante aun cargando con la tristeza, la ambigüedad de algunos, haciéndose pasar por honrados cuando son nazis convencidos... Como he dicho, un retrato espectacular, aunque creo que se ha desaprovechado una excelente oportunidad para profundizar en el tema de la resistencia nazi, los "werwolf", el cual se muestra condicionado por el desarrollo de la historia principal, algo previsible (y algo "ñoña" o "cursi", si se me permite) desde que los "werwolf" utilizan al protagonista en el asesinato del tren y la amante confiesa su afiliación a los nazis.
Lo que más perplejo me ha dejado es la utilización de los planos, y el caos y desesperación que puede llegar a causar en el espectador. Magistral, si se lo puede definir así. Hay veces que el director te desorienta a propósito, generalmente cuando el protagonista duda de algo, con lo que te hace sentir casi la misma confusión.
Una película, en definitiva, que necesita más de un visionado para apreciarla en todo su conjunto, muy buena, pero bastante "dura" y "difícil", a mi parecer.
Aprovecho para desearte un feliz 2011, Kleist, y desearte lo mejor a tí y a este blog.

Von Kleist dijo...

Buenas Palusgreat

Gracias por el comentario, y feliz año a ti también.

Efectivamente, el cine de Lars Von Trier no es un cine fácilmente digerible, y esta es una de esas películas que hay que ver con detenimiento, en más de una ocasión, para apreciar sus matices.

Lo que más me gustó -y en ese punto coincidimos- es el retrato que se hace de la sociedad de la posguerra. Una sociedad dominada por la ambiguedad moral (genial la escena en que los americanos hacen que un judío afirme que el dueño de Zentropa fue su "protector"), el pragmatismo impuesto por la necesidad de seguir adelante, y también, las heridas del pasado reciente (la Werwolf). Es cierto que el tema del romance tampoco aporta mucho, pero el desarrollo de la trama, en general, y el reflejo de la época que retrata, me parece de lo más logrado del señor Triar.

Saludos

Anónimo dijo...

Buenas

Me alegra que alguien le haya dedicado unas lineas a esta pelicula. Para mi esta en la categoria Peliculon, o sea, muy buena. La he visto unas tres o cuatro veces, y tiene la cualidad de ser una pelicula que envejece bien. La tematica no pasa de moda, y el formato es unico.
Concuerdo que es de lo mejor de Lars Von Trier (y ojo que tiene varias buenas en distintas trilogias tematicas).

Von Kleist dijo...

Buenas anónimo

Personalmente valoro este film precisamente porque Von Trier no es santo de mi devoción. Pero reconozco que esta película logró engancharme, porque tiene una atmósfera magnética que realmente fascina al espectador. De lo poco que he visto del resto de trabajos del director solo puedo decir que ni siquiera se le acercan a este título.

Saludos