BIENVENIDO

Gracias por visitar este Blog.

Se pueden publicar comentarios en cualquier reseña. Para consultar reseñas antiguas, solo tienes que pinchar en "Listado Alfábetico de las películas del Blog".

Todos los comentarios serán contestados. Para plantear dudas, sugerencias o cuestiones puedes enviar un e-mail a: sgmcine@hotmail.com

Actualmente hay 357 reseñas publicadas.

viernes, 27 de junio de 2008

Evasión o Victoria (Escape to Victory)

Evasión o victoria (1981)

La acción nos situa en el año 1943. El mayor Von Steiner (Max Von Sydow) es un oficial alemán que de visita en el campo de prisioneros aliados de Gensdorff, con motivo de la de inspección del campamento por representantes del Comité Internacional de la Cruz Roja, observa como un grupo de prisioneros juega al fútbol. A Von Steiner, un apasionado del futbol, se le ocurre entonces la idea de organizar un partido de una selección alemana contra un grupo de prisioneros aliados. Aunque el oficial aliado del campo, el Capitan Colby (Michael Caine), en principio se opone, acabará aceptando el reto con la idea de aprovechar el partido para organizar su fuga y la de todo el equipo de prisioneros.

Bueno, como estamos en plena efervescensia futbolera, y en vísperas de un partido histórico para mi querida Selección Española de fútbol, creo que la ocasión es propicia para comentar este film con el deporte rey como argumento de fondo. La verdad es que ésta es una producción bastante atípica dentro de la filmografia del famoso realizador norteamericano John Huston, quien pese a ser estadounidense y no tener mucha idea de futbol decidió encargarse de este proyecto, basándose en un guión escrito por Evan Jones y Yabo Yablonsky, que aunque parezca mentira, está lejanamente inspirado en hechos reales acaecidos durante la II GM.

Tras la invasión de la URSS por los alemanes en 1942, los jugadores del Dynamo de Kiev que no habían escapado, fueron empleados por las autoridades de ocupación para jugar varios partidos de exhibición contra combinados alemanes, logrando varias victorias frente a estos. En agosto de 1942, pese a las amenazas alemanas de tomar represalias si no se dejaban ganar, el combinado del Dynamo venció por 5-3 a una selección de la Luftwaffe, humillación que fue demasiado para los alemanes quienes, tras el partido, detuvieron a 9 de los jugadores, que fueron ejecutados o enviados a campos de concentración. Naturalmente, la película no abordó esta parte de la trama real, sino que optó por presentar una versión suavizada de los hechos, trasladando la historia a un grupo de prisioneros occidentales.

Desde el punto de vista cinematográfico la película es bastante irregular. Para formar el equipo aliado, Huston no dudó en “fichar” a jugadores reales de fama mundial, contando entre otros con el mismísimo Pelé, el argentino Ardiles, el inglés Bobby Moore, y el belga Paul Van Himst. Para completar el reparto, se escogió al entonces emergente Silvester Stallone, para interpretar el papel de díscolo (y algo bruto) portero del equipo, además de experto en fugas. Claro que el hecho de contar con estos futbolistas profesionales haciendo de actores hace que sus interpretaciones aparezcan artificiosas y resulten poco convincentes (en especial el de Pelé, un mago de balón, pero un actor bastante mediocre), y de hecho, si exceptuamos a Michael Caine que cumple sin alardes, ni Stallone ni Max Von Sydow parecen estar muy a gusto en sus papeles.

Obviamente, la intención de la película es la de exaltar los valores de la resistencia, y lucha por la libertad mezclándolos con elementos propio de la épica deportiva que tanto gustan al público norteamericano, mezcolanza que, en este caso, funciona solo a medias en el mejor de los casos. De las dos tramas principales del argumento, la del plan de fuga resulta más bien plana y previsible, mientras que la parte deportiva a mi no me termina de convencer. Se nota que Huston no entendía de futbol, porque las escenas del partido están filmadas sin pasión, aunque se pretenden engrandecer con un par de escenas espectaculares de “futbol de salón” protagonizadas por Pelé (con gol de chilena incluido) que lo hacen aun más inverosimil.

Y todo ello coronado con un épico y pretencioso happy ending final, poco creible y bastante alejado de los hechos reales en los que se inspira la historia. Con todo, hay que reconocer que la historia resulta medianamente entretenida (hecho refrendado por una más que buena acogida por parte del público cuando se estrenó) y que para los aficionados al fútbol siempre será un título de referencia por haber contribuido a la generalización de este deporte. Pero desde el punto de vista cinematográfico, es uno de los títulos menores de la filmografía de Huston.

Calificación: 5,5/10

13 comentarios:

billy dijo...

Muy adecuado post para éstas épocas de futbol. A mi la película me gustó desde siempre y la famosa escena del gol de pelé fue de esas que se le marcan a uno desde niño pero para ésta cinta hay que ser comprensivo debido a que se planeó como un mero divertimento en el cual la historia era lo de menos.

Si quieres ver a un Stallone pre-rambo bruto de verdad no tendríamos más que visionar ¨la carrera de la muerte del año 2000¨ en el que nos lo encontraremos como un piloto-ganster sin complejos a la hora de partirle la cara a su rubia-copiloto delante de las cámaras de tv o matar a dos mecánicos (perdón, ¨puntuar¨ con 2 mecánicos) por hacer un comentario sarcástico sobre su eterno mal humor.

José Antonio Peñas dijo...

Uno de los puntos más surrealistas de la película son las tomas del público que asiste al encuentro, tanto las vistas del graderíao como las de la avalancha final: la mayoría del público va vestido a la moda de los 80, y vemos barbudos con trenka, chicas con melenas hippiescas, minifaldas y una asombrosa cantidad de pantalones vaqueros ¿Nadie se acordó de pedirle a ls extras que se vistieran acorde a los años 40?

javier dijo...

...pero sin embargo, sí se acertó en la ambientación del estadio de Colombes (creo que se rodó en un campo de Gales), en los vestuarios del mismo y en la indumentaria de entonces (con esos pantalones hasta las rodillas). No respetaron el uniforme tradicional de alemania (el mismo que usan ahora) para no joder mucho a los alemanes y lo más impresionante fue el énfasis en señalar que los prisioneros de Europa Oriental no tenían las mismas goyerías que los occidentales. Yo tenía doce años y cuando ví la escena de la llegada de los prisioneros checos y polacos al campo, todos andrajosos y muertos de hambre, se me heló la sangre.

billy dijo...

Añado que lo de la ambientación fue algo que me sacasteis de la boca. Es verdad, parecen todos salidos de mayo del 68!. Y eso de los rusos es lógico ya que los trataban como perros (los rusos eran para ellos seres subhumanos). De todas formas me gustaría saber (y seguro que lo sabrá Kleist) si ésta fue una rareza o hubo más combinaciones futbol-guerra y por favor, que nadie se salga de la tangente con Carros de Fuego (ZZZ...) o Gallípolli (ni coinciden deporte ni época).

Von Kleist dijo...

Buenas y gracias por los comentarios.

Efectivamente, el tema del vestuario del público y caracterización de los extras es uno de esos errores de ambientación garrafales de la historia del cine. Supongo que el presupuesto no daba para vestir de los años 40 a los extras.

Como dice Billy, esta es la típica peli que, vista de niño-adolescente, impresiona, pero cuando uno la ve pasados los años, la verdad es que se ven mucho mejor sus limitaciones.

Respecto a la pregunta del género bélico-deportivo, efectivamente, esta es una rareza, yo no conozco ningún otro caso similar. Lo más parecido, más alla de este film, es la biografia (hecha para TV) del boxeador alemán Max Schmeling, que acabó siendo enrolado en los paracaidistas y enviado al frente a combatir.

Como dice javier, una de las escenas más logradas -e impactantes- es la llegada de los antiguos futbolistas del este... su aspecto cadavérico se me quedó grabado desde la primera vez que la vi. Supongo que el hecho de que uno de los guionistas fuera de origen ruso tuvo mucho que ver en la inclusión de esa escena, que viene a quebrar el tono mas "blando" del film en general.

Por lo demás, esperemos que mañana la historia se repita y también en este caso los alemanes pierdan...;)

Saludos

Major Reisman dijo...

Buenas

Coincido con tu estupendo comentario Kleist. Para mi no pasa de entretenidilla.

Sobre la pregunta de Billy de películas que relacionen deporte y 2GM. Se me ocurre "Ellas dan el golpe" (1992). Es aquella en que sale Madonna y Tom Hanks y lo que contaba era la formación de la liga de beisbol femenina porque los chicos se habían ido a luchar en la guerra.

Y hay otra que relaciona boxeo y 2GM. "El triunfo del espíritu". Es la historia de un campeón de boxeo olímpico griego que tiene que luchar en Auswitchz para divertir a los alemanes. Está protagonizada por W. Dafoe.

Un saludo

Von Kleist dijo...

Buenas Reisman

Gracias por el comentario y por el apunte de los títulos.

Como decía antes, esta es la típica película que vista en los años juveniles, gusta mucho, pero que resiste bastante mal un visionado más crítico. Lo mejor que tiene, es la originalidad de su planteamiento.

Saludos

zeitzler dijo...

Sobre las películas bélicas y deportivas: yo iva a mencionar una que no ví, pero cuya crítica leí en el blog de Reisman; Los Chicos De La Compañìa C donde unos soldados americanos juegan soccer con los vietnamitas.

(Dado que figura allí desde el 2007 y su últmo comentario es del 2 de julio 2008 supongo que debìo ser un filme muy OLVIDABLE para que no lo mencione ni él mismo, que al fin y al cabo lo reseñó en su propio Blog).

Muy curioso ver a Pelé jugando con el brazo a lo Bekenbauer. Y Caine en su rol de capitán se la pasa dirigiendo y animando a los demás...pero que yo recuerde, no hay una sola escena en que se le vea jugando. Y me parece que en un plano conté más de 11 jugadores por bando.

Y la posición en que Stallone pone las manos para parar el penalty...¿se imaginan a Casillas o a Buffon así????

Por no hablar de que Pelé dificílmente podía estar junto a los prisioneros blancos en un campo nazi: a los negros los separaban siempre. Ni siquiera sé si lo dejarían jugar, vamos.

Pero lo que màs me extrañó es que Caine primero y Stallone despuès hablan con los oficiales aliados de como evadirse. Yo creí que los nazis dejaban visitar a los aliados a los campos de oficiales, pero no que los dejaran conversar a solas para hacer planes de cómo escapar.

Von Kleist dijo...

Buenas Zeitzler

Sobre "Los chicos de la compañia C" no la he visto asi que no puedo opinar.

Respecto a lo que comentas, evidentemente la película se toma bastantes licencias y, efectivamente, se nota que el fútbol (o "Soccer") no era demasiado conocido por Houston. Pero bueno, tiene su puntito de gracia el ver a Stallone emulando a Zamora, aunque se nota que Sly debía estar como pez fuera del agua en un deporte tan "raro" para los USA boys...

Finalmente en cuanto a las facilidades para discutir y preparar una fuga, el cine suele retratar los campos de prisioneros un poco en plan "parque temático". "La gran evasión" sin ir mas lejos, hace que la reclusión de los prisioneros parezca hasta amable, si exceptuamos la "neverra".

Saludos

Major Reisman dijo...

Buenas

Por alusiones

Efectivamente en "los chicos de la compañia C" y en "MASH" hay sendos partidos, y se me olvidó indicarlas. Pero no pensé en ellas por la razón de que no es el motivo principal sobre el que gira la trama, es un episodio más dentro de ambas películas.

Saludos

echoes dijo...

Me gustó mucho esta peli, es
entretenida a pesar de la trama ;-)

Salu2

Paulus dijo...

¡Hola Kleist!

Me parece cien por cien acertada tu frase resumen en la que dices que se trata de un film creado para exaltar los valores de la resistencia. En mi opinión, aunque es algo loable en la temática con el añadido de recrear las vivencias de los futbolistas que resusltan presos en una guerra, lo cual añade mucho interés, no es menos cierto que el resultado de la película, en lineas generales, es bastante paupérrimo. El happy ending que comentas, el mal papel de alguno de los partícipes y el escaso componente técnico desdicen mucho de lo que la temática anticipa.

Y como es una película que comentaste en un día histórico para el fútbol español, hoy, dos años despues, no lo es menos. Debemos felicitarnos.

Un saludo.

Von Kleist dijo...

Buenas Paulus

Ciertamente "Evasión o Victoria" es una versión demasiado edulcorada de la historia real del Dynamo de Kiev. Pese a ser una historia entretenida opino que podría habersele sacado un mayor partido dramático a la misma. Al final todo queda como una bónita pero demasiado feliz historia de resistencia, salpimentada con algunas secuencias de fútbol de salón. No queda mal en pantalla, es cierto, pero el resultado podría haber sido mucho mejor de haberse optado por un mayor grado de realismo.

Pd. En cuanto a la Selección Española, no es un sueño ¡¡¡Somos Campeones!!! ;). Y lo que es más importante, jugando al FÚTBOL con mayúsculas.

Saludos