BIENVENIDO

Gracias por visitar este Blog.

Se pueden publicar comentarios en cualquier reseña. Para consultar reseñas antiguas, solo tienes que pinchar en "Listado Alfábetico de las películas del Blog".

Todos los comentarios serán contestados. Para plantear dudas, sugerencias o cuestiones puedes enviar un e-mail a: sgmcine@hotmail.com

Actualmente hay 357 reseñas publicadas.

sábado, 23 de abril de 2011

Sangre, sudor y lágrimas (In which we serve)

Sangre, sudor y lágrimas (1942)

Tras ser botado en las semanas previas al estallido de la II guerra mundial, el destructor de la Royal Navy HMS Turrin recibe la llegada de su tripulación con su comandante, el Capitán Kinkrass (Noel Coward) al frente. Pronto, el Turrin entrará en acción en aguas de Noruega, para colaborar más tarde en la evacuación de Dunkerke, hasta ser gravemente dañado durante las operaciones navales contra la isla de Creta. Entretanto, el capitán Kinkrass y algunos de sus hombres irán recordando sus experiencias anteriores al estallido de la guerra.

Sangre sudor y lágrimas (traducción que hace referencia a la fámosa frase de Churchill y que poco tiene que ver con el título original, que viene a significar “En la cual servimos”) es una película propagandística británica, producida en el periodo inicial de la contienda, cuyo interés reside más en el trasfondo de su gestación que en la historia que cuenta. El proyecto salió adelante gracias al empeño del comediante Noel Coward, amigo personal de Churchill y de Lord Mountbatten que, deseoso de contribuir al esfuerzo bélico de su país saliéndose del ámbito de la comedia, se inspiró en las experiencias de Mountbatten al frente del destructor HMS Kelly durante los primeros meses de la guerra, las cuales sirvieron de base para elaborar el guión del film. Además, este supuso el primer trabajo en la dirección de uno de los grandes realizadores del siglo XX, David Lean.

Como Coward, que en principio iba a ser el director además del protagonista del film, no tenía experiencia en la dirección le preguntó a un amigo quien podría ayudarle como codirector, y la repuesta que obtuvo fue: “puedes contar con el mejor editor del país: David Lean”. Una vez que este accedió a participar en el proyecto, su diligencia durante los primeros días de rodaje fue tal que Coward decidió dejar enteramente en manos de Lean las labores de dirección, centrándose él en la interpretación. El rodaje pudo concluirse en un plazo relativamente breve gracias al total respaldo que el ministerio de información dio al film, de modo que Coward pudo contar con cientos de marineros reales para que actuaran como extras en la película. Después de su estreno, además, Coward recibió una felicitación oficial del almirantazgo británico por el retrato altamente realista que la película hacia de la guerra en el mar.

En ese sentido, puede decirse que lo mejor de Sangre, sudor y lágrimas es, sin duda, su alto grado de realismo. Se nota que el guión bebe directamente de las experiencias bélicas de un capitán de navío ya que el aspecto bélico de la producción –bastante logrado desde el punto de vista técnico pese a las evidentes limitaciones de la época- resulta bastante realista, especialmente en las secuencias que muestran el hundimiento del destructor en Creta tras ser bombardeado por aviones de la Luftwaffe.

Tampoco está mal la interpretación de Noel Coward en el papel de capitán Kinkrass, sobre todo teniendo en cuenta el cambio de registro que tuvo que hacer el actor, anteriormente encasillado en papeles de comedia. La técnica narrativa puede considerarse igualmente bastante novedosa para la época, ya que la historia está narrada en gran medida mediante una serie de flashbacks, que nos retrotraen a las semanas anteriores al estallido de la guerra, y nos muestran la vida de los protagonistas durante esos días que precedieron al estallido de la contienda. Sin embargo, la película también tiene aspectos mejorables, en especial la falta de ritmo de la que adolecen buena parte de dichos flashbacks –muchos de los cuales se pierden en diálogos y anécdotas más bien insustanciales- y quizás el hecho de que el mensaje propagandístico resulta demasiado poco sútil. Se trata ante todo de resaltar el espíritu de abnegación y sacrificio del pueblo británico ante la guerra, sin introducir mayores matices, por lo que en ese aspecto, la trama resulta bastante plana para el espectador actual.

En cualquier caso, por ser una película más que correcta en el aspecto técnico y por haber supuesto el debut en la dirección del gran David Lean, Sangre, sudor y lágrimas es de esos títulos clásicos que no desmerece un visionado. Pese a no ser de lo mejor dentro del género propagandístico tiene su punto de interés.

Calificación: 5,5/10

29 comentarios:

Batiatus dijo...

Hombre, yo no lo veo tan propagandístico. Quiero decir, que el espíritu de resistencia británico lo veo igual que en Master and Commander, que no es una peli de propaganda.

Por lo menos aquí no se cae en la mentira descarada como suele ocurrir en el cine de propaganda, ya que no se falsea nada, ni se caricaturiza vergonzosamente al lado contrario.

Digamos que para la época las anécdotas de los flasbacks debían ser un retrato serio de lo que se vivía, pero ese tipo de cine costumbrista envejece mal, porque al cabo del tiempo pierde su sabor...comparemos con muchas pelis de la guerra civil española.

Von Kleist dijo...

Buenas Quinto Léntulo...;)

Sobre el tema del mensaje propagandístico yo siempre pongo el mismo ejemplo: Casablanca. Me parece el paradigma de mensaje propagandístico perfecto, porque se consigue transmitir al espectador a traves de personajes IMPERFECTOS y con matices. A mi cuando una película -como en este caso- me ofrece desde el minuto 1 una galeria de militares dispuestos a luchar en bloque, sin dudas y sin debilidades, me parece que a esa película le falta algo. Y ese algo es el captar los matices y las debilidades del alma humana. A eso me referia con mi comentario.

No es que sea una mala película, simplemente que su mensaje es demasiado plano. Al menos para mi gusto.

Saludos

miquel zueras dijo...

Hola, Von Kleist. Coincido contigo en que no es una mala película (creo recordar que hacía un papelito Richard Attenborough) pero el tiempo le ha pasado factura y los personajes quedan como desdibujados, el hecho de rodarse durante la guerra pesa lo suyo.
Por cierto, si te pasas por mi blog verás un dato curioso sobre "Los cañones de Navarone".
Saludos. Borgo.

Von Kleist dijo...

Buenas Miquel

Efectivamente Attemborough tiene un pequeño papel secundario, en la que fue -si no recuerdo mal- su primera aparición en pantalla.

Sobre la película, el aspecto de que fuera filmada en la guerra pesa, sin duda, pero creo que no es el principal problema. Lo peor que tiene es la falta de ritmo y la poca profundidad de los personajes. En el aspecto técnico y visual -eso si- se nota la mano de Lean, porque es bastante bueno para la época. También tiene el interés de tratar el tema de los aspectos navales de la guerra, como por ejemplo la campaña de Creta.

Me paso por tu blog y te comento ese dato.

Saludos

Batiatus dijo...

Pues mira; a mí me parece que el marido de la Bergamn es demasiado PERFECTO en su papel de héroe de la resistencia checa...y siempre me ha parecido que la escena en que Bogart ayuda a la chica del búlgaro a ganar su apuesta es inverosímil. ¿Dónde se ha visto al dueño del casino ayudando a los apostadores a ganarle a la casa???

Estoy de acuerdo en que la historia y los personajes son muy planos, pero si a eso vamos, pasa lo mismo con los navegantes ingleses de la peli de Crowe que desde el principio son una galería de oficiales dispuestos a luchar en bloque sin debilidades. (A diferencia de como ocurre por ejemplo en Duelo en el Atlántico, donde ambos bandos tienen sus debilidades y sus dudas). Y no funciona nada mal.

Por contra, hay películas donde te quieren mostrar precisamente las dudas y debilidades del bloque de oficiales y logran, a la postre, el efecto contrario al perseguido: hacer la historia menos y no más verosímil. Como ocurre en El Submarino, donde las "dudas" de los oficiales alemanes sobre la guerra dan risa.(yo por lo menos,lo veo así; no sé si me juego el pellejo por criticar esa vaca sagrada)

Y por cierto, siempre es agradable ver a un actor haciendo un papel contrario al género en que se le ha encasillado como vemos aquí con el protagonista...me recordo a cierto secundario que hacía papeles medio humorísticos en La Momia cuando le dieron el rol de lanista máquiavelico y super-villanazo en una serie sobre gladiadores cuyo nombre no consigo recordar...

zubiaurre dijo...

Hola felicitaciones por tu blog, buen tema! bueno, lleguè aquì pq me preguntaron por pelìculas rusas q hablaran de la segunda guerra, algo bueno encontrarè por aquì...

Von Kleist dijo...

Buenas Batiatus

Puede que el personaje de Victor Lazlo resulte un poco unidimensional, pero los de Rick, Ilsa, y el capitán Renault son SUBLIMES. Por eso no se pueden comparar. El dueño del casino es un hombre aparentemente cínico, pero noble en el fondo. De ahi la ayuda que le presta a la pareja en apuros.

Sobre la comparación con Master and Commander, no hay que olvidar que la marina británica del S. XIX era una institución fuertemente profesionalizada y sometida a una ferrea disciplina militar. No puede compararse con la situación moderna de la II GM. Además la película de Crowe tiene un aspecto épico de la que esta carece.

Muy de acuerdo en lo que dices sobre Das Boot. La actitud anti-nazi y antibélica de la tripulación es de risa. No se la cree nadie... sobre todo teniendo en cuenta que la historia comienza en 1941. De nada sirve intentar mostrar las debilidades humanas si no se cuenta con una historia y unos personajes sólidos.

Por cierto, muy atinado tu comentario sobre el cambio de registro de John Hannah. De hacer de "tonto simpático" ha pasado a ser un maquiavélico lanista y la verdad es que convence. Mérito del actor sin duda.

Zubiarre, bienvenido al blog. Puedes buscar películas rusas mirando en el menu "etiquetas" (aparece en la parte izquierda inferior del blog) y pinchando en la que pone "Frente Oriental". Te saldrán bastantes películas rusas y no rusas sobre el tema.

Saludos

Zeitzler dijo...

Bueno...admito que estoy un poco prejuiciado con Master and Commander porque es mi película favorita, pero la Royal Navy de Nelson era con mucho la más numerosa del mundo (eran tiempos en que el viejo principio de "ser tan fuertes como la segunda y tercera mainas más fuertes del mundo juntas" era posible todavía) Los marinos de Nelson tenían la certeza de su superioridad sobre el enemigo, de ser los más fuertes y entonces no padecían las matanzas de los submarinos enemigos. Vamos, que no sufrieron tanto castigo como en el siglo XX. O sea, que no estaban tan exigidos, porque no padecían las tremendas bajas que vendrían después. No tuvieron que sudar llorar y desangrarse tanto como en la IIGM y eso es importante, porque no se pueden comparar los sacrificios de una campaña napoléonica con los de una guerra mundial. En comparación, la Royal Navy de la IIGM estaba mucho más exigida y respondió con el mismo profesionalismo a una situación mucho más díficl militarmente hablando. (Por lo menos desde el punto de vista de los tripulantes).

Me parece que el retrato de sus tripulaciones no es muy diferente que el de la RAF de La Batalla de Inglaterra, una peli a la que nadie le ha criticado dar una visión muy idealizada de "esos pocos a los que nunca tantos le debieron tanto".

Vamos, que las debieron haber pasado realmente tan moradas como cuenta la peli, hombre.

Von Kleist dijo...

Buenas Zeitzler

Evidentemente la situación de la Royal Navy en el S. XIX no es extrapolable a la de la II GM por muchos motivos, entre los que se encuentran esos que señalas. En este caso, lo malo no es tanto que se de una visión demasiado idílica y perfecta de los marinos británicos -al fin y al cabo es el peaje de todo film de propaganda-, sino que la historia no termina de carburar. Hay demasiados flashbacks insustanciales, demasiados diálogos que sobran, y falta una mayor capacidad de conmover al espectador. Todo lo contrario a lo que ocurre en Naufragos de Alfred Hitchcock, en la que usando una linea narrativa similar a la de este film, el mago del suspense logra unos resultados mucho mejores.

Saludos

Mario Vargas Llosa dijo...

Pues a mí no me parece que casablanca sea una peli de propaganda.

Quiero, decir, tiene muchos elementos que estan en contradicción con la construcción típica de ese tipo de filmes.

Para eso hubieran puesto al chico americanísimo de sonrisa pepsodent cargándose el solito a todos los nazis, y Rick es justo lo contrario: un losser cínico y amargado. (Y para eso de chico lindo hubieran puesto a Ronald Reagan, no a Bogart)

Para seguir no hubieran puesto a Laszlo tan heroico porque su papel es el de bueno-pero-debilucho-eurpeo-salvado-por-el-chico-americanísimo. Y es justamente lo contrario. ¿Dónde se ha visto que en una peli de propaganda el europeo sea superior al americano que se supone que viene a salvarlo?

A Renault no le habrían dado tanta cancha; lo habrían puesto como el tìpico cobardón servil que se pasa el metraje lamiendo las botas del nazi y hubieran cargado las tintas sobre Strasser. (¿Lógico, no?)

Y la chica hubiera sido la virgínisma dama en apuros salvada por el chico americanísimo, no la adúltera que nos ponen. Recordemos que en 1942 la moral era distinta de ahora; se la consideraría una adúltera aunque hubiera pensado que su marido estaba muerto cuando cayo en brazos de Rick.

Vamos, que nada encaja.

ES CIERTO que nos muestra la IIGM desde el punto de vista americano, porque es una peli americana, pero a mí me parece que tiene demasiada calidad para haber sido concebida como una peli de propaganda.

Von Kleist dijo...

Buenas Mario

¿No habría sido mejor tu comentario en la entrada correspondiente a Casablanca?.

En cualquier caso, te comento, Casablanca es una película de propaganda porque se hizo con la finalidad de motivar al público en la lucha contra el nazismo. Otros aspectos son los que mencionas, el hecho de que los personajes principales presenten matices que no son los habituales en el género. Pero esa es precisamente la grandeza de la película y por eso, precisamente, ha pasado a la historia del cine. Por romper moldes y presentar una galeria de personajes profundamente humanos y con los que el espectador puede empatizar mejor que con el típico "heroe perfecto dipuesto a todos los sacrificios".

Saludos

Mario Vargas Llosa dijo...

Oh, lo puse aquí porque fue aquí donde se menciono primero a Casablanca como película bélica.
Para evitar confusiones innecesarias, voy a copiar y pegar las palabras exactas a fin de no malinterpretarlas: "Sobre el tema del mensaje propagandístico yo siempre pongo el mismo ejemplo: Casablanca".
Veamos...
Estamos de acuerdo en que no sigue el esquema maniqueo tradicional del cine de propaganda. Si no te he entedidido mal (corrígeme si me equivoco) consideras que eso es precisamente lo que le da más fuerza a la película ya que precisamente por no ser maniquea es más convincente. "En cualquier caso, te comento, Casablanca es una película de propaganda porque se hizo con la finalidad de motivar al público en la lucha contra el nazismo".
¿Y si consideraramos Platoon de Oliver Stone como una película de propaganda pro comunista porque pone a parir al ejército americano pero no dice ni pío de los crímenes de los vietnamitas?
¿Y si consideramos La Lista de Schindler una peli de propaganda israelí porque pone a los judíos como víctimas? (en los países árabes fue prohibida como "película de propaganda en contra del pueblo palestino")
Ahora bien, la mayoría de nosotros las consideraríamos más bien de "crítica social" o de "testimonio" antes que de propaganda.
ES CIERTO que es una película que critica al nazismo, pero que critique al nazismo no significa necesariamente que sea de propaganda. "Escarlata y negro" también. (¿Es de propaganda pro vaticana por eso?) "La novicia Rebelde" también. (¿Es de propaganda?)Y tantas otras...¿Serían de propaganda entonces?

No sé, no sé, pero me sigue pareciendo que algo no encaja.

Mario Vargas Llosa dijo...

No sé si me estoy expresando bien.

Siempre se podrá argumantar que cuando se filmo Platoon ya había terminado la guerra de viet nam y la finalidad de la película no podía ser de un intéres práctico inmediato. Igual que La Novicia Rebelde. (cosa que no vale para Casablanca). Pero creo que habría que considerar si el antinazismo de la peli no podría ser más que "corrección política" (al fin y al cabo no podía poner a los nazis como hermanitas de la caridad en 1942)

Comparemos más bien con Hair: es una película que critica muchos rasgos de la sociedad occidental (los que a los Hippies no les gustaban) porque era una película para hippies. Simple mercadotecnia. Complacía al público al que iva destinada.

Si Casablanca no hubiera criticado al nazismo ¿Hubiera sido un fracaso de taquilla? Porque habría que ver si el antinazismo es simple mercadotecnia como en hair

Rossellini. dijo...

Mmm… entiendo lo que quieres decir. En 1942 estaba de moda hacer películas sobre la IIGM. El propio Bogart haría El motín del Caine y Tener y no Tener. Todas criticaban el nazismo, como era natural. Pero habría que ver si era un ejercicio de propaganda o una simple moda del mercado. En nuestro tiempo se hacen muchas pelis de Irak: Leones por Corderos, Zona Hostil, Red de Mentiras, Redacted, etc. Con excepción de Zona Hostil todas ponen a parir al ejército americano…pero nadie dice que sean de propaganda. Nadie aceptaría que Redacted lo es, a pesar de dar a entender mendazmente que los soldados no fueron castigados.(en realidad sí lo fueron, y de forma muy severa). Se la considera de “testimonio” o “critica” pero no de propaganda. Es interesante señalar que en las pelis de viet nam todo el mundo puede poner a parir a los americanos, pero a los vietnamitas materialmente NO SE LES PUEDE DIRIGIR NI LA MAS MINIMA CRITICA so pena de recibir toda la leña que llevó el Cimino. Serán convencionalismos fílmicos, o demagogia, o como queramos llamarlo, pero el hecho es que es así.

Sobre Hair pues esta claro que es la típica peli hecha para hippies donde o pones lo que los hippies quieren ver o no vendes entradas. (una patadita a Nixon y ya hiciste la típica “película bien” que te hace quedar bien con todo el mundo, te da buenas críticas, y de paso te llena los bolsillos). Hair es simplemente una película que esta en armonía con los prejuicios culturales y los convencionalismos de los hippies de 1979 exactamente tal y como Casablanca estaba en armonía con los prejuicios culturales y los convencionalismos del espectador de 1942. Era lo que vendía entonces.

“Películas bien” hechas para recibir buenas críticas, quedar bien con todo el mundo, y dar ganancias.

¿Películas de propaganda también?

Von Kleist dijo...

Buenas Mario Vargas

Lo mires como lo mires, no puedes separar el hecho coyuntural de que los estudios de Hollywood hacian "propaganda" porque así era oficialmente, se trataba de apoyar la causa de los aliados produciendo películas que mostraran la maldad del nazismo y ensalzaran el espíritu de lucha. Casablanca tiene el mérito de no ser maniquea, exactamente. Pero hay escenas que son de calle propagandísticas, en especial la memorable de La Marsellesa. ¿De que se trataba? de equiparar el bando aliado al de las libertades, encarnadas en el himno francés. Lo que ocurre es que Casablanca superó el elemento coyuntural para llegar a ser un clásico intemporal.

Rosselini, no creo que se pueda comparar el cine sobre la guerra Irak o Vietnam al de la II GM. Por una sencilla razón. En la II GM se luchaba contra un Régimen abyecto al que todo el mundo con sentimientos democráticos despreciaba. Existía unanimidad en la sociedad respecto a la "justicia" de la guerra. En Vietnam no fue asi, ya que fue una guerra imperialista o intervencionista, rechazada por muchos sectores de la sociedad estadounidense. Y respecto a Irak, se trató de una guerra basada en una gran mentira y manipulación gubernamental, luego es lógico que el cine haya dado visiones mucho más críticas respecto a estos conflictos modernos. Presentan "zonas grises" morales que no se daban en el contexto de la II GM.

Saludos

Rossellini dijo...

Antes que todo, perdón por la tardanza en responder Kleist; he estado algo ocupadillo últimamente. Dicho esto, vamos a lo nuestro.

Oh, yo no tengo ideas políticas de ninguna clase. Estaba hablando de cine de contenido político que no es lo mismo.

Veamos: El hecho es que lo mires como lo mires Platoon tiene un contenido político tan fuerte como Casablanca. (En eso creo que estaremos todos de acuerdo, ¿No? Si alguien discrepa que me diga en qué y porqué) y el director esta tan interesado en aplicar la misma violencia emocional sobre el espectador para que este le compre la idea que le están vendiendo.

Pero…nadie dice que Platoon sea un película de propaganda. (Yo no tengo opiniones políticas de ninguna clase sobre la guerra de Viet Nam, no me siento interesado en la política; estoy hablando de cine) A pesar de su contenido igualmente político. Ante ello me pregunto: ¿Por qué lo que vale para Casablanca no vale para Platoon?

¿Dónde está la diferencia?

Lo mires como lo mires el hecho es que Redacted tiene el mismo contenido político que Casablanca. (Con el agravante de que Redacted acomoda muy libremente la presentación de los hechos históricos al espectador, por decir lo menos) Pero nadie dice que De Palma haya hecho cine de propaganda a pesar de que toca un tema tan candente en nuestro tiempo como la IIGM lo era en 1942. Algo similar pasa con Leones por Corderos. (Yo no tengo ideas políticas de ninguna clase, no me siento interesado por la política, me estoy limitando a señalar, sencillamente un hecho: la carga política de esas películas es tan fuerte o más que la de Casablanca, pero el hecho es que nadie las cataloga como de propaganda)

Ante ello me pregunto: ¿Porqué esas películas no son consideradas de propaganda a pesar del empeño de sus directores en venderle al espectador lo que ellos quieren que compre?

¿Dónde está la diferencia?

Angelina dijo...

Interesante…

Bueno, tradicionalmente se ha aceptado que existe un límite entre el cine de propaganda y el cine de “denuncia” o de “crítica”. Si consideramos el Topaz de Hitchock vemos que tiene una carga política de crítica durísima a la revolución cubana que en 1969 fresquesitos los recuerdos del mayo francés era toda una "herejía" poner. Pero nadie dice que Topaz sea una peli de propaganda. (yo no tengo opiniones políticas de ninguna clase sobre la revolución cubana, no estoy interesada por la política) Algo parecido pasa, pero al extremo opuesto con Fresa y Chocolate (Yo no tengo ideas políticas de ninguna clase) Pero nadie dice que Fresa y Chocolate sea una película de propaganda. Ahora bien, examinando con toda imparcialidad estos dos filmes vemos que de hecho tienen una carga comparable o superior a la de Casabalnca. ¿Porqué considerar a la fuerza a Casablanca como de propaganda? ¿Por qué no de “crítica” por ejemplo? Lo miremos como lo miremos había tantos europeos oprimidos por los nazis en 1942 como para que la escena de la Marsellesa reflejara una realidad contemporánea en 1942, no necesariamente una “propaganda”. Si a todo cine de este tipo lo catalogamos sin más ni más como “propaganda” a la fuerza podemos llegar a las reducciones más absurdas. En algún punto hay que fijar un límite digo yo.

Porque si no podríamos seguir y seguir, y seguir…

Veamos:

¿Y si consideramos El planeta de los simios como una peli de propaganda a favor de la sociedad protectora de animales? Al fin y al cabo la película trata de los riesgos que conlleva la crueldad con los animales, ¿No?

¿Y si consideramos Lazy Town como una serie de tv de propaganda a favor de las grandes compañías trasnacionales que se dedican al comercio de legumbres? Al fin y al cabo habla de lo bueno que es comer legumbres, ¿No?

¿Y si consideramos Encuentros Cercanos del Tercer Tipo como una película de propaganda pro extraterrestres? Al fin y al cabo trata de crear una imagen favorable a los extraterrestres entre el público, ¿No?

Que alguien me lo explique por favor.

Andreina dijo...

Bueno yo sí tengo una sola opinión política y voy a expresarla: estoy de acuerdo contigo en todo lo que has dicho Kleist, pero no nos olvidemos que Hussein también dijo muchas mentiras y muy gordotas todas ellas. Estoy de acuerdo en darles caña a las democracias occidentales porque se la merecen, pero me dan asco los que se rasgan las vestiduras por los derechos humanos de los terroristas y los genocidas pero se quedaban calladitos y sin protestar cuando Hussein y su pandilla mataban como a cucarachas a quién les daba la gana: si eso no es doble moral…porque si los irakíes hubieran tenido la buena suerte de tener un gobierno medianamente sensato y medianamente decente en vez sufrir la desgracia de padecer una dictadura supergenocida y megalómana como la de Saddam Hussein tampoco hubiera pasado lo que pasó.

Dejando de lado el reconcomio (todos aquí conocen mi exuberante personalidad) creo que ustedes no discrepan realmente sobre si Casablanca es o no es una película de propaganda: discrepan más bien sobre qué cosa es exactamente lo que debería de considerarse como una película de propaganda. Entiendo que según se clasifique esto o aquello como propaganda variará o no la respuesta de si Casablanca pertenece al género. Pero yo tengo un punto de vista distinto.

Yo creo que simplemente no se la puede considerar de propaganda porque el tratamiento que se le da al personaje de Laszlo no lo permite.

Para mí la escena de la Marsellesa no tiene como finalidad conmover patrióticamente al espectador americano. (Al fin y al cabo, no es su himno nacional ¿No? ¿Por qué no poner a cantar Barras y Estrellas, mejor puestos a eso?) al contrario: tiene como función que el espectador sienta mayor contraste la ironía de ver el rostro burlón de Bogart al mirar de reojo a Laszlo como diciendo: “Serás mas guapo y más macho que yo, tío, pero yo me tiré a tu mujer”. Porque lo mires como lo mires al poner al héroe de la resistencia como un cornudo estás haciendo bufa y befa de ese movimiento. Lo estás ridiculizando, vamos.

¿¿¿En la cabeza de que guionista de propaganda cabe eso de poner al héroe de la resistencia como un cornudo???

Peor aún: estás creando un antagonismo entre el personaje americano (con el que se supone que el público de los Estados Unidos tiene que identificarse) y el europeo. Un antagonismo, Kleist, no una empatía.

¿¿¿Eso lo pone un guionista de propaganda???

¿¿¿Dónde se ha visto que el europeo sea más macho más guapo y más curro que el americano que se supone que tiene que ir a salvarlo, y que encima, para ponerle la guinda al pastel, el americano le ponga los cuernos???

¿Eso es cine de propaganda?

Que alguien me lo explique por favor.

Von Kleist dijo...

Buenas

Contestando por partes

Rossellini:

Creo que sigue habiendo un error de base. No se puede comparar Vietnam con la II GM, por mucho que lo mires. Es como si a nivel español, comparas la Guerra Civil con la Guerra de Independencia. Por decirlo en términos sencillos, en un conflicto había "buenos" y "malos" muy claramente diferenciados. En el otro no. Así que no se pueden comparar ambos.

Angelina

Casablanca nace en un contexto muy determinado. Hay una guerra en la que EEUU combate al nazismo, y es una causa que los estudios de Holywood se comprometen a apoyar. Es asi de sencillo. El Planeta de los Simios o las demás que mencionas no se hicieron para otra que no fuera ganar dinero contando una historia. Casablanca pretendía motivar al público y convencerlo de la justicia de la guerra. Igual que "El joven Hitleriano Quex" quería adoctrinar a la sociedad alemana acerca de las "bondades" del nazismo. Eso es propaganda. Otra cosa es el "mensaje" que se puede sacar de una película comercial, que es ya harina de otro costal.

Andreina

Cantar Barras y Estrellas en una colonia francesa, la verdad, no hubiera venido a cuento. Lo bueno que tiene la Marsellesa, en el contexto del film, es que convierte un himno nacional (francés en este caso) en un canto universal en contra de la opresión y la tiranía, ejemplificada por los nazis. Para mi es una escena absolutamente sublime, aun no superada hoy día. Como dicen algunos "Solo me gusta escuchar el himno francés, cuando lo cantan en Casablanca".

Sobre tu valoración del personaje de Lazlo, la verdad no la comparto, precisamente porque la película quiso huir del localismo norteamericano (tan habitual en las producciones de Hollywood, es cierto) para transmitir un mensaje de lucha por la libertad universal. Y ese es otro de los grandes aciertos del film.

Saludos

Rossellini dijo...

Lástima de no tener el tiempo que quisiera porque este debate se esta poniendo apasionante de verdad.

Lástima también que el comentario me va a salir largo, normalmente evito eso pero en fin, no siempre se puede.

Veamos: debo confesar que no entiendo bien lo que quisiste decir. Porque me cuesta mucho creer que alguien con tus conocimientos de la IIGM quiera venderme la burra coja de que los americanos fueron “los buenos”. Los crímenes de guerra que cometieron en la IIGM fueron exactamente tan indefendibles como los que cometieron en Viet Nam e Irak. Lo más que puede decirse en su favor es que no llegaron a los extremos de los nazis, y que cuando ganaron demostraron ser diferentes en la victoria, ya que en vez de imponer una paz cartaginesa bajo la bota de su poderío militar como hubieran hecho los nazis, promovieron la democracia y el progreso. (Su actuación más positiva en lo que tuvo de mejor) pero sus crímenes siguieron siendo crímenes. No se puede decir que estuvieron muy bien cometidos en la IIGM y muy mal en Viet Nam e Irak. El mal siempre es el mal. Lo más que puede decirse si me apuras a ser imparcial es que Pol Pot y sus chicos lindos también se mancharon las manos y que Hussein era un genocida, pero eso no los absuelve. Personalmente me molesta lo mismo que en las pelis de la IIGM la tradición sea rasgarse las vestiduras por los crímenes de los nazis pero saltarse los de los aliados, como si fuera un deber moral ignorarlos, y me molesta lo mismo que en las pelis de Viet Nam o Irak la tradición sea rasgarse las vestiduras por los crímenes de los americanos pero saltarse los de los vietnamitas y los irakíes como si fuera un deber moral fingir que no tuvieron lugar. Llámame friki de la historia si quieres, Kleist pero esa es mi pocisión. Sea esto un comentario sólo a título de precisión histórica como otro cualquiera, (igual podría debatir si los Tiger o los Panzers están bien imitados en Salvar al Soldado Ryan o Los Violentos de Kelly) porque ya dije que yo no tengo ideas políticas de ninguna clase. No me interesa la política. No estoy comparando las guerras, Kleist, estoy comparando las películas. No creo que se pueda decir que una película de la IIGM es de propaganda y una de otra guerra no lo es. Según eso Los Boinas Verdes de John Wayne o Fahrenheit 9/11 no lo son, ya que no tratan de la IIGM.
¡Absurdo!
Por poner tu ejemplo de la guerra de independencia y la guerra civil es como si dijéramos que los fusilamientos de Goya es una pintura de propaganda porque allí hubo buenos y malos y el Guernica de Picasso no lo es porque allí no los hubo.
¡Absurdo!
Ojo: yo no estoy diciendo que Goya y Picasso hayan seguido las mismas técnicas pictóricas y sean iguales; estoy diciendo simplemente que en las dos pinturas hay el mismo compromiso ideológico. Naturalmente las ideologías son diferentes, pero el compromiso es el mismo en las dos pinturas.
Y yo no digo: “Como Casablanca es de propaganda , entonces Platoon y las demás también”. Yo digo: ¿Por qué considerar a Casablanca como película de propaganda en vez de considerarla como una película comprometida ideológicamente como las demás”?
Veamos: si comparamos Los Boinas Verdes con Fahrenheit 9/11 vemos que las dos se parecen extrañamente aunque sean de diferentes épocas y sus ideas están en las antípodas. ¿Por qué? Pues porque a las dos “Se les ve el plumero” en su intención de decirle al espectador (literalmente) qué es lo que tiene que pensar. Por el contrario, si comparamos Los Boinas Verdes con Platoon vemos que se diferencian mucho más (aunque sean de la misma época) precisamente porque la primera es de propaganda y la segunda esta comprometida ideológicamente pero no lo es. Platoon es más realista, no miente, es más sincera, y aunque arrima un poco el ascua a su sardina, (defecto inevitable en el género) no es mendaz.

(sigo...)

Rossellini dijo...

Lo que nos lleva al punto central de mi razonamiento: ¿Exacta y concretamente en dónde es que Casablanca “se pasa de la raya” y entra en la frontera de “propaganda” mientras que las demás se quedan en la zona de “comprometidas ideológicamente”?
-¿Es mendaz? (Los europeos oprimidos por el nazismo eran una realidad exactamente tan dramática en 1942 como nos la pinta la escena de la Marsellesa: ni más ni menos)
-¿Es que caricaturiza a los alemanes? (Strasser es uno de los nazis más decentes del cine: no lo vemos violando mujeres, ni comiendo bebés, ni declamando discursos histéricos pronazis. Cierto que si lo comparamos con el nazi de Ed Harris en Enemigo a puertas tiene la misma pinta prusianísima, pero si no consideramos al König de Ed Harris como al típico nazi mataniños propagandístico…¿Qué lo diferencia de Strasser? ¿Dónde esta la diferencia entre los dos?)
-¿Proyecta una imagen idealizada de los aliados? (¡Vaya panda de idealizados! El héroe de la resistencia es un cornudo, el francés es el típico poli corrupto que bien puede ser considerado el segundo poli más difamado de toda la historia del cine hasta que llego Harry el sucio. El americano es el tipo más detestable de todo el elenco y la chica es una adúltera. Con franqueza, Kleist: ¿Qué clase de propaganda le hace semejante pandilla a los aliados a los ojos del espectador puritano de 1942???)
-¿Presenta una nación en concreto como "buena"? (Tú mismo lo has dicho Kleist: la marsellesa no aparece como el himno de Francia sino como un ideal de la libertad, además la peli no es francesa. De hecho, la Oficina de Información de Guerra de los Estados Unidos de América evitó su proyección a las tropas en África del Norte, porque creía que el filme podría causar resentimiento entre los partidarios de Vichy en la región. Y eso en 1942 cuando Roosvelt se empeñaba en que los franceses apoyaran a De Gaulle. ¡Vaya propaganda!)


¿Que justifica la afirmación de que Casablanca es de propaganda y no de compromiso ideológico? ¿Dónde esta la diferencia?

(Espero no estar sonando demasiado duro, no estoy interesado en debatir a muerte, es sólo que el tema me interesa y cuando empiezo, no paro)

Angelina dijo...

Totalmente de acuerdo Kleist; esas pelis se hicieron para ganar pasta.

¿Y Casablaca no?

Veamos, que yo sepa la productora fue la Warner que no recibió ni un dólar de papaíto gobierno sino que apechugó los gastos de su bolsillo (se asoció de modo muy capitalista y muy empresa privada con Hal B. Wallis para apalancar los costes de producción) si papíto gobierno no puso un dólar de su bolsilo...¿Quién dice que Casablanca no se hizo para ganar pasta? Ojo, fué la guerra la que le hizo propaganda a la peli y no al réves, porque la fecha de estreno se adelanto precisamente para aprovechar la conferencia de Casabalanca.¿Para qué? Pues para ganar pasta. El entusiasmo pátriortico ya existía en 1942 Kleist, no lo creo la peli sino las bombas japonesas de Pearl Harbor. ¿Quién nos dice que los productores no querían aprovecharlo de manera oportunista para llenarse los bolsillos? ¿Que probabilidades tenía una peli que pintara a los nazis como hermanitas de la caridad en 1942 de ser un éxito de taquilla?
¿Quién nos dice que la escena de la Marsellesa no estaba para que la gente viera lo que entonces querían ver (como los hippies en hair) y dar un taquillazo en ves de estar para hacer propaganda?

Y puestos a comparar...comparemos por ejemplo la escena de la marsellesa con la escena de la marcha de los ingleses silbando en El Puente Sobre el Río Kwai. ¿En dónde es que Casablanca "se pasa de la raya" y cae en la frontera de una película de propaganda mientras que El Puente se sigue quedando en la zona de "película comprometida ideológicamente"? ¿Que las hace diferentes? ¿Que justifica la afirmación de que Casablanca es de propaganda y El Puente Sobre el río Kwai no lo es? Porque la escenita del Lean tiene un toque a lo British Empire que...

Andreina dijo...

¡Pobrecito Kleist! Contestar todo eso te va a llevar como media hora de estar pegado al teclado. Bueno, es el precio a pagar por tener uno de los mejores blogs del cine, Kleist, es inevitable que te satures de comentarios. Y cómo es lógico atraes muchas opiniones interesantes para debatir.

Venga, te lo voy a poner un poquito más fácil: voy a escribir una serie de preguntas enumeradas para que te sea más rápido responder todo.

1. ¿Porque considerar Casablanca como una película de propaganda en vez de una película comprometida ideológicamente? ¿Dónde esta la diferencia?

2.¿Es Casablanca una película mendaz? ¿Es falso históricamente lo que pone en la pantalla?

3.¿Caricaturiza a los alemanes? ¿Que diferencia hay entre Strasser y el König de Enemigo a Puertas que permita decir que el primero es un nazi de película de propaganda y el segundo no?

4. ¿Identifica a una nación concreta con "el bien"? ¿Idealiza a los aliados?

5. ¿Que sentido tiene hacer una película de propaganda que la Oficina de Información de Guerra de los Estados Unidos de América prohibiera proyectar a las tropas en África del Norte, porque creía que el filme podría causar resentimiento entre los partidarios de Vichy en la región precisamente en el mismo momento en que De Gaulle predicaba que los franceses y los americanos eran amiguetes naturales?

6. ¿Que evidencia hay de que en 1942 el cine de propaganda estaba tan desarrollado como para hacer una peli de propaganda no maniquea adrede? ¿Porque no se ha adoptado eso como costumbre del cine de propaganda a pesar de que Casablanca es una de las pelis más copiadas e imitadas de toda la historia del cine?

7. ¿Que prueba hay de que NO fue una película hecha para ganar dinero como El Planeta de los simios y demás? ¿La pagó papá gobierno o una productora privada?

8. ¿Que hace que la escena de La Marsellesa sea diferente a la del Puente sobre el río Kwai? ¿Dónde esta la diferencia?

9. ¿Poner eso de que el héroe de la resistencia quiera burlar a la gestapo y no sea capaz de darse cuenta de que su mujer le pone los cuernos es dar una imagen favorable de la resistencia desde el punto de vista propagandistíco?

10. Los estudios de Hollywwod apoyaron la causa aliada... porque el gobierno obligó al congreso a sacar una ley exigiendo que los nazis siempre fueran los malos, o porque ponerlos como los buenos hubiera sido un suidicio de taquilla que ningún productor diespuesto a ganar pasta hubiera aceptado.

Bueno, ahora ya es más fácil, Kleist, sólo tienes que contestar 10 puntos. Puedes enumerar tus respuestas del 1 al 10 para llevar orden.

Si puedes contestarlo todo muy bien. Aquí todos estarán encantados de leerte. Si no puedes también muy bien, nadie puede saberlo todo. Simplemente dices "Este ítem no lo sé responder" y santas pascuas. Auí nadie esta tratando de decir que su propia opinión tiene que valer más que la de los demás. Sencillamente se esta razonando y debatiendo sobre cine. Nada más. Toda opinión es válida. Y toda pregunta tambien. Lógicamente en un blog como el tuyo la gente se siente más interesada en participar dada la calidad que tú le has dado al mismo.

Von Kleist dijo...

Bueno, hoy tengo tarea, asi que manos a la obra

Rosselini, el público en general no conocía los crimenes de guerra aliados en la II GM, mientras que en Vietnam, las imágenes de niños vietnamietas huyendo de los bombardeos llegaban cada dia a los hogares estadounidenses. No se pueden comparar ambas guerras tampoco desde ese punto de vista. ¿Que ahora se ha pasado al extremo contrario de exculpar al enemigo y demonizar al bando propio?. Puede, pero no en todos los casos. En Black Hawk, derribado por ejemplo, está claro que los USA boys son los heroes.

Respecto al parelismo que haces entre Casablanca y otras películas actuales, lo siento, pero no comparto tu punto de vista. Pero en el caso de Los Boinas Verdes, creo que sí que puede considerarse bastante cercana al género de propaganda, dado que su orientanción ideológica es muy clara, decir que EEUU son los "buenos". Pero es la excepción que confirma la regla.

Sobre Casablanca, considero que es de propaganda porque:

a) Los nazis son malos, aunque no se les demonize.

b) Ensalza la lucha de la Resistencia contra los alemanes, pero lo hace a través de unos personajes HUMANOS y por tanto, imperfectos. Esa es la grandeza del film.

c) El contexto temporal en que se produjo la película.

Saludos

Von Kleist dijo...

Buenas Mario Vargas

No creo que Casablanca pretendiera ser maquiavelicamente propagandística, sino simplemente contar una historia REALISTA, con personajes que no fueran el típico heroe perfecto, de brillante armadura y sin ningún tipo de miedo ni de vacilación. Algo que muchas películas de la época no cuidaron tanto, y es precisamente esa la razón por la que Casablanca sobresale entre otras películas propagandísticas.

En cuanto a mostrar el punto de vista del otro bando, es un axioma que solo recientemente Hollywood ha empezado a comprender. Quizás Kubrick -en muchos aspectos, un adelantado a su tiempo- prefirió no incluirlo por no arriesgar el éxito comercial de La Chaqueta Metálica, pero en cualquier caso te digo, que esta película me parece uno de los títulos más flojos (si no, el menos afortunado) dentro de la brillante filmografía de Kubrick. A mi desde luego, no me llenó.

Saludos

Von Kleist dijo...

Angelina

En ningún momento digo que Casablanca no se hiciera con fines comerciales. Al fin y al cabo los estudios eran empresas privadas y estas (sobre todo en EEUU) lo que quieren es beneficios. Lo que digo es que no era la finalidad principal del cine propagandístico, sino la de adoctrinar al público. De todos modos este era un tipo de cine que iba a ser rentable en el 99% de los casos, ya que el publico norteamericano estaba ávido de ver en pantalla a sus "heroes" enfrentados al "Eje del Mal" de aquella época.

Sobre "El puente sobre el Rio Kwai" no creo que fuera de propaganda, porque la guerra ya había terminado. Ahora bien, David Lean era un hombre tan entusiasta del Imperio Británico que se nota a la legua que quiso rendir un homenaje a sus orgullosos soldados con su película.

Saludos

Von Kleist dijo...

Andreina

Me temo que ya he contestado a todas las preguntas que haces en las tres respuestas anteriores, asi que, para no repetirme, me remito a mis anteriores comentarios.

En cualquier caso, La Marcha del Coronel Bogey en El Puente sobre el Rio Kwai ejemplifica -bajo mi punto de vista- el ORGULLO de unos prisioneros (británicos en este caso) aun en la adversidad. Esa escena viene a decir "Hemos sido derrotados, sí, pero tenemos la cabeza alta".

La Marsellesa, en Casablanca se identifica con un canto a la libertad del individuo frente a la tiranía.

Saludos

Edward Elric dijo...

Interesantísimo debate.

Rossellini hay un comentario en el blog de Reisman sobre la chaqueta métalica:

"El casi único defecto del film es el mismo de casi todos los de Vietnam, está desequilibrado: por mucho que se critique a las fuerzas americanas NO aparecen apenas los vietnamitas.
(Como si no se pudiera decir nada bueno de ellos pero "no se vale" atacarlos a ellos también.)
Si la idea era mostrar el mal de la guerra en sí misma se hubiera logrado más señalando los sufrimientos de los soldados de AMBOS BANDOS y mostrar el vietnamita fánatico, el víctima de la guerra y el simplemente metido en el mismo fregado.
Eso hubiera enriquecido el film, según la vieja receta de "Waterloo" también comentado en este Blog: retrata las dudas, los furores, y encrucijadas de ambos bandos y tu película valdrá el doble.
Da un poco la impresión de Kubric no quiso debilitar la crítica a el ejército americano haciendo eso:paradójicamente la película pierde precisamente objetividad"

Reisman responde:

"pues coincido contigo en que estaría bien una película que criticase a ambos bandos. Tengamos en cuenta que Kubrick es británico, y la película es británica (coproducida con los USA) y dirigida al público anglosajón. Kubrick criticaría mucho a los yanquis, pero no le hacía ascos a su dinero.

Si Kubrick hubiera mostrado el sufrimiento o la crueldad del soldado vietnamita probablemente no habría tenido éxito. Le habrían criticado bien por ser pro-yanqui (para gran parte de la crítica los vietnamitas siguen siendo una especie de simbolo sacrosanto anti-imperilalista) y le habría pasado como a Cimino con "El cazador". O bien no habría despertado mucho interes. O quizás ambas cosas.

Pero sí, estaría muy bien una película que mostrara la guerra de Vietnam desde ambos bandos."

Personalmente creo que Casablanca es un película de propaganda en el mismo sentido de que lo era El cantar del Cid: participaba de los mismos prejuicios culturales de la época (los cristianos son buenos y los moros malos)porque la concibió un español bajo la reconquista pero no es un intento de hacer propaganda a la figura de Ruy de Vivar;ha logrado darle muy buena prensa a Ruy de Vivar porque es una obra maestra. Casablanca ha logrado hacerle muy buena propaganda a su cause porque es una obra maestra. Digamos que por eso trasciende más allá de la propaganda pura y simple. Hay mucha diferencia entre hacer propaganda porque tu película es la mejor de toda la IIGM y hacerla porque hiciste sólo una película de propaganda más.

Von Kleist dijo...

Buenas Edward

Creo que no coincido del todo con tu reflexión. Casablanca fue un intento deliberado de hacer propaganda, antinazi, en este caso. El Cantar del Mio Cid, trataba de glosar las hazañas de un heroe cristiano legendario, ciertamente el trasfondo histórico entre ambas obras, literaria y cinematográfica, es distinto, pero la sustancia es la misma: ensalzar a los del bando propio.

Ahora bien, el mérito de ambas obras es haberlo hecho de una forma MAGISTRAL y de alto valor artístico, es por eso que ambas han perdurado y trascendido.

Saludos